Publicado 30/11/2021 19:45CET

Interior mantiene en estudio su reforma legal para sancionar los 'ongi etorri' tras el informe de la directiva europea

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en un acto en Chinchon (Madrid)
La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en un acto en Chinchon (Madrid) - Isabel Infantes - Europa Press

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio del Interior mantiene en estudio su reforma de la Ley 29/2011 de Reconocimiento y Protección Integral a las Víctimas del Terrorismo para impulsar un cambio legal que permita sancionar con multas los recibimientos a presos de ETA, los conocidos como 'ongi etorri'. Para ello, está analizando el informe publicado la semana pasada por la Comisión Europea referente a la directiva europea 2017/541 sobre terrorismo.

Según explican a Europa Press fuentes del Ministerio del Interior, la reforma de la ley "está en marcha", aunque hasta ahora estaba parada a la espera del informe de la Comisión Europea sobre la evaluación de la Directiva 2017/541, relativa a la lucha contra el terrorismo. Dicho informe se remitió al departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska la semana pasada.

Recibida esa evaluación, desde el Ministerio del Interior se está ahora estudiando si afecta al contenido del proyecto de reforma, para tenerlo en cuenta. Las citadas fuentes subrayan que, en lo que se refiere a los 'ongi etorris', el cambio legal no pretende sustituir a la vía penal, "sino mejorar las posibilidades sancionadoras en la vía administrativa".

La decisión que se adopte llegará después de que este lunes el colectivo de presos de ETA anunciara que, en adelante, renuncia a realizar este tipo de homenajes públicos.

Sobre todo desde septiembre, con la marcha convocada a favor de presos de ETA como Henri Parot, Grande-Marlaska ha explicado en varias ocasiones en sede parlamentaria que el proyecto de reforma estaba avanzado y que su compromiso era aprobar un nuevo régimen sancionador por la 'vía administrativa' para luchar contra los homenajes a presos etarras.

La medida busca dar una respuesta al escaso recorrido penal para frenar los 'ongi etorris'. Interior venía diciendo, por tanto, que lo que quería es conocer primero el informe de la Unión Europea para lo que pudiera afectar al delito de enaltecimiento, ya que, según Grande-Marlaska, se pretende evitar "disfunciones" a la hora de luchar contra este tipo de "ofensas".

EVALUACIÓN POSITIVA DE LA DIRECTIVA EUROPEA

En dicho informe europeo, consultado por Europa Press, se hace una valoración positiva de la directiva contra el terrorismo, aunque se menciona que hay aspectos que limitan su buen funcionamiento.

Se cita, por ejemplo, que "varios jueces y autoridades nacionales señalaron dificultades a la hora de demostrar la intención terrorista", subrayando que "la mayoría de los problemas están relacionados con la recogida de pruebas, especialmente cuando se encuentran situadas fuera del territorio nacional".

El informe europeo menciona, además, la dificultad para calificar la violencia de extrema de derecha como acto terrorista. El principal problema, según este documento, es que muchas veces es complicado probar la intención terrorista de una acción llevada a cabo por un grupo de extrema derecha o un 'lobo solitario', atendiendo al "contexto de diversidad de ideologías y líneas borrosas entre movimiento".

BUENA NOTICIA QUE LLEGA TARDE

Este martes, el ministro Grande-Marlaska ha valorado como una "buena noticia" que los presos de ETA hayan comunicado que renunciarán a los homenajes públicos para sus excarcelados, un anuncio que considera que "llega tarde" y fruto del trabajo de las víctimas.

"Podrían haberlo hecho mucho antes y muchas víctimas se hubieran ahorrado sufrimiento", ha señalado, calificando de "brindis al sol" la propuesta de ley que hoy llevaba al Congreso Ciudadanos (Cs) para buscar la prohibición de los 'ongi etorri', una iniciativa que fue planteada antes del anuncio de ayer del colectivo de presos etarras EPPK.

El titular del Interior ha comentado que estos actos eran "lo menos digno de una sociedad que pueda calificarse como democrática". "Para los 'ongi etorri' u otras conductas que puedan ser enaltecimiento del terrorismo o humillación de las víctimas tenemos el marco normativo en el Código Penal, en el artículo 578", ha señalado.

Según Grande-Marlaska, "no se protege más a las víctimas dando brindis al sol o instrumentalizándolas". "Se las protege dignificando su trabajo, su papel como referente y siendo su verdad la que construya el relato de lo que fue la historia irracional de la organización terrorista ETA, vencida por el Estado de derecho", ha concluido.