Actualizado 20/02/2009 19:55:49 +00:00 CET

Gallegas.-Quintana pide disculpas a los mayores "incomodados" por su mitin y atribuye el "error" a la organización ajena al BNG

Niega que Vicepresidencia o el BNG organizasen el acto y cree que Rajoy "tiene mucho más que explicar" con el caso Correa

LA CORUÑA, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

El candidato del BNG a la Presidencia de la Xunta, Anxo Quintana, expresó hoy sus "disculpas" a los mayores que "se pudieron sentir incomodados" por el mitin que dio ayer en Oia (Pontevedra) en el marco de una excursión que había sido organizada por entidades de la tercera edad, a las cuales instó a pedir perdón por su "error" al no haber informado a los participantes de que habría un encuentro con el dirigente nacionalista.

En declaraciones a los medios en La Coruña, antes de realizar un paseo para repartir propaganda electoral, Anxo Quintana confesó que ayer, cuando llegó al encuentro de Oia, se topó con la "desagradable sorpresa" de que "una parte" del auditorio integrado por unas 600 personas mayores "sabía" que él iba a intervenir y "la otra no".

"Mal hecho por la organización", aseveró el candidato nacionalista, quien desmintió las acusaciones del PP y negó que "el BNG o la Vicepresidencia de la Xunta" hubiesen organizado el acto. "Lo hicieron las asociaciones de mayores de Pontevedra y yo acudí como invitado", explicó.

En el encuentro de ayer de Oia, más de 600 mayores presenciaron una intervención de Anxo Quintana en la que éste reclamó el voto "en libertad" de los mayores y, en concreto, para el BNG con el aval del trabajo hecho. No obstante, un grupo de personas mostraron su malestar por el acto, puesto que habían pagado una excursión a Portugal en la que el discurso del nacionalista no estaba incluido.

De hecho, el presidente de la Confederación Galega de Maiores, José Piñeiro, se encargó de explicar al finalizar la intervención que el programa diseñado se mantendría después de la comida, que estaba prevista en el mismo hotel de Oia en donde tuvo lugar el mitin.

Anxo Quintana lamentó "mucho" que "alguien se pudiese sentir incomodado por su presencia", pero subrayó que acudió "en calidad de invitado". "Y me disculpo si alguno se sintió incómodo, porque no era mi intención incomodar a nadie y supongo que los organizadores del acto darán cumplidas explicaciones a la gente que se pudo sentir incómoda", afirmó.

En este punto, se refirió a las críticas y acusaciones del PP y reprobó que el partido de la oposición "intente inventarse unos hechos que no sucedieron". "No es la primera vez que se inventan cosas para vestir de infamias y mentiras y sembrar dudas. A mí no es la primera vez que me lo hacen", remachó.

INDIGNIDAD Y SECUESTRO

Asimismo, aseguró haber escuchado al PP hablar de "indignidad y secuestro", ante lo que Quintana acusó a los 'populares' de ser "los únicos indignos que secuestran la voluntad de los ciudadanos por negar a este país un debate donde estas cosas podrían ser debatidas".

El líder del Bloque afirmó "no tener nada que ocultar" y reiteró su ofrecimiento a debatir estas acusaciones "cara a cara" con Feijóo, al que le firmará un "papel en blanco" sin condiciones para debatir estas cuestiones.

Preguntado por la coincidencia de que el presidente del PP, Mariano Rajoy, visitase hoy la misma localidad que él para censurar el mitin de ayer con mayores, Quintana replicó que el líder de la oposición "hace lo que le parece", pero "debería explicar las conexiones con el señor Correa (implicado en el caso Gürtel) y por qué éste organizó campañas".

"Eso es una buena oportunidad de transparencia y si no lo quiere hacer, que le permita al señor Feijóo debatir conmigo", recalcó. Finalmente, Quintana zanjó que "fue una equivocación de los organizadores del acto" y que "no hubo ni trampa ni cartón". "Lamento mucho que hubiese gente que no lo sabía y tenía derecho a saberlo", insistió y sentenció: "la organización debe pedir disculpas y no pasa nada más, pero desde luego el señor Rajoy tiene mucho más que explicar".

PASEO POR LA CORUÑA

Tras las declaraciones, Quintana paseó por el casco antiguo de la ciudad herculina, por donde repartió propaganda electoral y saludó a las personas que se le acercaban, sobre todo jóvenes. Otras le observaron, pero no acudieron a saludarle, y un comerciante se quejó por "no dejarse ver más" en la puerta de su establecimiento.

Los niños fueron los protagonistas del paseo del cabeza de cartel del Bloque, que repartió fundamentalmente propaganda a los jóvenes que se encontró por el camino, la mayoría de ellos sin edad para votar. También algunos le pidieron que se sacase fotos con ellos para enseñarles a sus abuelos. "¡Cuándo se lo enseñe a mi viejo...!", exclamó uno de los niños.

Quintana tomó un "café descafeinado de máquina y cortado" en un bar de la Plaza de María Pita donde pagó, con las monedas que llevaba en un bolsillo, su café y el del teniente de alcalde de la ciudad, Henrique Tello, y la ex directora del Servizo Galego de Igualdade y candidata, Ana Luísa Bouza. Tres euros en total.

Posteriormente, acudió a otro bar, tras recorrer varias calles adyacentes al Teatro Rosalía, y allí demandó un agua sin gas del tiempo y departió con sus compañeros de partido tras saludar a los presentes en el bar. Entre otros, le acompañaron el portavoz del Bloque en el Congreso, Francisco Jorquera, y el secretario de Organización del BNG, Alberte Ansede.