Futura revela que la aerolínea turca 'Pegasus' y la portuguesa Euro Atlantic están dispuestas a invertir en la compañía

Actualizado 09/09/2008 0:21:05 CET
Actualizado 09/09/2008 0:21:05 CET

Futura revela que la aerolínea turca 'Pegasus' y la portuguesa Euro Atlantic están dispuestas a invertir en la compañía

PALMA DE MALLORCA, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Futura, Román Pané, reveló hoy que la aerolínea turca 'Pegasus' y la portuguesa con capital iraní 'Euro Atlantic' están dispuestas a invertir en la compañía, lo que "sacaría de la miseria" a la compañía de chárter, que ha solicitado un concurso de acreedores ante la imposibilidad de afrontar la deuda corriente, debido al "incremento del precio del petróleo".

Durante la conversación que mantuvo esta tarde con más de 200 trabajadores de Futura, que se habían encerrado en la sede de la aerolínea, en Palma, a la espera de explicaciones por parte de la empresa, Pané desveló que durante esta noche, la aerolínea está intentando que vuele un carguero, algo que, a su juicio, es muy importante, ya que le convertiría en la primera compañía en volar con un concurso de acreedores.

No obstante, advirtió de que si GE Comercial Aviation Services (GECAS), propietaria de 14 de los 22 aviones de Futura, decide retirarlos esta noche, será imposible que la compañía pueda presentar un Plan de Viabilidad a Aviación Civil el próximo viernes, lo que supondría su cierre inmediato.

"Nos interesa volar para que Aviación Civil no nos quite la licencia", subrayó, al tiempo que anunció que el próximo miércoles se reunirá con representantes de las aerolíneas 'Pegasus' y 'Euro Atlantic', con el objetivo de conocer su oferta de invertir en Futura. En esta línea, dijo que una "posible solución" a los problemas financieros es la venta de Flyant, compañía aérea perteneciente a Futura, que cuenta con tres aeronaves que realizan rutas por Europa y África.

El presidente de Futura admitió que mañana no volará ningún avión de la aerolínea y aceptó todas las "responsabilidades del mundo" en caso de que se demuestre que ha habido una mala gestión en la compañía, tal y como le achacaron alguno de los 200 trabajadores que acudieron a la reunión, quienes llegaron a tachar de "nefasto" al director de Operaciones de la aerolínea.

Por otro lado, a preguntas de los trabajadores, remarcó que ninguno de los trabajadores de Futura que se encuentran en Bélgica, Turquía, Holanda e Italia "se va a quedar tirados, ya que los traeremos a todos a España" y negó también que se hayan quedado fuera de los hoteles, tras la decisión adoptada ayer por la dirección de paralizar las operaciones aéreas durante 24 horas.

ELIMINAR 600 EMPLEOS

Pané explicó a los trabajadores que la intención de la dirección de la aerolínea es eliminar 600 empleos, de los 1.211 existentes en la actualidad y de reducir su flota de aviones a la mitad, de forma que pasará de 22 a 12 en verano y mantendrá 4 en invierno.

"Mientras tengamos la licencia de explotación continuaremos vivos", sentenció el presidente de Futura, a la vez que admitió que desconoce si los trabajadores van a cobrar este mes el sueldo que deberían percibir.

Por otra parte, dijo que en ningún momento se le había ocurrido a la dirección de la compañía que los precios del combustible se iban a incrementar de tal manera en junio y, sobre todo, en julio, lo que "nos ha destrozado los resultados del verano, que son los que año tras año han compensado los de invierno que siempre son malos". "En agosto llegábamos a ganar entre 5 y 10 millones de euros y este año no hemos llegado ni a la mitad", indicó.

Finalmente, y ante la protesta de los trabajadores que se quejaban de falta de información, acordaron mantener mañana una nueva reunión con el presidente de Futura, a partir de las 11.00 horas en la sede de la aerolínea en la capital balear sin la presencia de medios de comunicación. Así, Pané resaltó que está dispuesto a mantener todos los encuentros que sean necesarios y, en esta línea, afirmó que contestará todas las llamadas telefónicas que le realicen los trabajadores para acordar un día y una hora.