ERC anuncia una "ofensiva institucional" para que la entrega del piso salde la hipoteca

El secretario general de ERC, Joan Ridao
EP
Actualizado 18/03/2011 19:41:02 CET

BARCELONA, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de ERC, Joan Ridao, ha anunciado este viernes que su partido ha iniciado una "auténtica ofensiva institucional" para conseguir los cambios legislativos necesarios para que las personas que son desahuciadas puedan saldar la hipoteca con la entrega del piso.

En una rueda de prensa tras reunirse con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, ha lamentado que el sistema actual acaba "crucificando" a muchas familias que no sólo acaban en la calle, sino que se quedan hipotecadas de por vida.

Ridao ha criticado que mientras esto sucede, los cinco principales bancos españoles obtuvieron en 2010 la "obscenidad" de 15.000 millones de beneficios, y el Estado tuvo que inyectar 100.000 millones de euros de dinero público a entidades financieras.

La ofensiva de los republicanos pasa por que el miércoles 23 de marzo se debatirán tres proposiciones de ley en el Parlament --una de ellas de ERC-- sobre la dación hipotecaria, mientras que, simultáneamente, en el Congreso Ridao preguntará al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sobre esta cuestión.

Asimismo, los republicanos han expresado su apoyo a la decisión de la plataforma de afectados de iniciar en el Congreso un proceso de Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para conseguir, igual que ERC pretende en el Parlament, modificar la legislación hipotecaria.

Ridao ha recordado que entre 2005 y 2008 se produjeron en España un total de 250.000 ejecuciones hipotecarias, lo que demuestra que se trata de un problema evidente al que los poderes públicos deben dar solución.

Pese a que CiU ha presentado una enmienda a la totalidad a las proposiciones de ley de la Cámara catalana, el secretario general de ERC ha instado a la federación nacionalista a reconsiderar esta posición, y ha recordado que el propio presidente de la Generalitat, Artur Mas, reconoció que las reivindicaciones de los afectados por las hipotecas eran una causa justa y noble.