Manifestación (Ampliación).- Decenas de miles de personas piden en Pamplona que Navarra "no sea moneda de cambio"

Actualizado 17/03/2007 22:29:33 CET

PAMPLONA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

Miles de personas, 103.000 según el Gobierno de Navarra y 75.000 según la Delegación del Gobierno, participaron esta tarde en Pamplona en la manifestación convocada por el Ejecutivo foral, en la que expresaron su apoyo al Amejoramiento del Fuero y rechazaron una posible negociación entre la banda terrorista ETA y el Gobierno central sobre el futuro de Navarra.

La marcha partió pasadas las 17 horas de la Plaza de Azuelo, hasta donde se desplazaron miles de personas portando banderas de Navarra y de España y que se fueron colocando tras la pancarta que encabezó la manifestación, portada por el presidente del Gobierno, Miguel Sanz, y todo su gabinete, en la que se pudo leer 'Fuero y libertad. Navarra no es negociable'. Les precedió una gran bandera de Navarra que portaron una decena de ciudadanos anónimos.

La pancarta fue portada también por el presidente del Parlamento de Navarra, Rafael Gurrea, y la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina. En tercera fila marcharon el presidente del PP, Mariano Rajoy, acompañado de los dirigentes de su cúpula, entre ellos, el secretario general del PP, Ángel Acebes; el portavoz en el Congreso, Eduardo Zaplana; y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. También participó el eurodiputado del PP Jaime Mayor Oreja y, como ya estaba previsto, la presidenta del PP en el País Vasco, María San Gil, y el presidente de La Rioja, Pedro Sanz.

La manifestación coincidió en el tiempo con otra convocada en Pamplona por el sindicato LAB por la autodeterminación, aunque no hubo incidentes.

El jefe del Ejecutivo navarro, Miguel Sanz, se mostró minutos antes del comienzo de la marcha "muy contento por la afluencia masiva de ciudadanos" y declaró que "cuando las cuestiones llegan al corazón la gente acaba movilizándose".

Sobre las palabras pronunciadas ayer por la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en el sentido de "Navarra no es negociable", Sanz sostuvo hoy que "son buenas palabras, pero inoportunas y fuera de lugar, porque no son nada clarificadoras".

Por su parte, Eduardo Zaplana señaló que "existe un grado de preocupación en Navarra y en el resto de España", por lo que "yo aconsejaría que aplicando la doctrina del socialismo de hace unos años se dieran cuenta de lo que piensa la sociedad española". "Navarra no debe estar en juego, por ello estamos aquí", indicó a los periodistas.

Numerosos manifestantes portaron carteles en los que se podía leer 'Nunca más negociación con ETA', 'Con Navarra no se negocia', 'Navarra no se negocia', 'Viva Navarra foral y española' o 'España se merece otro presidente', y se pudieron escuchar gritos como 'Navarra. Unida. Jamás será vencida', 'Zapatero, atiende, Navarra no se vende' o 'Navarra es España'. También se vieron fotos de víctimas del terrorismo y algunos manifestantes pidieron la dimisión de Zapatero.

Muchos de los participantes en la marcha llegaron a Pamplona en autobuses fletados por el Partido Popular al menos desde Asturias, Aragón, País Vasco y Cantabria. En la megafonía de la manifestación sonaron varias jotas navarras y la canción 'Libertad sin ira'.

La marcha discurrió sin incidentes y, como estaba previsto, finalizó frente al Monumento a los Fueros, donde Miguel Sanz leyó un manifiesto, en el que fue interrumpido en varias ocasiones.

En su intervención exigió a José Luis Rodríguez Zapatero que diga que "el Partido Socialista de Navarra no pactará con partidos nacionalistas soberanistas que no respetan el régimen institucional de Navarra y cuyo objetivo es que Navarra se integre en la Comunidad Autónoma Vasca como la cuarta provincia".

Ante las miles de personas congregadas en el Paseo de Sarasate, afirmó que "no ha cambiado nada o muy poco" después de que Zapatero asegurara que "Navarra será lo que decidan los navarros dentro de la Constitución", y advirtió de que quiere "oír claramente" que no habrá un pacto postelectoral entre nacionalistas y socialistas.

Defendió que los manifestantes salieron hoy a la calle "para decir al Gobierno de España que queremos garantías de que Navarra será siempre una línea infranqueable en el proceso de negociación con ETA-Batasuna" y advirtió de que "Navarra en estos momentos es la pieza clave en la futura negociación con ETA y puede ser la pieza fundamental del futuro modelo territorial de España".

Tras la lectura del comunicado, en un estrado colocado junto al Monumento a los Fueros y al que subieron todos los consejeros, los presentes entonaron el Himno de Navarra. Minutos después, Miguel Sanz, junto con Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre y Pedro Sanz, entre otros, se dirigió a los jardines del Palacio de Navarra, donde hicieron declaraciones.

"SOBREPASADAS" LAS PREVISIONES

En su intervención, Sanz se mostró "plenamente satisfecho" por haber visto "sobrepasadas con creces las expectativas y las previsiones de asistencia que teníamos". Indicó que ha sido la mayor manifestación en cuanto a asistencia que se ha celebrado en Pamplona a lo largo de su historia.

Sanz señaló que los ciudadanos que se han desplazado a Pamplona lo han hecho para transmitir "que los navarros estamos satisfechos con nuestro régimen foral, que queremos ejercer nuestra libertad sin presiones ni chantajes y que queremos que como nunca Navarra ha sido el problema para la existencia del terrorismo en nuestro país, tampoco debe ser la solución".

Por ello, dijo, "los navarros no admitimos ni admitiremos que Navarra sea moneda de cambio en cualquier proceso de negociación que abierto o por abrir que pueda iniciarse para acabar con el terrorismo".

"Queremos que el Gobierno de España tome nota y diga con claridad que para seguir en el proceso de negociación no debe asumirse reivindicaciones que vienen realizándose por ETA y Batasuna sobre Navarra", apuntó. Y a Batasuna y a la banda terrorista "debe decirles con claridad que sin Navarra, nada de nada".

Por su parte, Juan Cruz Alli, presidente de CDN, indicó que con este acto se ha demostrado "que el pueblo de Navarra y los ciudadanos de otras comunidades apoyan a Navarra como comunidad diferenciada, en el marcho de los derechos históricos que nos reconoce la Constitución Española adoptados a través del Amejoramiento del Fuero".

"No aceptamos ni la instrumentalización de nuestros derechos ni mucho menos la coacción que supone la violencia, algo que deben aprender aquellos que tienen aspiraciones de incorporar Navarra a su proyecto político", apuntó.

Por su parte, el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, destacó que "una vez más muchísima gente, más que nunca, se ha manifestado en la calle ejerciendo un derecho democrático que está plasmado en la Constitución española, unos principios y una legalidad y para que no se utilice a Navarra como moneda de cambio".

Rajoy se mostró "enormemente orgulloso" por ver "cómo hay gente que defiende principios, valores y sentimientos con el corazón", algo que resulta "enormemente reconfortante, porque demuestra que éste es un país que no está dispuesto a pasar por según qué cosas".

El presidente del PP manifestó que España "es un país con valores, y quiere seguir teniendo referencia de valores, gentes con sentimientos, con creencias y a los que no les gusta que se rían de ellos ni que les tomen el pelo". "Me gustaría que algunos, si son capaces, tomaran buena nota", concluyó.