La Organización Europea de Asociaciones Militares cree "insuficiente" la Ley de Derechos y Deberes

Actualizado 04/10/2010 23:03:20 CET

EUROMIL defiende que las asociaciones militares puedan elegir a sus representantes y que detalle sus competencias

MADRID, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Organización Europea EUROMIL, Enmanuel Jacob, ha considerado que el proyecto de ley de Derechos y Deberes de los militares en España es "un buen punto de partida" aunque "insuficiente" para garantizar plenamente los derechos de reunión, asociación y representación en el Ejército y aboga porque "las asociaciones puedan ellas mismas nombrar a sus representantes" y pide que se detallen "de lo que pueden hablar y de lo que no pueden hablar en el futuro" con el Gobierno.

"Lo que falta en el documento que está hoy encima de la mesa es cómo las asociaciones pueden convertirse realmente en asociaciones representativas. Lo que es muy importante, en este caso, es que las asociaciones puedan ellas mismas nombrar a sus representantes. Lo que hemos oído es que los representantes serán nombrados por las Fuerzas Armadas. Esto no es la manera de trabajar para representar a la gente", ha explicado Jacob, en declaraciones a los medios tras participar en el Foro EUROMIL, celebrado en el hotel Westin Palace de Madrid.

El presidente de EUROMIL, asociación que agrupa a más de 50 asociaciones militares en toda Europa, ha subrayado la importancia de que las asociaciones representativas militares en España sean "aceptadas y reconocidas" para poder "hablar en nombre del militar individual y a nivel colectivo para todo el personal militar", como ya "ocurre en la mayoría de los países" europeos. "Es algo que nos gustaría que se aplicara en Francia, Italia y en este caso en España", ha apostillado.

Jacob ha defendido que este tipo de asociaciones militares deben poder constituirse como "sindicatos o una asociación militar" y que "lo importante es que tengan capacidad para trabajar", es decir, que si bien "todos" los militares aceptan no poder hablar de "cuestiones operativas" como el despliegue de tropas en un país determinado por tratarse de "una decisión política", las asociaciones militares sí deben poder abordar cuestiones como "sus condiciones de trabajo, vivienda, cobertura sanitaria, alimentación, vestimenta y equipos", así como "el derecho de los soldados, las obligaciones, su sistema de disciplina, el sistema profesional" o su sistema de pensiones y suelo en el caso de ocupar un destino exterior.

El presidente de EUROMIL ha defendido que los motivos por los que países como Francia, España, Italia y Reino Unido "no conceden el derecho de asociación al personal militar" en su opinión "no están muy claros".

"Probablemente es que en estos países, tanto los políticos como los líderes militares, creen que hay una falta de jerarquía y disciplina cuando existen sindicatos y organizaciones militares. En los países nórdicos, en Bélgica, Países Bajos, Alemania, Irlanda, incluso en Portugal hoy en día, vemos sin embargo un sistema que funciona con sindicatos militares o organizaciones militares", ha explicado Jacob.

Jacob, que ha explicado a los diputados de Defensa en el Congreso "ejemplos de cómo organizar" el derecho de asociación para los militares, ha reconocido que "no hay un sistema mejor" que otro, sino que "depende de la cultura del país, de la manera en que se vertebra el diálogo social".

El presidente de EUROMIL ha explicado también que, en el caso de Países Bajos y Bélgica, el Ministerio de Defensa "discute" con las asociaciones militares los proyectos de ley antes de firmar "un documento político, un protocolo" en el que se deja claro lo que ambas partes quieren hacer. "En Bélgica y Países Bajos cuando se negocia en Parlamento una ley se necesita este protocolo o se rechaza discutirlo en el Parlamento. Este es el sistema en la mayoría de nuestros países", ha explicado.

RECLAMACIONES DE LOS MILITARES

El secretario general de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), Mariano Casado, ha instado a la ministra de Defensa, Carme Chacón, a hacer "una reflexión profunda" y garantice la selección de los representaste de las organizaciones militares mediante "un proceso electoral".

"No conocemos otro sistema que tenga mayor capacidad de medir la legitimidad y la representatividad que un proceso electoral", ha asegurado en declaraciones a la prensa en las que ha vuelto a justificar la manifestación convocada por AUME el próximo 16 de octubre para reclamar "derechos plenos" para los militares.

Tras reclamar que el Gobierno homologue "el régimen y derechos y libertades" que hay en el resto de países europeos, la AUME también solicita que se garanticen facultades y competencias "suficientemente importantes y bien reguladas" para garantizar que el Consejo de Personal, que presidirá el titular de la Subsecretaría de Defensa, en la actualidad María Victoria San José, y que será el órgano en que estén directamente representadas las asociaciones, sea "útil".

"Si el único cauce es el Consejo de Personal, si no tiene competencias, no está legitimado, no tiene representatividad y dentro del Consejo no puedes hablar con libertad, no puedes utilizar la libertad de expresión y no puedes reunirte en los cuarteles, la situación es peor que la que tenemos actualmente", ha denunciado Casado.

DERECHOS REGULADOS DESDE LA AMBIGÜEDAD

El secretario general de AUME ha lamentado que, con el proyecto de ley de Derechos y Deberes actualmente en tramitación, "las asociaciones no podrían relacionarse con su entorno en nombre de un número importante de personas", mientras que "derechos fundamentales" como el de reunión, asociación, asociación en su conjunto o el de la libertad de expresión están regulados en el proyecto de ley "desde la absoluta ambigüedad" porque "todo depende de la neutralidad política y de la neutralidad sindical".

"En la vida interna de las asociaciones deberá salvaguardarse el código de comportamiento de los militares, es decir, que tendrán que funcionar bajo los criterios de jerarquía, de subordinación. Es incompatible el funcionamiento democrático de las asociaciones con el Código de Conducta de las Fuerzas Armadas que se basa sobre la jerarquía y la subordinación, planteamientos absolutamente contrarios a la democracia interna", ha concluido Casado.

AUME BARAJA IMPUGNAR EL IPEC

Por otra parte, Casado ha adelantado a Europa Press que AUME baraja impugnar la orden ministerial que regula el Informe de Calificación Personal previsto en la Ley de Carrera Militar para evaluar a los candidatos que busquen un ascenso al considerar que con el modelo actual ni prima "la capacidad" ni "sobre todo la igualdad" a la hora de aprobar ascensos.

El presidente de AUME, Jorge Bravo, ha insistido en que "la gran problemática" detrás de la ley para la "mayoría" de los militares es la escasa perspectiva de "promoción interna" de los suboficiales, incluido "el ascenso dentro de la propia escala" y ha considerado que el Gobierno ha reservado "muy pocas" plazas para ellos.

En este sentido, Bravo ha denunciado la situación de 4.000 suboficiales del Ejército "que tenían que haber ascendido y sin ninguna transitoriedad, se les ha dejado en la estacada, y a día de hoy no saben si van a ascender o no", incluso pese a haber cumplido ya los tres ciclos de evaluación permitidos.