Publicado 16/03/2022 12:18

Felipe González ve en el "estilo hitleriano" de Putin el único riesgo para una Tercera Guerra Mundial

El expresidente del Gobierno, Felipe González, protagoniza un coloquio en el Ateneo de Madrid, a 18 de febrero de 2022, en Madrid (España).
El expresidente del Gobierno, Felipe González, protagoniza un coloquio en el Ateneo de Madrid, a 18 de febrero de 2022, en Madrid (España). - Carlos Luján - Europa Press

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El expresidente del Gobierno Felipe González ha sostenido hoy que sólo el "estilo hitleriano" del presidente ruso, Vladimir Putin, puede poner en jaque la "paz mundial", dado que el comportamiento "escrupuloso" de la OTAN, EEUU y la UE alejan el riesgo de un conflicto mayor al de Ucrania que suponga una Tercera Guerra Mundial.

"Hasta ahora, sólo un interlocutor o uno de los presentes en el conflicto, Putin, el actor principal, puede poner en riesgo la paz mundial, que se vería drásticamente alterada", ha declarado el expresidente en una entrevista en RNE, recogida por Europa Press.

En opinión de González, la OTAN, los países europeos, EEUU y Canadá están siendo "extraordinariamente escrupulosos" con cumplir la legalidad internacional. "Algunos dirán que demasiado, pero eso aleja el riesgo de un conflicto que pudiéramos considerar la Tercera Guerra Mundial", ha añadido el expresidente, que no ve en el "absoluto cinismo" de Putin aptitud para aceptar una mediación en el conflicto.

González ha pronosticado que va a haber muchos intentos de mediación, aunque ha deseado que ninguno de ellos "intente darle la razón a Putin, que es un agresor implacable del estilo hitleriano que ha vulnerado la soberanía de Ucrania, ha dividido al país y lo está destrozando materialmente". "De ninguna manera la comunidad internacional puede tolerar que haya una violación tan flagrante de la integridad territorial de un país como Ucrania, que es un país europeo en el corazón de la Europa del este, y mucho menos su soberanía, su capacidad para decidir su propio destino".

Cuestionado por el papel de China, ha opinado ver "difícil" una mediación exitosa y ha indicado que duda "mucho" de que Pekín intervenga "de forma decidida" en apoyo de Moscú en la guerra en Ucrania. "En el fondo, siendo como son aliados, China no se fía del comportamiento de Rusia, no se fiaba antes y ahora mucho menos, porque para China es muy importante que se mantengan algunos principios que se están quebrando con el comportamiento de absolutamente autoritario e intolerable de Putin", ha expresado.

"Una de las cosas muy difíciles que ha conseguido Putin es que toda Europa esté unida frente a la agresión y que haya sido Europa la protagonista en muchos casos de la reacción" frente a Rusia. Según González, Putin tendrá que pagar por sus "crímenes de guerra".

OCCIDENTE NO AMENAZÓ A RUSIA

Sobre si considera que Rusia se ha sentido amenazada por la OTAN con anterioridad a la invasión de Ucrania, el expresidente lo ha calificado de una "mentira inventada por Putin" que "desgraciadamente" ha calado en la sociedad rusa, ya que "en ningún momento" Occidente ha amenazado la integridad territorial de Rusia.

"También lo tiene que dejar claro la OTAN, la UE y EEUU: en ningún caso ha habido ningún intento de afectar a la integridad territorial de la Federación Rusa, no ha habido ni un sólo gesto desde 1991, ni desde luego desde la presencia de Putin en el Kremlin", ha agregado.

Para González, el único riesgo para los rusos "se llama Vladimir Putin", que no se puede justificar de ninguna manera después de las "atrocidades" cometidas en Ucrania, Moldavia o Georgia, fuera de su soberanía. "Si Putin se retira a sus fronteras, el riesgo para Rusia desaparecería totalmente, no hay nadie que pretenda alterar el perímetro e integridad territorial" de la Federación Rusa, ha dicho.

"Los rusos han vivido en paz, pero no en democracia ni en libertad. Nadie los agredió, pero de ninguna manera pueden permitirse invadir y destruir la soberanía de otros países", ha apostillado.

Y ha recordado que cuando él era presidente viajó por vez primera a Moscú en 1986 para verse con Mijaíl Gorbachov, con el que mantuvo una larga reunión desde el "respeto" para superar la "política de bloques" en un momento de mucha debilidad para la Unión Soviética.

"La primera vez que se rompe la posibilidad del respeto mutuo ha sido con la estrategia y las locuras de Putin, que está llevando a la ruina a su pueblo y afectando a todo el mundo", ha sostenido.