Actualizado 28/01/2012 18:41 CET

La enmienda conjunta de Máis Galiza y Encontro Irmandiño no pasa la criba

Asamblea Bng
Foto: EUROPA PRESS/REMITIDO

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

  Con más de 2.000 militantes acreditados en la primera jornada de la XIII Asamblea Nacional del BNG, el partido hegemónico, la UPG, y su militancia próxima aglutinada en Alternativa pola Unidade se han impuesto en todas las votaciones de la jornada. Con todo, la alianza de Máis Galiza y Encontro Irmandiño con independientes ha ido sumando apoyos a lo largo de la jornada y, si bien su texto conjunto no ha superado la criba de las comisiones, ha ido reduciendo la distancia que a primera hora de la mañana abría una brecha entre ambas opciones.

   La tercera candidatura, la de Movemento Galego ao Socialismo (MGS), liderada por Rafael Vilar, por el momento se ha mostrado más próxima a la lista de la UPG, que encabeza Guillerme Vázquez y que tiene a Francisco Jorquera como referente para ser candidato a la Presidencia de la Xunta.

   Así, y aunque el propio Vilar habló en el plenario de "luces y sombras" en la gestión de estos dos últimos años en los que esta sensibilidad ha formado parte de la Executiva, apoyó con su voto el informe de la labor desempeñada por la dirección liderada por Guillerme Vázquez.

   De hecho, en los debates de las comisiones los miembros de esa sensibilidad también se han mostrado conformes con las tesis que sirven de base para esta asamblea, y que son las que promueve la Alternativa pola Unidade.

   No obstante, MGS no decidirá su voto en una posible segunda vuelta (que con toda probabilidad enfrentaría a Guillerme Vázquez y a Xosé Manuel Beiras) hasta este mismo domingo, ya que en el primer sufragio aspira a aumentar la representación que actualmente tiene este partido, dos miembros.

NO SUPERA LA CRIBA DE COMISIONES

   Por su parte, la enmienda conjunta de Máis Galiza y el Encontro Irmandiño no ha pasado la criba en ninguna de las cinco comisiones que se han celebrado en la tarde de este sábado en el recinto ferial de Amio, en Santiago de Compostela, según han confirmado distintas fuentes nacionalistas.

   De esta manera, el texto que servía de apoyo a la candidatura liderada por Xosé Manuel Beiras como candidato a portavoz nacional y Carlos Aymerich, como aspirante a ser cabeza de cartel del BNG en las próximas autonómicas, no prospera para el plenario.

   En total, según fuentes nacionalistas consultadas por Europa Press, el resultado de las cinco comisiones ha arrojado 876 votos en contra de la enmienda conjunta y 598 votos a favor del texto conjunto presentado por la alternativa que lideran Beiras y Aymerich, y que integra a independientes.

   No obstante, la plataforma que conforma el proyecto por la "refundación y regeneración" observan como dato positivo un recorte en la distancia entre esta plataforma alternativa a la que promueve la UPG con respecto a las votaciones de la mañana de este sábado, cuando el informe de gestión obtuvo 1.119 votos a favor y 493 en contra.

ASAMBLEA ABIERTA

   De hecho, tanto la UPG, como Máis Galiza y Encontro Irmandiño, consideran que la asamblea "está abierta", según distintas fuentes de estas sensibilidades consultadas por Europa Press, ya que en todos los casos reconocen que la distancia desde la mañana de este sábado se ha reducido.

   "La UPG perdió 300 votos y +Galiza y Encontro Irmandiño ganó 100 votos", apuntan estas fuentes consultadas, que auguran una mayor participación en la jornada de este domingo de esta asamblea para la que están inscritos 5.300 militantes.

ACABAR DISCREPANCIA

   La jornada de este sábado también ha servido para debatir el informe de gestión, que contó con 1.119 votos a favor, 493 en contra y 62 abstenciones, y que supuso el primer debate del plenario, en el que las intervenciones sirvieron para hacer llamadas para acabar con la exteriorización de la discrepancia interna y con llamadas a la unidad, con el debate de una ruptura de fondo.

   "Cooperar y no competir", fueron palabras del 'irmandiño' Mario López Rico; mientras que Alfredo Suárez Canal, militante destacado de la UPG, ha llamado a la "exterminación de las diferencias" fuera de los órganos del BNG, que son "los que unen" a la militancia.

   Por su parte, la diputada en el Congreso Olaia Fernández Davila, que hizo una de las casi 60 intervenciones de la mañana del sábado, aseguró que los nacionalistas están "condenados y obligados" a entenderse.

   Entre las intervenciones de los militantes se ha encontrado la del alcalde de Pontevedra y miembro de la candidatura de la UPG, Miguel Anxo Fernández Lores, que ha hecho hincapié en que el BNG, en la ciudad del Lérez, se ha mostrado "a pecho descubierto", sin ocultar su "nacionalismo".

   Fue una de las intervenciones más contundentes, y con ella, Lores reivindicó el BNG en Pontevedra ha sido capaz de vencer al PP, siendo la ciudad "cuna" de los populares, con "Mariano Rajoy, Puy, Rojo, Rueda o Louzán". En este sentido, ha asegurado que la "clave" ha sido "no disfrazarse" y presentarse como "nacionalistas", no como "galleguistas"; con posturas "firmes y claras".

   Lores ha advertido de que "no hay atajos" y ha incidido en que el BNG de Pontevedra ha estado "unido a las duras y a las maduras". "Ni misas, ni procesiones, ni Ence", ha reivindicado en relación a la línea que ha seguido el alcalde pontevedrés en los últimos 12 años.

   Precisamente, una de las enmiendas que debatirá el BNG en las comisiones de la asamblea será la propuesta para que los cargos instituciones de la formación nacionalista no participen en actos religiosos ni militares.

"RESOLVER DISCREPANCIAS"

   "Yo soy de las que piensan que hay que resolver las discrepancias internas", ha manifestado la diputada nacionalista, Ana Pontón, militante de la UPG. De hecho, una de las enmiendas que ha prosperado en comisión y que se debatirá en el plenario va encaminada a establecer mecanismos de sanción para este tipo de comportamientos externos.

   Por su parte, Xoán Bascuas,  miembro de la Executiva saliente y candidato por la alianza de Máis Galiza y Encontro Irmandiño (integrante de la primera de las formaciones), ha considerado que el hecho de que el nacionalismo tenga que ser "clarificado y redefinido" no tiene por qué "ser negativo de partida". No obstante, ha advertido de que toda "definición es, por definición, excluyente", por lo que ha considerado que este extremo debe "preocupar a todos".

    El secretario xeral de la CIG, Paulo Carril, ha reivindicado que el BNG "ha estado abierto para conquistar mayor apoyo social"; mientras que el también sindicalista de la CIG Anxo Louzao ha llamado a "desterrar el insulto y la discrepancia pública del BNG".