Díez Usabiaga (LAB) sostiene que la izquierda abertzale no pide "un precio político" para lograr el fin del terrorismo

Actualizado 17/03/2007 22:13:58 CET

Pide que el Partido Socialista vuelva a sus "posiciones históricas si quieren resolver el conflicto"

PAMPLONA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de LAB, Rafael Díez Usabiaga, aseguró hoy en Pamplona que la izquierda abertzale no le pide al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero "un precio político, entendiendo el mismo como una imposición de un modelo", para lograr el final del terrorismo. Para alcanzar el final del "conflicto", dijo, las instituciones tienen que apostar por la "democracia" y "respetar lo que diga la sociedad".

Así lo sostuvo desde un atril instalado en la plaza del Ayuntamiento de Pamplona, al término de la manifestación convocada por el sindicato LAB contra las deslocalizaciones que recorrió hoy la capital navarra, con la presencia de los dirigentes de Batasuna Pernando Barrena y Ainara Armendáriz.

Unas 4.000 personas, según Delegación del Gobierno, se adhirieron a la marcha, que coincidió en el tiempo con la celebrada en Pamplona bajo el lema 'Fuero y Libertad. Navarra no es negociable'. No hubo incidentes.

Díez Usabiaga aseguró que la "división" entre Navarra y País Vasco fue el "precio político" que exigió el "franquismo" durante la Transición y no "la voluntad de los navarros". "Eso es lo que queremos cambiar ahora: levantar el veto del franquismo y poner en marcha una segunda Transición", subrayó.

El secretario general de LAB demandó al presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, y al Partido Socialista que "vuelvan a sus posiciones históricas si quieren resolver el conflicto". Y citó unas supuestas palabras de Gabriel Urralburu, ex presidente socialista del Gobierno de Navarra, en las que, según precisó Díez Usabiaga, abogaba por el derecho de la autodeterminación para conseguir una "solución a los problemas de las nacionalidades".

En opinión de Díez Usabiaga, con la manifestación convocada por el Gobierno de Navarra, UPN, PP y CDN han demostrado que "quieren agarrarse al marco político actual sin preguntar a la gente" si realmente quiere eso. "Cuando hay avisos de cambio en Euskal Herria y se notan en Navarra, muchos tienen miedo al diálogo y a la negociación", señaló.

CONTRA LA DESLOCALIZACIÓN

Por otro lado, con motivo de la manifestación del sindicato, el secretario general del sindicato LAB aseguró que a las multinacionales instaladas en Navarra les importa "muy poco" el entorno social y la posibilidad de "dejar en la calle a los trabajadores". "Vienen aquí con ayudas públicas, exprimen a los empleados y, cuando no hay rentabilidad, hacen las maletas", agregó.

Ante esta situación, sostuvo, el Gobierno de Navarra mantiene una "actitud pasiva" y es un "mero espectador". "Venden Nafarroa a las multinacionales. Y cuando se van las empresas, no exige ningún tipo de responsabilidad". Consideró que el Ejecutivo foral "no tiene política industrial" y que los trabajadores están a merced de las "decisiones de las multinacionales".

El secretario general de LAB manifestó que CCOO y UGT son "instrumentos de la política económica y social de UPN". "Es hora de que, si todavía les queda algo de su posición de clase, se miren al espejo de su historia", dijo.

En esta línea, explicó que la precariedad en Navarra ronda el 30 por ciento a pesar de que CCOO y UGT sellaron un pacto para reducirla al 18 por ciento. "¿Qué han hecho con el dinero que les dieron al firmar el acuerdo?", se preguntó.

Díez Usabiaga declaró que hace "unos años" las crisis de las empresas estaban motivadas por "quiebras". "Ahora, no -añadió. Las crisis son porque ganan poco".

La manifestación, que arrancó desde la estación de autobuses de la capital navarra y que no siguió el recorrido previsto, pasó por Baja Navarra, Paulino Caballero, Emilio Arrieta, San Ignacio, Cortes de Navarra, Estafeta, Mercaderes, para concluir, en la Plaza del Ayuntamiento.