Actualizado 29/07/2012 16:56 CET

Homenaje a los dos guardias civiles asesinados por ETA en julio de 2009

PALMA DE MALLORCA, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de un centenar de personas ha homenajeado este domingo en la Plaza de Cort de Palma a todas víctimas del terrorismo, especialmente a los guardias civiles asesinados por ETA en julio de 2009 en Calvià, Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salvà, así como al piloto mallorquín Toni Planas, asesinado en Kabul en junio del pasado año.

Durante el acto, que ha estado organizado por la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas, los familiares de las víctimas se han mostrado críticos con la ausencia de algunos políticos. En este sentido, Antonio Salvà, padre de Diego Salvà, ha considerado que las familias de las víctimas son "la piedra en el zapato de los políticos" y ha considerado que éstos "prefieren mirar hacia otro lado".

Por su parte, la mujer del piloto Toni Planas, Manuela Cañadas, también ha reprochado la ausencia de algunos políticos y, asimismo, ha mostrado su "indignación" ante el trato dado por el Gobierno central a su familia tras la muerte de su marido.

Asimismo, Antonio Salvà, quien ha agradecido el apoyo recibido a los responsables políticos que había cuando se produjo el asesinato de su hijo, ha lamentado que el "victimódromo siga en aumento" año tras año.

Además, ha opinado que los familiares de las víctimas reciben "la bala de ETA" tres veces, la primera de ellas con el asesinato, la segunda con el "olvido" de las víctimas y el hecho de que éstas se conviertan en la "piedra en el zapato" de los políticos y, finalmente, con el odio.

"PEDIMOS JUSTICIA"

En este último sentido ha indicado que los políticos tienen la obligación de ayudar a los familiares acudiendo a actos como el que ha tenido lugar este domingo. "No pedimos venganza, pedimos justicia".

"Estamos hartos de políticos que tienen dos caras" ha dicho Salvà, quien ha reprochado al alcalde de Palma, Mateo Isern, que no haya ofrecido los medios adecuados para llevar a cabo este acto de homenaje y no hayan podido contar con un micrófono.

Por su parte, el conseller de Turismo y Deportes, quien fuera alcalde de Calvià en el momento del atentado de los dos guardias civiles, ha dicho que fue "el día más duro" de su vida, y, por otra parte, ha asegurado que las víctimas "seguirán muy presentes y nunca les olvidaremos".

También se han dirigido a los asistentes la directora de la Dirección General de Atención a las Víctimas del Terrorismo del Ministerio de Interior, Sonia Ramos, y el comisionado del Lehendakari para la Convivencia y Memoria de las Víctimas del Terrorismo del País Vasco, Jesús Loza.

Además, en el acto había diferentes autoridades políticas de la isla como el exdelegado del Gobierno, José María Rodríguez; la presidenta del IMAS, Catalina Cirer; la exalcaldesa de Palma, Aina Calvo; o diferentes regidores de Cort.

Tras los parlamentos los asistentes han ido depositando, en símbolo de homenaje a las víctimas, claveles blancos a los pies del olivo que hay en plaza palmesana.