Estatut.- Mas acusa a Carod de aceptar las alegaciones y asegura que el Parlament puede reaccionar al rechazo del texto

Actualizado 17/03/2007 16:32:19 CET

Reitera que el Parlament y los catalanes deberán reaccionar si el TC rechaza el Estatut, pero no lo concreta

CERDANYOLA DEL VALLÈS (BARCELONA), 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El líder de CiU, Artur Mas, afirmó hoy que los votantes de ERC "deben de estar literalmente alucinados" de que a su dirigente y vicepresidente catalán, Josep Lluís Carod-Rovira, "ya le parezcan bien" las alegaciones de la abogacía del Estado sobre los recursos contra el Estatut, y reiteró que el Parlament "tiene mayorías" para reaccionar si el Tribunal Constitucional (TC) rechaza el texto.

Mas se mostró "muy sorprendido" por la reacción del líder de un partido independentista al que "todo le parecía poco" cuando se elaboraba el Estatut. Le reprochó que, en cambio, ahora "ya le parezca bien que un abogado del Estado simplemente avale la constitucionalidad de algo que ha pasado por todos los filtros del mundo".

Lo consideró "muy fuerte", aunque el portavoz de ERC en el Parlament, Joan Ridao, se encargara de decir desde la formación republicana "exactamente lo contrario" de lo que dijo Carod como vicepresidente catalán. "Bienvenida la coherencia", ironizó el presidente de CiU.

Carod-Rovira restó importancia este viernes a la interpretación del Estatut que hacen los abogados del Estado en sus alegaciones, e insistió en destacar "la parte positiva": que "defiende la constitucionalidad" del texto. Aun así, Carod admitió que si esta visión a la baja "tiene repercusiones legales, lógicamente habría preocupación" en el Govern.

En su discurso durante el Consell Nacional de CDC, Artur Mas también criticó hoy la reacción del presidente catalán y dirigente del PSC, José Montilla, por limitarse a constatar que los abogados consideran constitucional el Estatut.

Mas criticó irónicamente que Montilla proclame que los abogados del propio Estado ven constitucional el texto, y le replicó: "Se trata de saber si se están utilizando instrumentos como la abogacía del Estado para influir en el TC en la línea de lo que quiere el PSOE, que es diluir el Estatut".

Consideró además que lo preocupante es que "esto se avale desde la Presidencia de la Generalitat", que debería "plantar cara y decir que no está de acuerdo y que defenderá una posición diferente", en vez de favorecer que el Estatut se convierta "en un cuerpo anémico". Por el contrario, aseguró que CiU, como primer grupo del Parlament, "no acepta" esta actitud: "Si no plantan cara ellos desde la Presidencia de la Generalitat, lo haremos nosotros".

Reiteró que "el Parlament y el pueblo de Catalunya deberán reaccionar juntos" si el TC rechaza el Estatut, ambos "dejando sentir su voz", para demostrar que en Catalunya, "pase lo que pase donde sea, hay una aspiración irrenunciable" de "mayor libertad y autogobierno". Para ello, reiteró que el Parlament tiene "mayorías suficientes" y que la sociedad tiene fuerza para reaccionar. Pero no concretó cómo serían esas mayorías ni cómo movilizar a la gente.

El líder de la federación aseguró que sólo aceptará un texto "intacto", porque "todo lo que debía negociarse ya se negoció". Admitió "toda la libertad del mundo" del TC para su sentencia, pero avisó de nuevo de que Catalunya, los partidos y las instituciones también tienen "toda la libertad del mundo a decir 'no' y que quiere un camino que lleve al autogobierno de Catalunya".

Mas subrayó que CiU ya trabajó por apurar el anterior Estatut, hasta que llegó la mayoría absoluta del PP, y que después aceptó emprender otro Estatut. Con eso, quiso demostrar que se han probado "todos los caminos".

LA "DESLEALTAD" DEL PSOE.

Según el líder de la oposición, además, que el informe de alegaciones de los abogados del Estado se entregara el 2 de noviembre, al día siguiente de las elecciones catalanas, demuestra la "deslealtad" del PSOE, porque entonces ya se sabía que Montilla podía ser presidente y que, así, los socialistas iban a tener "campo abierto parra hacer lo que quisieran".

Mas constató "una manifiesta deslealtad" del PSOE y del presidente del Gobierno "respecto a los compromisos asumidos con Catalunya cuando se dijo que podía aspirar, casi sin límites, a su horizonte de autogobierno y lealtad", mientras que "ahora se dice que no se puede actuar de otra manera como consecuencia de la presión del PP".

El dirigente de CiU admitió que la presión del PP es "muy dura", pero reiteró que eso "no puede ser la excusa" socialista para que en el PSOE "se impongan las tesis más centralistas". Insistió en la "deslealtad" del PSOE y del Gobierno: "Han provocado e incluso facilitado que todo un país se metiera en esto con el ánimo de salir con éxito, y, a la hora de la verdad, simplemente pretenden que nos quedemos tirados en la cuneta".

Al reiterar que CiU quiere un Estatut "intacto" tras la sentencia del TC, hizo notar una vez más que "no todos los demás" partidos quieren lo mismo. Concretó que el PP quiere una "amputación" desde el TC, con una "auténtica carnicería" del texto, y constató que "se les nota". Pero también aseguró que los socialistas, aunque "se les note menos", quieren que el Estatut "se convierta en algo absolutamente anémico", y aseguró que ya lo pretendían durante la elaboración del proyecto.

Mas denunció que, para conseguirlo, "están utilizando instrumentos que pretenden exactamente eso". Ante ello, consideró necesario evidenciar un rechazo. "El Partido Socialista intenta ganar en el TC lo que no consiguió en las Cortes" --dijo--, a base de "hacer ver que la puerta está abierta, pero, a la vez, haciendo todo lo posible para que se cierre".

TALANTE Y RUIDO.

Al hacer balance de los cien días de Govern, Mas dijo que el segundo tripartito no podrá subsistir apoyándose siempre en que ya no hace el "ruido" de la pasada legislatura, de la misma manera que el Gobierno central no podrá aguantarse con el anuncio del "talante" que sí les sirvió al principio.

Aseguró que el Govern no es "ni catalanista ni social", como dice ser. "El catalanismo social debe serlo a base de compromiso social de veras", dijo, y añadió que está habiendo más "patriotismo socialista" que "social".