El Ejército del Aire perderá en 2025 el 80% de su flota actual de aeronaves, según el ex SEJEMA

Actualizado 26/10/2010 17:28:24 CET

La "prioridad número uno" es afrontar la pérdida de capacidades para la enseñanza y formación de pilotos

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Ejército del Aire perderá en 2025 el 80 por ciento de la flota de aeronaves con la que cuenta en la actualidad, debido al fin del ciclo de vida operativo de gran parte de los aparatos de los que dispone a día de hoy, según ha explicado este martes el asesor de la Subsecretaría de Defensa, teniente general del Ejército del Aire Juan Luis Abad Cellini.

Durante su intervención en las XIV Jornadas de Tecnologías para la Defensa y la Seguridad, el que fuera hasta el pasado agosto Segundo Jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire (SEJEMA) ha precisado que en un plazo de 15 años sólo podrán permanecer en activo seis de los 33 tipos de aeronaves con los que cuenta en la actualidad el Ejército.

Según ha señalado el teniente general Abad, gran parte de las 470 aeronaves del Ejército del Aire tienen edades que "van alcanzando niveles de récord", muchos de ellos con más de 40 años. A este aspecto hay que añadir otros factores tales como los parámetros medioambientales, que impedirán, por ejemplo, operar en Europa al Boeing 707 a partir de 20l7.

De esta manera, en 2025 sólo podrán estar operativos el avión de combate Eurofighter Typhoon (C-16), los aviones de transporte Airbus A-310 (T-22), Dassault Falcon 900 (T-18) y CASA C-295 (T-21) y los helicópteros Eurocopter EC-120 Colibri (HE-25) y Aerospatiale Cougar (HT-27).

Aunque ha reconocido que a estas aeronaves se sumarán las nuevas adquisiciones como los aviones de transporte Airbus A-400 y los helicópteros multipropósito NH-90, el teniente general se ha mostrado cauto y ha subrayado que estos programas por ahora son "promesas".

En particular, el ex SEJEMA ha subrayado que el "problema más grave" está en la pérdida de capacidades para la formación y la enseñanza de pilotos, con el fin de la vida operativa de aparatos fundamentales en esta materia como los CASA C-212 (T-12), que estarán fuera del circuito en "dos o tres años".

Según ha explicado, la renovación de la flota de aeronaves destinada a la enseñanza es la "prioridad número uno" del Jefe del Estado Mayor del Aire (JEMA), general José Jiménez. Además del desarrollo de nuevos aparatos, ha reconocido que están abiertos "otros escenarios", como la formación de pilotos en Estados Unidos o el programa europeo Avanced European Joint Pilot Training (AEJPT).

Con este panorama, y teniendo en cuenta el actual contexto de crisis económica, el teniente general Abad ha subrayado que el modo de enfrentarse pasa, a corto plazo, por mantener las capacidades operativas actuales, optimizando los sistemas existentes. A medio o largo plazo habrá que optar por la sustitución o la modernización de las aeronaves.

Como ejemplo, ha citado la situación de los aviones de combate F-18, que deberán ser sustituidos a partir de 2025. Ante esto, ha sugerido explorar las tres posibilidades existentes: sustituirlos por un avión tripulado de nueva generación, hacerlo por aviones no tripulados o por otros que permitan combinar los dos sistemas aéreos.

Igualmente, también ha destacado la importancia de la participación en programas internacionales, que resulta "inevitable y muy beneficiosa" y ha destacado el "tremendo éxito" del proyecto Eurofighter EF-2000, que ha supuesto "un antes y un después en la industria de defensa".

NECESIDADES EN EL EJERCITO DE TIERRA Y LA ARMADA

Ha coincidido en la necesidad de impulsar la enseñanza y preparación de los efectivos, como "máxima prioridad", el Segundo Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra (SEJEME), teniente general Ignacio Martín Villalaín, quien ha subrayado que en la actual coyuntura económica la "primera prioridad" debe ser "la formación del personal", algo que, además, redunda en la seguridad de las fuerzas y la capacidad de cumplimiento de las misiones.

El teniente general Martín Villalaín ha explicado que la inversión en los próximos años debe cumplir un orden de necesidad que pasa por velar permanentemente por la seguridad y cubrir las necesidades básicas de las fuerzas; complentar las necesidades ya existente y, en último lugar, adquirir nuevas capacidades.

Según ha explicado el SEJEMA, el "desafío" al que se enfrenta el Ejército de Tierra en la actualidad es poder dar respuesta al "complejo escenario operacional" en el que participa, con más de 2.000 efectivos desplegados de manera permanente y 6.000 comprometidos anualmente, teniendo en cuenta las restricciones económicas.

En concreto, en lo que se refiere a las capacidades operativas, el teniente general del Ejército de Tierra destacó la necesidad de que los blindados medios sobre ruedas (BMR) sean reemplazados por vehículos 8x8, una sustitución que debe ser "prioritaria y urgente".

Además, ha abogado por que en la sustitución de vehículos se intente adquirir algunos que ya estén en servicio en otros ejército y se evite así incorporarse a programas de desarrollo que podrían originar retrasos en las entregas.

Por su parte, el Segundo Jefe del Estado Mayor de la Armada (Segundo AJEMA), vicealmirante Fernado García Sánchez, ha concretado cómo las restricciones presupuestarias afectan a la Armada y, en concreto, al ciclo de vida de las unidades, la reposición de material y el capítulo de infraestructuras.

La manera de afrontarlo, ha apuntado, es "mantener las capacidades" actuales e "intentar navegar en estos mares malos", limitando actividades, mantenimiento y modernización. Se trata de racionalizar gastos, enfocar el adiestramiento y el mantenimiento a las misiones y asegurar las capacidades esenciales, retrasando otros programas.

Además, ha propuesto encarar el actual ciclo presupuestario con las exportaciones a otros países y con el fomento de la Investigación + Desarrollo + innovación (I+D+i).

En cuanto a los objetivos de futuro, ha explicado que la Armada espera recibir en un corto plazo (2012-2016) la segunda serie de buques de acción marítima (BAM); a medio plazo, hacerse con helicópteros medios (2012-2018) y el futuro avión embarcado (2017-2020); y ya a largo plazo adquirir las primeras fragatas F-110.

El Jefe del Estado Mayor Conjunto de la Defensa (EMACON), teniente general José Luis López Rose, también presente en las jornadas organizadas por la Fundación Círculo, ha destacado cómo la "primera prioridad" para los tres ejércitos es la "instrucción, formación, preparación o adiestramiento" de sus efectivos. También ha subrayado la necesidad de priorizar el mantenimiento del material y alargar en lo posible la vidas de algunos materiales, dejando para años más prósperos la adquisición de nuevas capacidades.

En cualquier caso, los cuatro altos mandos de las Fuerzas Armadas han coincidido en señalar que los Ejércitos se encuentran hoy "mejor que nunca" a todos los niveles. "Estamos en un magnífico momento", ha explicado el teniente general Martín Villalaín.

Para leer más