Delgado dice que una reforma de la Constitución debería contar con el consenso que tuvo la de 1978

Publicado 10/12/2018 11:15:51CET

MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha afirmado este lunes durante la inauguración de un curso sobre constitucionalismo dirigido a abogados del Estado que "debemos desterrar cualquier forma de violencia, porque no se pueden imponer las ideas por la violencia nunca jamás".

Delgado ha realizado estas afirmaciones durante una intervención en la que ha destacado las bondades de la Constitución de 1978 de la que ahora se cumplen 40 años, sobre la que ha dicho que el reconocimiento de sus avances no debe llevar a la complacencia, puesto que durante la última crisis económica se produjo un retroceso de derechos de la ciudadanía.

Ha señalado también que una posible reforma del texto constitucional debería contar con los niveles de "compromiso y consenso" que mostraron los protagonistas constituyentes, y ha destacado como hitos de los últimos 40 años de progreso que ha permitido la Carta Magna el actual "modelo territorial" que permite la pluralidad, así como la creación de de una sociedad igualitaria.

Ha reconocido igualmente la labor de las mujeres que colaboraron en la creación de nuestra Carta Magna como fueron Teresa Revilla, Pilar Bravo, Dolores Pelayo, Belén Landáburu y Gloria Vegue.

Sobre los abogados del Estado ha señalado que también fue en 1978 cuando aprobó las oposiciones a este Cuerpo la primera mujer y ha reconocido la labor de este colectivo, de altísima preparación jurídica, por ser "garantía e instrumento de independencia".

Los cursos han comenzado con una conferencia del presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, quien ha destacado ante los abogados asistentes al curso la importancia de la jurisprudencia del tribunal de garantías y la especial trascendencia del articulado de la Constitución.

Ha destacado especialmente González Rivas el artículo 10 del texto, que habla de la dignidad de la persona como fundamento del orden político y social, y su conexión con la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la que hoy se cumplen 70 años.