21 de febrero de 2020
 

Marlaska decreta la apertura de juicio oral para los autores de la caricatura de los Príncipes publicada por 'El Jueves'

Actualizado 30/08/2007 15:32:59 CET

MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska ha decretado la apertura de juicio oral para el dibujante Guillermo Torres y el guionista Manel Fontdevila, autores de la caricatura de los Príncipes de Asturias que motivó el secuestro el pasado 20 de julio de la revista satírica 'El Jueves' por un presunto delito de injurias a la Corona y menoscabo de su prestigio, informaron fuentes jurídicas.

Grande-Marlaska dictó hoy un auto de apertura de juicio oral en sustitución del magistrado Juan del Olmo, que se encuentra de vacaciones, y que fue el encargado de interrogar el pasado 25 de julio a los dos dibujantes. Del Olmo decidió entonces no adoptar ninguna medida cautelar contra ellos, dando por cerrada la investigación y solicitando a la Fiscalía de la Audiencia Nacional que comunicara si quería continuar con las acusaciones contra los trabajadores de la publicación humorística.

Así, Torres y Fontdevila tendrán que comparecer ante el Juzgado de lo Penal de la Audiencia Nacional en una fecha que se conocerá próximamente. El fiscal Miguel Angel Carballo pidió al juez que incoara procedimiento abreviado contra ambos para poder juzgarles por injuriar al sucesor de la Corona o utilizar su imagen con el fin de desprestigiarla, lo que está castigado sólo con penas de multa, según constaba en el escrito fiscal.

EL DELITO DE INJURIAS TIENE PENA DE MULTA

La Fiscalía acusa a los dibujantes por los delitos previstos en los párrafos 1 y 2 del artículo 491 del Código Penal. Ambos llevan aparejados penas de multa a pagar diariamente por un periodo de 4 a 20 meses y de 6 a 24 meses, respectivamente, por injuriar al sucesor de la Corona o utilizar su imagen con el fin de desprestigiarla. Fuentes fiscales precisaron que el montante final de la multa será establecido por el juez en sentencia.

De este modo, la acusación pública renuncia a la posibilidad de solicitar para los humoristas penas de hasta dos años de prisión previstas en el artículo 390.3, que figuraba como indiciariamente cometido en el escrito de denuncia que dio origen a estas actuaciones. La diferencia entre las dos acusaciones depende de si la injuria se comete contra el Rey o sus herederos en el ejercicio de sus funciones institucionales o fuera de ellas, como es el caso.

DECLARACIÓN DE LOS DIBUJANTES.

Guillermo y Manel Fontdevila declararon en su comparecencia ante Del Olmo en julio que nunca tuvieron la intención de ofender y que eligieron a esta pareja por considerarla "representativa de la sociedad española".

Su objetivo era hacer un chiste sobre la ayuda la ayuda de 2.500 euros por hijo prometida por el Gobierno y con el hecho de que ésta pueda cobrarse por cualquier persona con independencia de que la necesite o no.

Guillermo y Fontdevilla coincidieron en calificar de "aséptico y burocrático" el interrogatorio de Del Olmo, que apenas duró diez minutos con cada uno de ellos, aunque la necesidad de revisar las declaraciones extendió hasta las dos horas este trámite judicial. Explicaron que su intervención se limitó a explicar al magistrado "cómo se hace un chiste" y en negar cualquier intención de ofender a nadie .

Así, reconocieron que la pareja caricaturizada era la formada por el Príncipe y Letizia Ortiz, que fue elegida sin valorar más opciones por considerarla "representativa" de la sociedad española. "Nosotros trabajamos haciendo dibujos y el juez haciendo de juez, y entre todos levantamos España", comentó Fontdevila, en tono jocoso.

SECUESTRO DE LA PUBLICACIÓN.

El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo ordenó el pasado 20 de julio el secuestro del último número de la revista satírica "El Jueves" en cuya portada aparecía una caricatura de los Príncipes de Asturias en una situación que la Fiscalía denunció como constitutiva de un delito de injurias a la Corona, al considerar que se les representa "en actitud claramente denigrante y objetivamente infamante".

Carballo solicitó entonces, además del secuestro, que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado retiraran los ejemplares de la revista de los puntos de venta y distribución y que se pidiera al director de la publicación que identificara a los autores del dibujo.

En los razonamientos jurídicos de su auto, el juez explicaba que la Audiencia Nacional era competente para investigar los delitos antes reseñados, que protegen al Rey y a otros miembros de la Corona tanto en el ejercicio de sus funciones como fuera de ese ejercicio, de las injurias y de la utilización de su imagen en cualquier forma "que pueda dañar el prestigio de la Corona".