ETA.- ETA ya protagonizó el puente de diciembre de 2004 con la explosión de cinco artefactos en gasolineras

Actualizado 02/09/2007 20:38:03 CET

MADRID, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

La banda terrorista ETA, que alertó hoy de la colocación de cinco artefactos de los que ya ha hecho estallar uno de baja potencia, protagonizó una operativa similar en Madrid en el año 2004, cuando hizo estallar cinco artefactos en gasolineras durante la operación salida del puente de diciembre.

De los cinco artefactos declarados en el día de hoy --en Guipúzcoa, La Rioja, Burgos y dos en Cantabria--, sólo ha explosionado uno de escasa potencia y sin producir daños personales en La Rioja, a la altura de Bodegas El Castillo de Fuenmayor, según informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

La localización del artefacto que ha hecho explosión hoy no ha correspondido finalmente con la que el comunicante en nombre de ETA alertó a la DYA en La Rioja, que lo situó en el kilómetro 421 de la N-232, en Cenicero Fuenmayor.

Los cinco artefactos que hicieron explosión aquella tarde de 2004 en Madrid fueron depositados en papeleras, eran de pequeño tamaño y no produjeron daño personal alguno, aunque sí diferentes desperfectos, considerados de poca intensidad.

En ese caso, las explosiones se produjeron en las gasolineras que había citado un comunicante anónimo a 'Gara' en nombre de ETA, salvo la estación de servicio en la M-607, a la altura de Fuencarral, que los terroristas situaban en la M-207, precisaron las mismas fuentes.

ATENTADOS TRAS EL FINAL DEL ALTO EL FUEGO.

La explosión de este artefacto de escasa potencia a la altura de Bodegas El Castillo de Fuenmayor, en La Rioja, supone el tercer atentado terrorista de ETA desde que la banda decretase el fin del alto el fuego el pasado 5 de junio.

Ya el pasado viernes 24 de agosto una furgoneta bomba explosionaba frente a la casa cuartel de la Guardia Civil en Durango ocasionado numerosos daños materiales y heridas leves a dos agentes. Un individuo encapuchado aparcó, marcha atrás, el vehículo a la espalda del cuartel instantes antes de que la carga explosiva explotara alrededor de las 3.30 horas de esa madrugada, dándose a la fuga en un segundo vehículo junto a otra persona.

Antes, el 25 de julio, ETA colocó dos pequeños artefactos en las inmediaciones del recorrido que ese día hacía el Tour de Francia por Navarra sin causar heridos ni daños materiales. Ese día, un comunicante anónimo telefoneó a la DYA de Navarra para advertir de la colocación de varios artefactos explosivos en el recorrido previsto para el Tour de Francia, que incluía adentrarse en el Pirineo navarro, y que harían explosión entre las 12.00 y las 14.00 horas.

NUMEROSO MATERIAL INCAUTADO.

Además, las fuerzas y cuerpos de seguridad españolas y francesas han incautado a la banda terrorista ETA gran cantidad de material explosivo y armas desde el fin del alto el fuego con los que han evitado nuevos atentados.

La última intervención tuvo lugar ayer tras la detención de cuatro miembros de la banda en la localidad francesa de Cahors. Los arrestados, Ander Múgica Andonegi, Alaitz Aramendi Jaunarena, Luis Ignacio Iruretagoiena y Oihan Barandalla Goñi, fueron sorprendidos en una casa en la que, tras los registros pertinentes, fueron intervenidos 100 kilos de polvo de aluminio, 80 kilos de nitrato amónico y 24 kilos de azufre.

Estos materiales son los utilizados para la fabricación de amonal. Además, las fuerzas de seguridad se hicieron con dos rollos de cordón detonante, seis bolsas de pentrita, 30 detonadores, una bombona de oxígeno y dos ollas de cocina. Además, según informó el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, los terroristas tenían preparado un coche bomba para hacerlo explotar de manera inminente.

Por otra parte, el mismo día del atentado en Durango, la policía francesa halló un piso en el departamento de Loire (centro-este de Francia) presuntamente vinculado al aparato logístico de ETA, informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista. En el interior de la vivienda, los agentes encontraron, entre otras cosas, material de laboratorio para la fabricación de material explosivo.

Antes de esta operación, el 13 de agosto, la policía francesa incautó a ETA diverso material encontrado en la bajera de un garaje de un hotel en Biarritz (Francia). En ese lugar, se hallaron más de 100 kilos de cloratita --ya confeccionada a partir del clorato potásico-- y 5 kilos de pentrita, un explosivo mucho más potente y que ETA suele combinar con la cloratita para ampliar la magnitud de las deflagraciones. Además, en el almacén había más de 170 detonadores, dos bombas-lapa ya confeccionadas, tres rollos de cordón detonante y temporizadores, así como diversa documentación.

Asimismo, fueron halladas tres pistolas, todas ellas del calibre 9 milímetros. Dos de ellas son de la marca Browning y una tercera de Smith & Wesson. De ésta última se coteja en los archivos policiales por si fuera una de las alrededor de 350 que de esta marca y calibre robó ETA en una empresa de Vauvert en octubre de 2006.

ABANDONADO EN UN TAXI.

Antes de eso, el pasado 19 de julio, un etarra --tras percatarse de la proximidad de un control de la Guardia Civil-- huyó abandonando en el taxi en el que viajaba desde Castellón a Tarragona una bolsa de deportes que contenía una fiambrera de color blanco con seis detonadores, dos temporizadores del tipo lapa preparados con ampolla de mercurio, una bolsa con cordón detonante y otra bolsa de plástico con un polvo blanco que podría ser pentrita.

Por su parte, el 11 de julio, son detenidos en Angulema (sur de Francia) dos presuntos integrantes del 'aparato militar' de ETA, Iker Mendizábal, que estaría al frente del subaparato de aprovisionamiento de armas y explosivos, y Jon García González, miembros de la dirección de logística.

En la furgoneta robada que conducían en el momento del arresto se les incautó distinto material utilizado por la banda para la fabricación de artefactos explosivos, entre el cual había un centenar de bolsas con hidróxido de magnesio, así como una pistola automática y un revólver marca "Smith & Wesson", proveniente del robo a mano armada cometido por miembros de ETA, el 23 de octubre de 2006, en la sociedad 'Sidam' de Vauvert.

Además, en el interior de la furgoneta Citroen Berlingo había un centenar de bolsas con polvo marca "Auxitrans", un laxante estimulante a base de hidróxido de magnesio, y un paquete con la anotación "nitrome 35%", conteniendo dos bidones de plástico de 2,5 litros cada uno, con las inscripciones manuscritas "tornado fuel" y "oxytrans".

También se hallaron nueve juegos de placas de matricula francesa correspondientes a vehículos "Citröen Berlingo" y "Peugeot 307", un detector artesanal de ondas electromagnéticas, un pasamontañas negro, varios documentos nacionales de identidad españoles falsos, 1.100 euros en metálico, dos sacos de dormir, otras tantas mochilas con ropa de vestir, una lámpara de camping gas y pilas de litio y otro material.

COCHE INTERCEPTADO EN HUELVA

La primera acción de desprovisionamiento efectuada por la Policía tuvo lugar el 21 de junio en Ayamonte (Huelva), donde fue interceptado un coche, modelo Ford Focus, cargado con 115 kilos de explosivos, temporizadores, detonadores y diverso material para la fabricación de bombas-lapa activadas a distancia.

En concreto, se localizaron 100 kilos de nitrato amónico, 15 de polvo de aluminio, 10 temporizadores, 8 detonadores, una quincena de imanes, utilizados por ETA para adherir bombas-lapa a los bajos de los vehículos de las personas a las que quieren asesinar, un radio mando y un manual redactado en euskera.