ETA.- Garzón rebaja de 30.000 a 12.000 euros la fianza impuesta a Gorka Aguirre al entender rebajado el riesgo de fuga

Actualizado 31/07/2006 19:40:51 CET

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha rebajado de 30.000 a 12.000 euros la fianza impuesta el pasado 28 de junio por el magistrado Fernando Grande-Marlaska al responsable de relaciones exteriores del PNV Gorka Aguirre para eludir la cárcel por su presunta vinculación con el aparato de extorsión de ETA (GEZI).

Fuentes jurídicas indicaron hoy que el juez Garzón sólo ha estimado, parcialmente, uno de los recursos de reforma presentados por los imputados en la red desarticulada el pasado 20 de junio. Las mismas fuentes explicaron la rebaja de la fianza de Aguirre en que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 considera que en su caso se ha visto reducido el riesgo de fuga, por lo que se puede rebajar la garantía impuesta.

El juez Fernando Grande-Marlaska impuso el pasado 28 de junio, en los Juzgados de Bilbao, una fianza de 30.000 euros a Aguirre para eludir la cárcel, y le concedió 72 horas para hacerla efectiva. En el auto dictado contra él, Grande-Marlaska le consideraba uno de los intermediarios entre el aparato de extorsión de ETA y empresarios afiliados o relacionados con el partido nacionalista.

Le acusaba, en concreto, de recibir de otros miembros de la red, concretamente de Joseba Imanol Elosua, "tanto los listados de empresarios extorsionados como incluso las cartas de extorsión, negociando posteriormente, llegando incluso a entregar dinero con destino final a las arcas de la banda armada".

En el auto el juez detallaba que GEZI está dirigido por miembros "liberados" de la organización terrorista, contando siempre con el auxilio de intermediarios que hacían llegar a los empresarios las remesas de cartas exigiendo el pago del "impuesto revolucionario" y participando posteriormente en mayor o menor medida en su gestión.

Le citaba además como uno más de los participantes en la "pluralidad de reuniones" en las que se materializaba la entrega de remesas de cartas de extorsión, la mayor parte de ellas celebradas en el bar Faisán de Irún (Vizcaya), propiedad de Elosua, y en las que, además de éste, participó el integrante "legal" de la red José Luis Cau Aldanur. Todos los encuentros, según el juez, se relacionaban con conversaciones telefónicas previas caracterizadas "por un lenguaje críptico".