Ortuzar espera que la reunión PSOE-Podemos "marque un punto de inflexión" porque, si no, "lo que vendría sería peor"

Publicado 05/09/2019 11:28:52CET
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, mantiene una reunión con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar y el portavoz del PNV en el Congreso en la sede del PSOE de Ferraz.
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, mantiene una reunión con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar y el portavoz del PNV en el Congreso en la sede del PSOE de Ferraz.Jesús Hellín - Europa Press

Cree que "la realidad está más cerca de las elecciones" y lamenta que ambos partidos piensan que "es el otro el que tiene que ceder"

BILBAO, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha esperado que el encuentro que este jueves tienen previsto mantener las delegaciones de PSOE y Unidas Podemos "marque un punto de inflexión" porque, si continúan con la misma forma de negociar, "esto va al colapso". En este sentido, ha lamentado que, en este momento, "la realidad está más cerca de las elecciones" que de una investidura y ha pedido "un poco de cordura" porque, si no, "lo que vendría sería mucho peor".

En una entrevista concedida a la Cadena Ser, recogida por Europa Press, el dirigente jeltzale ha admitido que su "deseo" es que se estuviera "más cerca de una investidura" que de la repetición de los comicios, pero, a su entender, "la realidad está más cerca de unas elecciones".

Por ello, ha esperado que la reunión de este jueves "marque ese punto de inflexión". A su entender, "hay tiempo y una oportunidad", pero "ambas partes piensan que es el otro el que tiene que ceder". "Un poquito de autocrítica no vendría mal", ha advertido.

En este sentido, ha esperado que "haya un último intento y un poco de cordura" porque, según ha afirmado, "lo que vendría, si no, sería mucho peor". "No creo que nadie crea que unas elecciones van a arreglar esto", ha apuntado el dirigente jeltzale, que ha opinado que "nadie va a facilitar la investidura que no seamos los que le llevamos a La Moncloa" a Pedro Sánchez y, por ello, no ve "razonable pedir que haga un gesto" a la derecha.

Según ha indicado, "todos debemos querer que haya un gobierno cuanto antes", teniendo en cuenta la situación internacional "muy delicada" y las posibilidades de que llegue una nueva recesión, y que "no podemos estar otros seis meses". "Creo que con un poco de madurez política se debería arreglar", ha señalado.

No obstante, ha dicho tener "la sensación" de que tanto Pedro Sánchez como Pablo Iglesias creen que "ya ha cedido lo que tenía que ceder y que ahora le toca al otro", lo que "es peligroso". Por ello, ha esperado que "ojalá hoy haya punto de inflexión en la forma de negociación de ambas delegaciones, porque si siguen con la anterior, esto va al colapso".

En este sentido, ha advertido de que "o se dan cuenta de que van a tener que hace una cesión los dos, o esto va al enroque" y la celebración de unos nuevos comicios llevaría "a este mismo escenario sólo que dentro de seis meses y en una situación peor porque, sobre un fracaso, es difícil construir algo positivo".

Ortuzar ha incidido en que "el problema de esto no se acaba con la investidura" ya que, "al día siguiente, hay que volver a construir mayorías" para aprobar leyes y proyectos, y "no parece coherente" que esa mayoría "sea distinta" de la de una investidura, por lo que "tiene que llevar incorporado que lo que salga tiene que tener una solvencia suficiente para mantener al gobierno ganando las votaciones" en las Cortes.

RESPONSABILIDAD SIN CONDICIONES

Preguntado si Sánchez puede contar con el voto afirmativo de los diputados del PNV para ser investido, ha precisado que sus "seis votos valen lo que valen" y, si "no están antes" los de Unidas Podemos, "no sirve de mucho".

El presidente de la formación vasca ha asegurado que no ha negociado "nada" ni ha puesto "ni una condición encima de la mesa" porque considera que "la situación es de la suficiente gravedad como para que tengamos que tener una responsabilidad sin condiciones", aunque "sí se tienen que cumplir unos mínimos de respeto al otro".

"¿Después de unas elecciones, con lo que llevamos ya en la mochila, alguien cree que va a ser más fácil que nos sentemos a negociar cualquiera? O desaparecen algunos interlocutores, que sería muy duro también exigir a una fuerza política que prescinda de sus líderes, o si no las cosas van a ser mucho más complicadas que ahora", ha planteado.

Ortuzar ha considerado que la política estatal "se mueve en unos terrenos muy principialistas, muy de 'no puedo salir perdiendo, no puedo dar la imagen de que he cedido, no puede entenderse que me he bajado los pantalones'".

Tras indicar que en los gobiernos en coalición en Euskadi se pactan también "las discrepancias", ha insistido en que se pueden hacer acuerdos de gobierno en los que no tiene por qué "fundirse" un partido con el otro, pero "en la gobernabilidad hay que garantizar una coherencia" a la gestión de gobierno.

El presidente del PNV ha opinado, en relación al ofrecimiento de cargos en diversos organismos fuera del Gobierno, que Podemos "quiere tocar el poder de verdad, el que transforma las cosas, que quiere estar" en el Consejo de Ministros, lo que le parece "una cosa legítima" aunque ve "curioso que un partido que viene como antisistema ahora fíe todo su futuro a estar en gobierno".

También ha dicho entender que al PSOE "le eche un poquito para atrás". En cualquier caso, ha subrayado que "siempre hay un punto intermedio", que es "el que vale".

PARA CAUTIVAR A PODEMOS

Por otro lado, ha criticado que, tal y como trasladó este pasado miércoles a Sánchez en el encuentro que mantuvieron, el documento de medidas diseñado por el PSOE "era para conquistar o para ponérselo difícil a Podemos" y no estaba "pensando en nosotros ni en los catalanes, seguramente porque sabe que, si llega el momento, vamos a estar ahí". "Estaba dirigido a Podemos, no a buscar una mayoría suficiente", ha advertido.

En cualquier caso, ha reiterado que el PNV está "defraudado" por el hecho de que "no se diga nada" sobre el modelo autonómico "en crisis" no sólo por Euskadi y Cataluña, sino "por la financiación autonómica, por la falta de claridad en el reparto competencial, que no se diga nada de eso es preocupante".

A su entender, Sánchez, que "encajó bien" la crítica, es "consciente de que tiene una patata caliente", aunque "otra cosa es que sus recetas no sean las que nos gustaría" pero también se pueden negociar.

También ha censurado que "muchas de esas medidas para cautivar a Podemos se hacían sobre la base de competencias que ahora son de las comunidades autónomas". Según ha indicado, a su entender, "no eran conscientes de esa derivada y asumieron que el marco competencial no se toca y que hay tiempo para clarificar eso en el documento".

Contador

Para leer más