Publicado 08/06/2020 20:36:14 +02:00CET

Las Fuerzas Armadas, preparadas para actuar en 24 o 48 horas si hay un rebrote de Covid-19

La ministra de Defensa, Margarita Robles
La ministra de Defensa, Margarita Robles - Pool

Robles reconoce que "probablemente" debería haber asumido ella más comparecencias públicas en vez del JEMAD

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Operación Balmis que ha sacado a los militares a la calle para combatir el coronavirus finalizará el próximo día 21 de junio cuando decaiga el estado de alarma, pero las Fuerzas Armadas están listas para volver a actuar en 24 o 48 horas en caso de que haya un rebrote el próximo otoño.

Así lo ha revelado este lunes la ministra de Defensa, Margarita Robles, en la Comisión de Defensa del Congreso, donde ha vuelto a elogiar la "generosidad, entrega y sacrificio" con los que los militares han trabajado para evitar la propagación de la pandemia.

Según ha reconocido, la situación está "en clara mejoría" y "por suerte" el próximo día 21 finalizará la declaración de estado de alarma. Con ello finalizará también la Operación Balmis, pero las Fuerzas Armadas "siguen preparadas" para lo que se las requiera y podrían estar listas de nuevo para actuar en un máximo de 48 horas. "Que los españoles sepan que cuentan con unas Fuerzas Armadas entregadas para aquello que sea necesario", ha garantizado.

Sumando los efectivos desplegados cada día desde el 15 de marzo, cuando se inició la Operación Balmis, han combatido el Covid-19 un total de 181.26 militares que han realizado más de 20.000 intervenciones.

EL 18% DE SANITARIOS DEL GÓMEZ ULLA, INFECTADOS

Desde el inicio de la pandemia, el coronavirus se ha cobrado la vida de tres militares y cuatro civiles parte del Ministerio de Defensa, a los que hace diez días se realizó un funeral íntimo que no había sido anunciado hasta este lunes.

En cuanto a los contagios en el seno de las Fuerzas Armadas, el Ministerio de Defensa realizó test a todos los trabajadores de los hospitales militares Gómez Ulla en Madrid y el de Zaragoza. Estos revelaron que el 18 por ciento de los sanitarios del Gómez Ulla han resultado infectados y el 5,6 por ciento del de Zaragoza.

Entre el personal del Estado Mayor se realizaron 650 test que arrojaron un 8 por ciento de positivos, se hicieron 3.260 test en la Unidad Militar de Emergencias (UME) con un porcentaje del 3,1 por ciento de positivos y 2.100 test en la Armada con un 7,4 por ciento de positivos.

CONTAGIO, ACTO DE SERVICIO

A falta de los datos del Ejército de Tierra y sin contar los hospitales militares, el porcentaje de positivos es del 4,6 por ciento, según ha apuntado Robles, que ha asegurado que dentro de las Fuerzas Armadas el contagio será considerado acto de servicio.

La ministra ha reconocido también que la pandemia ha dejado de manifiesto "carencias" en la sanidad militar, que cree que está preparada para misiones pero "no tanto" para situaciones como la que ha generado el Covid-19.

Los hospitales militares vieron desbordadas sus capacidades durante las peores semanas de pandemia igual que el resto de la red sanitaria española. Para hacer frente a esta situación el Ministerio de Defensa activó a 54 militares que estaban en la reserva: 40 médicos, 10 enfermeros, dos farmacéuticos y dos veterinarios.

El recurso a los reservistas voluntarios fue más difícil porque la mayoría de ellos trabajan en la sanidad civil y por tanto ya estaban combatiendo el Covid-19. Aún así, se activó a un médico, dos farmacéuticos, cuatro enfermeros, un veterinario y dos psicólogos.

"SIN CLAVE POLÍTICA"

En su comparecencia, Robles ha asegurado que todas las actuaciones de las Fuerzas Armadas han tenido la única finalidad de "salvar vidas" sin ninguna otra "clave política", rechazando así las críticas de algunos grupos de la oposición por su actuación o dejación de actuaciones en autonomías como Cataluña o el País Vasco.

Por ejemplo los portavoces de Vox, Manuel Mestre, o de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez, han asegurado que en algunas localidades no se permitió que los militares accedieran a residencias de mayores para su desinfección.

Mientras, los diputados de Junts o ERC han criticado la excesiva "militarización" de la respuesta al virus y el "desfile" que realizaron en algunas ocasiones las Fuerzas Armadas. "Intervenciones en algunas comunidades autónomas han parecido más un deseo de imposición que una verdadera necesidad", ha reprochado el representante de Bildu, Jon Iñarritu.

También el de ERC, Joan Josep Nuet, ha criticado las comparecencias diarias al inicio del estado de alarma del Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el general Miguel Ángel Villarroya. "Acepto que probablemente hubiera tenido que salir yo más y no el JEMAD --ha reconocido Robles--. Probablemente".

En cualquier caso, a todos ellos les ha pedido que vayan "a lo grande de las cosas" y se queden con la percepción de que los militares han estado al lado "de los más vulnerables" durante la pandemia. "Sin preguntar quién estaba detrás sino a qué persona ayudaban", ha asegurado.

PODER MIRAR A LA CARA A LOS ENFERMOS O FAMILIARES DE FALLECIDOS

Robles ha pedido así a todos los partidos políticos que tomen la "generosidad" de los militares como ejemplo y pongan sobre la mesa todo lo que les "une" para "salir adelante". Según ha avisado, difícilmente podrán "mirar a la cara" de los familiares de los fallecidos o de los enfermos si los políticos se enzarzan en debates "que no tienen mucho sentido".

"Nosotros todos servidores públicos más allá de la ideología cada uno tenga", ha recordado subrayando la necesidad de "dar un impulso al país, reconstruir sobre la base del diálogo y la convivencia".

Para leer más