El Gobierno navarro trabajará con "la mirada en las víctimas, no en la violencia" para alcanzar una paz "definitiva"

Actualizado 20/10/2015 11:18:44 CET

Afea a Fernández Díaz que quiera seguir en una dinámica de vencedores y vencidos

PAMPLONA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales del Gobierno de Navarra, Ana Ollo, ha asegurado que el Ejecutivo va a trabajar con "la mirada puesta en las víctimas, no en la violencia" y ha garantizado que serán las víctimas las que "guiarán las actuaciones de un Gobierno que va a trabajar por una paz definitiva desde la memoria, justicia y reparación".

"Cada víctima será el eje de nuestro trabajo, la paz no sólo es un presente y un futuro sin violencia, queremos una paz con memoria, justicia y reparación para todas las víctimas sin excepción", ha expuesto la portavoz del Gobierno foral.

Ollo, en una comisión parlamentaria a petición de UPN, ha dado explicaciones sobre las declaraciones que realizó tras la detención en Francia de la cúpula de ETA en las que afirmó que la vía policial es "una de las vías del fin de cualquier violencia, pero no es la única".

La consejera ha querido dejar claro que la postura del Gobierno foral respecto a la banda terrorista es "clara y diáfana" y que está "lejos de la equidistancia" de la que se le "acusa de forma injustificada". "Se nos ha acusado de equiparar unas violencias con otras, este gobierno ni equipara, ni compara, ni justifica la violencia de ETA, ni ninguna otra", ha sostenido.

Según ha expuesto, es "obvio" que la vía policial y judicial es "una vía debida en un Estado de Derecho" que "en ningún momento" el Ejecutivo "ha puesto en duda", pero ha defendido que "también sería un error pensar que la ausencia de la violencia de ETA se ha alcanzado solo por la vía policial y judicial".

"Cerraríamos los ojos ante la enorme importancia que en este proceso ha tenido y está teniendo la deslegitimación de la violencia por parte de la sociedad", ha sostenido la consejera.

La consejera ha recordado que este martes se cumplen cuatro años desde que ETA anunció el cese de la violencia. "Nos hallamos ante un nuevo tiempo político, un tiempo que mire al pasado con mirada crítica y avance hacia un futuro de paz", ha dicho. "Esto requiere de un esfuerzo constructivo entre quienes ostentamos la representación de la ciudadanía, un esfuerzo para el que no valen obstáculos", ha apuntado.

En este sentido, ha insistido en que se debe "abrir y promover nuevas vías de actuación que avancen en la consecución de la paz desde la memoria, justicia y reconciliación" y ha destacado que el Gobierno ya ha empezado a trabajar en ello con la creación de una Dirección General de Paz y Convivencia.

"Es el primer fruto desde el que queremos avanzar en medidas complementarias de la que se han adoptado hasta el momento en la lucha contra la violencia", ha resaltado Ollo, para subrayar que desde el Gobierno "no habrá nunca equidistancia, sino reivindicación de la dignidad de todas las víctimas".

COLABORARÁN EN ESCLARECER LAS CAUSAS PENDIENTES

En opinión de la consejera portavoz del Gobierno, "no habrá paz y no se avanzará en la convivencia si no posibilitamos a las víctimas de ETA, de la Guerra Civil y otras violencias recuperar su dignidad personal y social". "Hace cuatro años se inició un tiempo nuevo, diferente, de esperanza para la paz, que nos lleva a centrar la perspectiva en las víctimas y no en la violencia", ha aseverado.

En este punto, ha puesto como ejemplo el caso del ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, que con sus declaraciones muestra que su posición es "seguir en una dinámica de vencedores y vencidos", una lógica que "permanece anclada en la perspectiva de la violencia", ha agregado Ollo.

"Esta será la dinámica que quieran seguir defendiendo algunos de ustedes, pero esta dinámica no es la compartida por la ciudadanía ni por muchas víctimas que cada día nos reclaman soluciones y no diálogos estériles", ha expuesto a los miembros de la comisión.

Además, ha garantizado que desde el Gobierno foral colaborarán "en la medida de sus posibilidades y competencias" en el esclarecimiento de todas las causas pendientes, "de cualquier asesinato" de ETA, y también colaborarán en esclarecer otras causas como "actos de motivación política provocados por grupos de extrema derecha o el asesinato de Mikel Zabalza".

INTERVENCIÓN DE LOS GRUPOS

En el turno de intervención de los grupos parlamentarios, Iñaki Iriarte, de UPN, ha afirmado que no le ha "tranquilizado" la intervención de al consejera. Ha señalado que no cuestiona que el Gobierno foral "rechace la violencia de ETA", pero ha remarcado que "una política de verdadera empatía exige compartir con las víctimas el alivio que supone para su dolor las detenciones" de los miembros de la banda.

Por parte de Geroa Bai, María Solana ha contestado a UPN que ella tampoco ha visto "satisfacción" porque "hayamos avanzado de forma clara que hoy exista una Dirección General de Paz y Convivencia", lo que ha sido "un avance democrático". "Este Parlamento se tiene que felicitar por eso", ha sostenido.

En representación de EH Bildu, Bakartxo Ruiz ha opinado que "se podían haber esperado más pasos por parte del Estado" y que las últimas detenciones "hay que entenderlas en ese contexto, en un contexto de inmovilismo político". "No hay ningún conflicto político que se haya solucionado solo por las vías policiales", ha agregado.

Desde Podemos, Eduardo Santos ha señalado que se "alegra" de que "una persona a través de los mecanismos del Estado se le pueda recomponer y que pueda saber qué es lo que pasó", pero ha señalado que por otra parte no se puede "alegrar" de que "una persona esté 40 años en prisión".

La socialista Inma Jurío, por su parte, ha afirmado que su partido se congratula de la creación de la Dirección General de Paz y Convivencia, ha elogiado el trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en su lucha contra ETA y ha reivindicado que "para el reconocimiento de las víctimas es necesaria la justicia".

Asimismo, Ana Beltrán, del PPN, ha reprochado al Gobierno foral que "quiera poner a todas las víctimas en el mismo nivel" y que "se haya reunido con un colectivo de víctimas de la Guerra Civil, pero no de ETA". "Hay una clara diferenciación y un claro sectarismo para tender la balanza a un lado y a otro", ha opinado.

Finalmente, José Miguel Nuin, de Izquierda-Ezkerra, ha defendido que "las víctimas de ETA tienen derecho a la memoria, justicia y reparación, como todas las víctimas de una violencia injusta", y que eso "no es equiparar víctimas y verdugos, sino dar a todas las víctimas el tratamiento que se merecen".

Para leer más