La FAES de Aznar, ante la sucesión de Rajoy: "Si se hace lo mismo, no pueden esperarse resultados distintos"

José María Aznar interviene en un acto de la Fundación FAES
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 16/07/2018 15:17:23CET

Dice que la diferencia entre Santamaría y Casado es "estrecha" y añade que los apoyos que logró Cospedal pueden ser decisivos ahora

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

La fundación FAES que preside José María Aznar considera que el proceso interno para elegir al nuevo líder del PP es "la mejor oportunidad" para "recuperar el interés de su base social", después de que estos años haya perdido "más de tres millones de votos". Además, da a entender que apostar por Soraya Sáenz de Santamaría sería continuar en la misma línea. "Si se hace lo mismo, no pueden esperarse resultados distintos", afirma, unas palabras que en las filas del PP interpretan con una inclinación por Pablo Casado.

Así se recoge en una nota editorial del nuevo número de la revista de FAES 'Cuadernos de Pensamiento Político', que ha recogido Europa Press, a cuatro días de que el PP celebre su XIX Congreso Nacional en el que se elegirá al sucesor de Mariano Rajoy al frente de la formación.

Hasta ahora, el expresidente José María Aznar ha dicho públicamente que quería mantenerse al margen. En su última intervención pública hace dos semanas llamó de nuevo a refundar el PP porque, a su juicio, se necesita un partido "integrado y fuerte" para afrontar los desafíos que España tiene por delante, como el "separatismo".

RECUPERAR EL INTERÉS DE LA BASE SOCIAL DEL PP

En esta última nota editorial, FAES explica que Santamaría y Casado han concentrado "las preferencias" de los afiliados inscritos para la votación que tuvo lugar el día 5 de julio y ahora toca a los 3082 compromisarios la elección, una vez eliminados los demás candidatos.

Tras asegurar que "no tendría mucho sentido jugar a la profecía", subraya que "la diferencia entre Sáenz de Santamaría y Casado es suficientemente estrecha como para no tenerse por concluyente". Además, destaca que "hay casi un 30% de votos emitidos el día 5 (25% obtenidos por la secretaria general, María Dolores de Cospedal) que traducidos en compromisarios se convierten en una instancia probablemente decisiva".

La fundación de Aznar cree que este proceso es "la mejor oportunidad" que el PP ha tenido en mucho tiempo para "recuperar el interés de su base social", después de haberse dejado estos años en el camino "más de tres millones de votos". También destaca que "en muy poco tiempo" los términos del debate sobre el futuro del PP "han cambiado mucho y para bien".

En este sentido, recuerda que hace unas pocas semanas, las apelaciones de José María Aznar a la reconstrucción del espacio de centroderecha "fueron contestadas con la arrogancia habitual de los que atribuían al expresidente del PP estar 'fuera de la realidad'" o aquellos otros que replicaban diciendo que a Aznar "hace mucho tiempo que no se le entiende en el PP".

"Hoy pocos dudan de que esa placidez con la que se quería describir el estado del partido solo existía en sus habituales despliegues de voluntarismo y que eran ellos, y no tanto el objeto habitual de sus reproches, los que estaban desconectados de una realidad que han insistido en ignorar a pesar de los continuos avisos del electorado", advierte FAES.

EL PP, EL PARTIDO "DE LA ECONOMÍA Y LA POLÍTICA"

En tercer lugar, indica que el futuro del PP conlleva "una llamada ineludible a hacer del centroderecha moderado, reformista, liberal y nacional ese espacio político y electoral sobre el que debe asentarse la estabilidad del sistema constitucional, el fortalecimiento de la sociedad civil y las claves del éxito económico".

Según recalca, el PP "debe ser el partido de la economía tanto como el de la política". Y añade que la acción de gobierno del PP tiene que ofrecerse no solo para cambiar el rumbo de la economía cuando "el país amenaza ruina", sino para poner "remedio eficaz al debilitamiento al que se somete al sistema constitucional y a la nación de ciudadanos libres e iguales por la alianza de la izquierda, los populistas radicales y los nacionalistas". A su entender, así fue con José Luis Rodríguez Zapatero y lo es ahora con "el gobierno sincopado de Pedro Sánchez".

Por eso, advierte de que "si se hace lo mismo, no pueden esperarse resultados distintos". Se trata, prosigue, de una evidencia que "se ha metabolizado en la mayoría de una organización política cuyo liderazgo tiene que estar a la altura del esfuerzo de una militancia ejemplar, a la altura de la aportación a España de su trayectoria, y de la fidelidad de sus votantes".