Actualizado 10/02/2022 23:09

Crece el temor en el PP por la abstención e instruye a sus cargos para movilizar en los pueblos y frenar al PSOE

El líder del PP, Pablo Casado, y el presidente de la Junta de Castilla y León y candidato del Partido Popular a la presidencia de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, en un acto de campaña electoral,  a 6 de febrero de 2022, en Palencia.
El líder del PP, Pablo Casado, y el presidente de la Junta de Castilla y León y candidato del Partido Popular a la presidencia de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, en un acto de campaña electoral, a 6 de febrero de 2022, en Palencia. - Carlos Mateo - Europa Press

El PP empieza a mandar mensajes a los suyos alertando de que si no se acude a votar el domingo hay posibilidad de que Tudanca gobierne

MADRID, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

El PP llega a la recta final de campaña con los nervios a flor de piel por los datos que arrojan sus encuestas internas y que desvelan que la alta abstención puede perjudicar seriamente a su candidato, Alfonso Fernández Mañueco. Los más pesimistas incluso temen que la desmovilización y la caída de la participación pueda poner en peligro un Gobierno 'popular' en la Junta de Castilla y León después de 35 años.

Por eso, el partido ha decidido echar el resto antes de la votación de este domingo y ha dado instrucciones para movilizar a todos los presidentes provinciales, alcaldes y ediles en todos los rincones de Castilla y León, según han señalado a Europa Press fuentes de la formación.

En esta movilización de última hora han empezado también a circular mensajes entre los cargos para que intenten que en el electorado tradicional del PP cale la idea de que si no acuden a votar y se quedan en casa, el socialista Luis Tudanca tiene posibilidades de llegar al Gobierno regional.

"Si la participación baja del 60% será porque mucha gente nuestra se ha quedado en casa", sentencia un dirigente del PP de Castilla y León, que recuerda que en mayo de 2019 la participación en su comunidad superó ligeramente el 66%.

FALLOS EN LA CAMPAÑA

En las filas del PP algunas de las fuentes consultadas hacen autocrítica en privado y admiten varios fallos en la campaña del partido, empezando por poner unas altas expectativas nada más convocarse las elecciones y trasladar la idea de que Mañueco rozaba la mayoría absoluta.

Según añaden, eso ha hecho que buena parte del electorado tradicional del partido "se relaje", dando por hecho la victoria. Además, se ha subestimado el poder de atracción de Vox en un territorio como Castilla y León, donde "su mensaje cala con fuerza en el mundo rural", según analiza un veterano dirigente del partido.

Otros miembros del PP critican el enfoque de la campaña, centrado en el ataque a Pedro Sánchez --imitando la estrategia de Isabel Díaz Ayuso en las elecciones de Madrid-- y descuidando algunos temas más regionales mientras han ido avanzando en algunas provincias los partidos de la llamada 'España vaciada'.

Algunas fuentes del PP de Castilla y León han indicado a Europa Press que en este momento manejan datos que sitúan al partido entre los 31 y 32 escaños, mientras que el PSOE estaría en torno a 28. Otros cargos 'populares' hablan de 33 procuradores para el Partido Popular y cierran la puerta a un Gobierno de izquierda gracias a que la subida de Vox permitiría un pacto con el partido de Santiago Abascal.

LA "ARTILLERÍA DE SÁNCHEZ" EN LA ÚLTIMA SEMANA DE CAMPAÑA

En el PP reconocen que la "artillería" de Pedro Sánchez en la última semana de campaña, con el anuncio de un Perte de 1.000 millones para el sector de la agroalimentación o la subida del Salario Mínimo "ha movilizado mucho a la izquierda", explican fuentes de la formación.

Además, añaden que tampoco ha ayudado al PP la polémica en torno a la aprobación de la reforma laboral y el hecho de que fuera un diputado del Grupo Popular el que salvara el decreto ley del Gobierno. "Lo que pasó ha cabreado mucho a gente nuestra", admite un parlamentario del partido.

Todo ello, unido a la amenaza de abstención que se ha instalado en parte del electorado del PP, ha situado al PSOE en una tendencia ascendente frente a la "caída" de Mañueco, que sufre además una fuga de votantes hacia el partido de Santiago Abascal. "Entre el que se va a Vox y el que se queda en casa, estamos un poco ahogados", resume un miembro del PP.

SIN LA MOVILIZACIÓN DE LAS MUNICIPALES

Dentro del partido algunos se echan las manos a la cabeza por el hecho de que las elecciones autonómicas no hayan coincidido con las municipales --es la primera vez que se convocan en solitario-- porque ha frenado que los alcaldes y concejales del PP peleen por los votos de sus municipios.

Ante este panorama, ha empezado a crecer el nerviosismo dentro del partido y confían en que el "miedo" a perder el Gobierno logre frenar la tendencia descendente del PP. "A ver si el susto hace que aguantemos en 32 o 33 escaños", asegura un dirigente 'popular'.

La distancia entre PSOE y PP se ha acortado esta semana, pero los 'populares' confían en una pequeña remontada en los tres días que quedan antes de votar. De hecho, hay quien sostiene que las campañas a veces "se pueden ganar en el último día".

Y con ese objetivo, el PP ha movilizado a todo el partido en esta recta final para echar un capote a Mañueco, quien contará en el cierre de campaña en Valladolid --aparte de Pablo Casado-- con varios barones regionales para presumir de experiencia de gestión frente a Vox: Isabel Díaz Ayuso, Alberto Núñez Feijóo y Fernando López Miras. El andaluz Juanma Moreno ha excusado su asistencia al estar de viaje en Dubái por la semana de Andalucía en la Expo.