La Fiscalía se apoya en la versión de un etarra condenado por la bomba de Lazkao para probar que Errazkin participó

Publicado 08/11/2018 13:05:00CET

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía ha elevado a definitivas sus conclusiones sobre la participación del etarra Ugaiz Errazkin Tellería en la bomba contra la sede del PSE en Lazkao (Guipúzcoa) en 2009 apoyándose en la declaración policial que hizo en su día Manex Castro Zabaleta, miembro de ETA condenado por aquellos mismos hechos, y de la que ha dado cuenta en el juicio un agente que intervino. La defensa argumenta que no debió ser tenida en cuenta y pide la libre absolución.

En concreto, la Fiscalía pide 15 años para Errazkin por los estragos terroristas causados en aquel atentado con una mochila bomba que destrozo la sede pero no provocó víctimas. Sostiene que participó en la compra de la bolsa que se utilizó, en la fabricación del artefacto explosivo, en su traslado haciendo de lanzadera de la furgoneta donde iba la bomba, y así, también en su colocación y en la posterior 'limpieza' de las evidencias de todo esto.

"No voy a obviar, porque es evidente, que una prueba genética de Errazkin de su presencia en la casa de Hernani (donde se fabricó la bomba), en ese vehículo furgoneta en que se traslada el artefacto no existe, pero que no exista no quiere decir que no estuviera allí. Y podemos llegar a la conclusión de su participación con una acreditación de hechos objetivos y claros y una inferencia lógica y racional", ha señalado la fiscal Montserrat Gómez.

Este ha sido el primer argumento de la defensa, ejercida por Aier Larralde, que se ha ceñido a la jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre la falta de validez como acervo probatorio de las declaraciones policiales, especialmente cuando en este caso no fueron ratificadas después en sede judicial, y ha incidido en que no apareció "ni una sola huella" del acusado que le vinculase con la bomba de Lazkao.

La fiscal ha mantenido además su petición de 8 años de cárcel por pertenencia a ETA contra Errazkin, que fue entregado a España por Francia el pasado mes de abril tras cumplir allí una condena a siete años de cárcel precisamente, por pertenencia a organización terrorista. Para la defensa, se trata de algo ya juzgado y que por tanto, no puede volver a verse. El Ministerio Público sostiene, por contra, que si esto era así, debió argumentarse antes de que arrancase el juicio y no se hizo.

Con todo, este hecho se da por acreditado, ya que el propio acusado ha reconocido ante el tribunal que preside Ana Rubio que se incorporó a ETA en el año 2008, aunque se desvinculó de esta y otras acciones armadas. Definió su tarea como "enlace" entre liberados y legales, figura que según han explicado distintos agentes policiales en calidad de expertos durante el juicio, no existía en los comandos de la banda terrorista.

Errazking tiene dos causas pendientes en la Audiencia Nacional por los asesinatos del empresario Ignacio Uria en Azpeitia en 2008 y del edil socialista Isaías Carrasco en Mondragón en 2008, según han informado fuentes jurídicas.

Contador