Marlaska rehuye las preguntas de la prensa en sendos actos en Portugal y Pontevedra tras la polémica por el Orgullo

Publicado 08/07/2019 14:56:45CET
El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, y el ministro de Administración Interna de Portugal, Eduardo Cabrita, durante la reunión mantenida este lunes en Valença (Portugal)
El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, y el ministro de Administración Interna de Portugal, Eduardo Cabrita, durante la reunión mantenida este lunes en Valença (Portugal)EUROPA PRESS

Caballero le traslada su apoyo frente a la "campaña de manipulación por parte de las derechas" en una reunión no convocada a medios

VALENÇA/PONTEVEDRA, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha evitado este lunes las preguntas de los periodistas en sendos actos que habían sido convocados en Valença (Portugal) y en Poio (Pontevedra), en plena polémica por lo ocurrido el pasado sábado en el desfile del Día del Orgullo LGTBI en Madrid, lo que ha originado que Ciudadanos haya pedido su dimisión, así como Vox y el PP.

Grande-Marlaska había convocado a los medios de comunicación en la localidad portuguesa de Valença, a las 11,00 hora española, a una reunión con su homólogo portugués, Eduardo Cabrita, y a las 13,15 horas en la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra.

Según la convocatoria de Interior, el objeto de la reunión era "reforzar la cooperación en asuntos de Interior". Se había avanzado que los ministros abordarían asuntos como la prevención ante los incendios, la colaboración en materia de Protección Civil, la cooperación policial o la lucha conjunta contra el terrorismo.

En la primera de las convocatorias, en Valença, Grande-Marlaska se ha reunido con el ministro de Administración Interna de Portugal para inaugurar la interconexión entre los sistemas de vigilancia de ambos países en la zona transfronteriza marítima del norte y, de este modo, luchar contra el tráfico ilícito en el área y salvar la vida de los migrantes que la atraviesen.

Aunque los medios de comunicación le preguntaron a Grande-Marlaska por las declaraciones de los integrantes de Ciudadanos, Vox y el PP, el ministro no se ha dirigido en ningún momento a los comunicadores, sino que accedió directamente al interior del edificio.

Posteriormente, se ha permitido a los medios gráficos acceder a la sala en la que se producía la reunión entre Grande-Marlaska y Cabrita para tomar imágenes del encuentro durante unos diez minutos, tras los que debieron abandonarla.

Aunque los medios se han situado frente al edificio con el objetivo de obtener declaraciones de los mandatarios al término del encuentro, miembros del gabinete de prensa informaron a los periodistas de que no se producirían ni en relación a la polémica generada con Ciudadanos ni sobre la reunión mantenida con el ministro portugués. Así, la información sobre el proyecto fue canalizada de viva voz por miembros del gabinete del Interior, así como mediante una nota de prensa.

Pasadas las 12,30 horas, Grande-Marlaska abandonó el edificio del Destacamento Territorial de Valença para dirigirse a un automóvil oficial que lo esperaba para trasladarlo a Pontevedra, donde tuvo lugar otro acto relacionado con la cooperación internacional.

Pese a que los medios le preguntaron si estaba dispuesto a dimitir, como han solicitado Ciudadanos, PP y Vox, y qué opinión le merecían las declaraciones de la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, que aludió a un retraso de la intervención de la Policía Nacional durante el desfile de este fin de semana, el ministro no se ha dirigido en ningún momento a los periodistas y se ha limitado a abandonar la zona en el vehículo oficial.

Sobre las 13,40 horas, el ministro en funciones de Interior llegó a la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra para asistir a una demostración operativa con motivo de la inauguración de la interconexión de los sistemas de vigilancia fronteriza SIVE (Sistema Integral de Vigilancia Exterior) y SIVICC (Sistema Integrado de Vigilância, Comando e Controlo) en la frontera norte entre España y Portugal.

En el exterior del recinto lo esperaba una pequeña protesta de Jusapol (Justicia Salarial Policial). Grande-Marlaska entró en la comandancia por una puerta diferente a la de los medios de comunicación, con lo que en esta ocasión fue imposible plantearle preguntas, pero los periodistas ya habían sido advertidos de antemano que el ministro no haría declaraciones ni siquiera sobre el funcionamiento de los sistemas de vigilancia fronteriza.

APOYO DE LOS SOCIALISTAS GALLEGOS

Previamente, el secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero, publicó en su cuenta personal de Twitter que había mantenido una reunión con el ministro Grande-Marlaska en el municipio pontevedrés de Tui, cerca de la frontera con Portugal.

A este encuentro, al cual no habían sido convocados los medios de comunicación, acudieron la subdelegada del Goberno en Pontevedra, Maica Larriba, y el alcalde de Tui, Enrique Cabaleiro, quien volvió a la Alcaldía tras las municipales de mayo, 19 meses después de que una moción de censura le sacaran el bastón de mando.

En su tweet, Gonzalo Caballero traslada su apoyo "y el de todos los socialistas de Galicia" al ministro Grande-Marlaska, "quien está siendo objeto de una campaña de manipulación por parte de las derechas".

Contador