Actualizado 08/02/2007 19:30 CET

Dos asesores de Aznar cargan contra Zapatero por cumplir la "demanda terrorista" de "rendirse" en Irak después del 11-M

Bardají y Florentino critican al presidente Zapatero por romper con la "nueva España" que diseñó Aznar y que se reflejó en "las Azores"

MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

El responsable de Política Internacional de FAES, Rafael Bardají, y el secretario general de Estudios Estratégicos de esta fundación, Florentino Portero, aseguran en un artículo firmado por ambos que la retirada de las tropas españolas de Irak puso de relieve la "frivolidad, insolidaridad e intransigencia" de José Luis Rodríguez Zapatero. "España acababa de sufrir el mayor ataque terrorista de su Historia y cumplir con una de las demandas de los terroristas sólo podía interpretarse, como el mundo islamista hizo, como una rendición", enfatizan.

"Rodríguez Zapatero eligió el apaciguamiento a la responsabilidad --continúan--. Con todo, lo peor no sería dejar en la estacada a nuestros aliados en Irak, incluidas las tropas Iberoamericanas a las que prestábamos apoyo, sino que, poco después, en una visita a Túnez, Zapatero se permitió llamar a la deserción a los miembros de la coalición y dejar solos a los americanos. Ideal para congraciarse con la Casa Blanca".

Se da la circunstancia de que el presidente de FAES y presidente del Gobierno en la anterior legislatura, José María Aznar, se refirió anoche en público a su decisión de apoyar la intervención en Irak basándose en su creencia de que allí se ocultaban armas de destrucción masiva.

Así, sostuvo que "todo el mundo pensaba que en Irak había armas de destrucción masiva, y no había armas". "Ahora lo sabe todo el mundo y yo lo sé ahora --prosiguió el que fuera jefe del Ejecutivo--. Tengo el problema de no haber sido tan listo de haberlo sabido antes. Cuando yo no lo sabía, nadie lo sabía".

Además, Aznar quiso diferenciar la labor de un político de la de un historiador argumentando que los dirigentes políticos tienen que tomar decisiones cuando "el toro" está "sobre el terreno". "Torear con cinco años de retraso es tarea de historiadores", remató.

"EE.UU SE HABÍA INTERESADO EN ACABAR CON ETA"

En el citado artículo de Bardají y Portero, al que tuvo acceso Europa Press y que será publicado en 'Papeles FAES', se critica también que el actual jefe de Ejecutivo "en lugar de acercarse y seguir colaborando" con Norteamérica en la lucha contra el terror, "cuyo zarpazo" acababan de sufrir los españoles (aludiendo al 11-M), "no sólo se pliega al terrorismo, sin que pasa a convertirse en el mayor crítico de los Estados Unidos, la gran potencia mundial que, por fin, se había interesado en ayudar a acabar con ETA".

"Mucha de la bravuconería de esos meses se explica porque Zapatero estaba convencido de que George W. Bush perdería las elecciones presidenciales de noviembre de 2004 y de que Kerry sería el siguiente presidente norteamericano. No sólo lo contaba con frases como 'trabajaré con el presidente Kerry', sino que sermoneaba a cuanto líder proamericano se cruzaba en su camino", añaden.

POCO VIAJE OFICIAL PERO "DE COMPRAS EN LONDRES"

Asimismo, los dos asesores de Aznar en FAES repasan la política internacional que ha llevado a cabo Zapatero desde que alcanzó el poder y sentencian que, tres años después, el Gobierno "es despreciado por sus nuevos socios latinoamericanos, de Morales a Castro pasando por Hugo Chávez, o por sus recién descubiertos aliados, como Marruecos". "Y en el eje París-Berlín, auténtica obsesión del socialismo español desde los tiempos de González, nunca hubo hueco para España", señalan.

"La etapa de Zapatero pasará a la historia por haber frustrado el papel importante que podía jugar nuestra nación en el concierto internacional, una vez superados todos los complejos que se arrastraron desde la Transición hasta bien entrados los 90. La orientación equivocada y una gestión incompetente han dado como resultado que España haya desaparecido de las decisiones relevantes que se toman en el mundo, que no se la tenga en cuenta, incluso cuando afectan a nuestros propios intereses nacionales --aducen--. La España menguante de Zapatero es ya una España menguada".

A continuación, hacen hincapié en que la agenda internacional de Zapatero es "escasa", dado que realiza "pocos" viajes oficiales y cuando finalmente los realiza, "tiende a acortarlos" o los completa con "desplantes" a otros dirigentes internacionales. "A cambio, hemos sabido que ha usado el avión oficial para ir de compras a Londres y para escuchar cantar a su española en Berlín, sin sonrojo y sin que quisiera aprovechar esos desplazamientos para reunirse con sus homólogos", espetan.

"LA NUEVA ESPAÑA DE AZNAR: LA DE LAS AZORES"

Tras repasar concienzudamente las relaciones bilaterales que mantiene el Ejecutivo de Zapatero con distintos países, pasan a echar en cara a Zapatero que haya terminado con la "nueva España" que dejó trazada José María Aznar y que, según explican ellos mismos, quedó reflejada en la "reunión de las Azores".

"La España que heredó Zapatero de su antecesor, José María Aznar, era una España firmemente anclada en Occidente, fiel aliada de los Estados Unidos, tenida en cuenta por los socios de la UE y respetada por sus vecinos. El momento que ha condensado y simbolizado esa nueva España, crecida, ambiciosa y relevante, fue la reunión de las Azores --sentencian--. El entonces presidente español estaba con Durao Barroso, el mejor vecino de España; Tony Blair, la democracia más antigua de Europa, y George W. Bush, el país más importante de la Tierra. Zapatero se propuso sacar a España de la foto de las Azores y se ha aplicado tan bien para ello que ha acabado por sacar a España de toda la película".

Por último, reprochan a Rodríguez Zapatero que no se haya hecho "respetar" por importarle "muy poco" España y por ser un presidente que cree que "el cambio climático es una amenaza mayor que el terrorismo" y que a los atentados con bomba los llama "accidentes". "Es el inventor de la rendición preventiva", concluyen.