El juez envía a prisión al yihadista detenido en Vitoria por adiestramiento, colaboración y financiación del terrorismo

Publicado 19/12/2018 15:21:59CET

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha ordenado este miércoles prisión provisional para el hombre de 36 años detenido el pasado lunes en Vitoria por sus presuntos vínculos con el Estado Islámico (también denominado DAESH), según han informado fuentes jurídicas.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 2 ha enviado a la cárcel al sospechoso por los supuestos delitos de adiestramiento, colaboración con organización terrorista y financiación del terrorismo, ya que, como presidente de una asociación cultural, extendía consignas yihadistas y destinaba ayudas sociales para el retorno de terroristas y ayudar a los que continúan en Siria.

Fuentes jurídicas han explicado a Europa Press que durante la declaración ante el magistrado, el detenido ha negado todos los hechos y ha asegurado que no tiene níngún vínculo con el Estado Islámico y que no comparte sus consignas. A pesar de ello, la Fiscalía ha solicitado su ingreso en prisión provisional y Moreno lo ha atendido.

Agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional arrestaron el pasado lunes a I.Z., de 36 años y nacionalidad argelina. Según el Ministerio del Interior, el sospechoso utilizaba su posición como presidente de la Asociación Cultural para la Orientación y el Desarrollo de la Comunidad Argelina en Euskadi para lograr mayor influencia entre la comunidad islámica y destinar los recursos económicos que obtenía al retorno de yihadistas y a ayudar a quienes siguen en Siria.

En concreto, los investigadores consideran que pretendía emplear parte de las ayudas sociales que recibía en formar a una persona en el manejo de herramientas 'on line' para propagar las consignas del Estado Islámico. Además, alardeaba en su círculo más cercano de su autoformación en la confección de artefactos explosivos caseros y manifestaba que "hacer una bomba es muy fácil, no tiene importancia".

I.Z. amenazó con un arma blanca a los agentes policiales que le identificaban al grito de "voy a matar policías" y en otra ocasión agredió a una pareja de policías, siendo detenido por atentado a la autoridad. La investigación ha contado con la colaboración del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y Europol.

Entre los proyectos del sospechoso estaba crear una escuela para adoctrinar desde la infancia a los niños musulmanes que acudiesen a ella. Las investigaciones realizadas indican que adoctrinó a través de redes sociales a una persona que de manera sistemática enviaba material audiovisual al objeto de inocular en ella el pensamiento de hacer la yihad.

El detenido recibía ayudas económicas por desempleo mientras obtenía recursos de un negocio propio encubierto de venta por internet. En su labor de alienación remota, las pesquisas policiales indican que su intención era destinar estas ayudas sociales al mantenimiento de adoctrinados que después apoyarían su idea de reconstruir el caído califato del Estado Islámico.