Actualizado 30/07/2009 20:58 CET

Dos guardias civiles muertos en un atentado de ETA en Calvià (Mallorca)

Guardia Civil/Reuters

MADRID/PALMA DE MALLORCA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

Dos Guardias Civiles han fallecido en la explosión de una bomba-lapa adherida a los bajos de un vehículo con distintivo del Instituto Armado que se ha producido frente al Cuartel de la Benemérita en Calvià, Mallorca, en torno a las 13.50 horas, informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista. La deflagración ha provocado también varios heridos de gravedad.

El delegado del Gobierno en Baleares, Ramon Socías, informó desde el lugar del atentado en el que han muerto dos guardias civiles que terroristas activaron con un mando a distancia la bomba lapa colocada en los bajos de un vehículo de la Guardia Civil minutos después de que lo dejara un brigada y lo cogieran dos jóvenes agentes de la Benemérita con el fin de llevarlo a un garaje para una revisión de mantenimiento.

De esta forma, Socías indicó en rueda de prensa que se confirma que la bomba lapa no fue activada con un "dispositivo de movimiento", práctica habitual de ETA, ya que dado que en tal caso, hubiera explosionado cuando el vehículo fue arrancado por el brigada. Por tanto, según el delegado, los terroristas se encontraban "a escasos metros" del cuartel de la Guardia Civil vigilando con el fin de hacer explotar el dispositivo en el momento en el que los dos guardias civiles se montaron en el vehículo.

Por este motivo, remarcó que ordenó el cierre del aeropuerto a las 15 horas y de los puertos (17.00 horas) para evitar la salida de los terroristas de Mallorca, de modo que resaltó que se han puesto en marcha todos los medios de seguridad para acorralar a los terroristas a través de la Operación Jaula. Por otro lado, Socías informó que en un primer momento, sólo pudieron acceder al lugar del atentado los agentes del Tedax, ante la posibilidad de que pudiera haber en los alrededores un segundo coche bomba, extremo que ha quedado descartado.

"Sabíamos que Baleares está en el punto de mira y que podíamos ser un objetivo de ETA, dado que teníamos constancia de otras actuaciones anteriores de la banda que por suerte no habían causado muertos ni heridos".

Tras confirmar que los fallecidos eran dos jóvenes, originarios de Burgos, que se había incorporado al destacamento de Palmanova hace un año, y otro de Mallorca, que era un guardia civil en prácticas desde hace pocos días, detalló que el atentado se produjo tras la explosión de una bomba lapa colocada en los bajos de un vehículo de la guardia civil que fue accionada a distancia por los terroristas.

En rueda de prensa, el delegado informó que minutos después de producirse el atentado, poco antes de las 14.00 horas, se ha puesto en marcha la Operación Jaula con el fin de "acorralar a los terroristas", que según el delegado, "podrían hallarse aún en la isla".

Pese al grave atentado, Socías recalcó que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado continuarán con los mismos niveles de seguridad que hasta ahora, i confirmó que la muerte de dos guardias civiles "no va a alterar la llegada de los Reyes el próximo sábado a Palma".

El vehículo todoterreno de la Guardia Civil llevaba aparcado desde las 10 de la mañana en el mismo lugar donde a las 13:50 horas perdieron la vida sus dos ocupantes al explotar la bomba-lapa adosada a los bajos del vehículo por un 'comando' de ETA.

Se trata del segundo atentado en menos de 24 horas, después de que ETA explosionó el miércoles un furgoneta bomba frente a una casa cuartel de la Guardia Civil en Burgos.

El vehículo estaba aparcado en la calle frente a un edificio que sirve de sede a la Policía Local, Correos y la Oficina de Denuncias de la Guardia Civil. La explosión se produjo a las 13:50 horas y diez minutos después iba a comenzar a ser utilizado en el turno de las 14:00 horas.

Varios testigos presenciales apuntan a que la explosión del vehículo ha sido muy grande y ha provocado daños en los edificios cercanos, donde en este momento reina una gran confusión entre los residentes y turistas que se encuentran en este conocida zona turística de la Isla.

Cerca de donde se ha producido la explosión se encuentra una oficina de correos, un parque de bomberos. La zona donde se ha producido la explosión está ubicada a menos de 500 metros de una playa y a pocos kilómetros del palacio de Marivent, donde pasan sus vacaciones estivales la familia Real. El próximo sábado prevista la llegada de los Reyes a la isla para iniciar su periodo de descanso en la isla.

Esta hora, permanecen todos los accesos viarios a Palmanova portados por controles de la Guardia Civil, que impiden en estos momentos el acceso al tráfico rodado a la zona donde esta tarde se ha producido una explosión, causando dos muertos y fuentes antiterroristas.

Palmanova es un importante enclave turístico de Mallorca frecuentado por turistas ingleses. En estos momentos la zona se encuentra vigilada por cientos de agentes del Instituto Armado que impiden el acceso a vehículos y peatones.

Por otra parte, fuentes de AENA han confirmado a Europa Press que el aeropuerto de Son Sant Joan está operando a esta hora con absoluta normalidad, aunque no han precisado el alcance del dispositivo de seguridad que se ha establecido en el aeródromo para intentar localizar a los autores de este atentado.

INTENTO DE ATENTADO CONTRA EL REY

Hace trece años, en 1995, ETA también intentó atentar contra el Rey en Palma de Mallorca. ETA decidió en 1993 intentar asesinar al Rey aprovechando su estancia en Mallorca, pero no fue hasta febrero de 1995 durante una reunión en París cuando la banda concretó el procedimiento de realizar la acción con un rifle de precisión y mira telescópica. En mayo de ese año, Juan José Rego acudió a Palma donde, con el nombre ficticio de Sáenz de Buruaga, alquiló un piso situado a 250 metros del lugar de amarre del yate Fortuna.

Juan José Rego admitió durante el juicio que la dirección de ETA le dijo que los objetivos eran por este orden: el Rey, el Príncipe y, por último, José María Aznar. El plan fue frustrada por la detención de los terroristas el 9 de agosto, sólo cuatro días antes de la fecha que habían fijado para actuar.