Actualizado 20/02/2015 16:49

Desalojado por la Policía el camarero antiPodemos que irrumpió en la rueda de prensa de Monedero

_D5I1778.JPG.jpg
Foto: EUROPA PRESS
  

MADRID, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Pasadas las dos y media de la tarde cuatro agentes de la Policía Nacional han desalojado al camarero Alberto Casillas que esta mañana irrumpió a gritos en el local donde el dirigente de Podemos Juan Carlos Monedero iba a celebrar una rueda de prensa para explicar sus trabajos de asesoría a varios gobiernos latinoamericanos.

   Alberto Casillas ya protagonizó otro incidente con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, al que increpó durante un desayuno informativo en junio por su relación con el Gobierno venezolano.

   Hoy se ha vuelto a presentar en la rueda de prensa que iba a dar Monedero. "Tienen miedo a la verdad. Dicen que van a llamar a la Policía", ha gritado Casillas pasadas las 13.30 horas en la sala donde decenas de profesionales de los medios de comunicación esperaban a esa hora a que diera comienzo la comparecencias.

_D5I1815.JPG.jpg

   Los gritos del camarero, que vivió en Venezuela y que es conocido por su oposición al Gobierno venezolano, han comenzado a raíz de que, según ha denunciado él mismo, una de los personas encargadas de la seguridad de los miembros de Podemos le haya instado a abandonar el lugar.

   "No vengo a sabotear, vengo a oír ¿Por qué van a llamar a la Policía?", ha denunciado. Minutos después, el camarero se ha calmado, si bien se ha negado a abandonar el espacio. El profesor Jorge Verstrynge, ex secretario general de Alianza Popular y actual colaborador de Podemos -aunque sin ningún cargo orgánico-- ha sido una de las personas que ha tratado de dialogar con él.

pirata.jpg

   A las 14.15 horas Casillas permanecía en la sala de la Fundación Diario Madrid que acoge la rueda de prensa. A esta hora, la comparecencia tampoco había dado comienzo, debido a un "problema de seguridad" según han explicado los responsables de prensa de la formación.

   Posteriormente, se personaron en el local una pareja de policías, a los que Casillas les dijo que él no había hecho nada, tirándose al suelo. "O me llevan detenido o no me voy", les dijo. Cuando los policías han intentado levantarlo ha empezado a gritar: "no me toquen, no me toquen, me duele el brazo".

   Minutos más tarde, Alberto Casillas ha abandonado el local sin que estuviera esposado, acompañado por cuatro agentes, dos uniformados y otros dos que vestían de paisano.

Más información