Otro preso de ETA rompe con Sortu por su "renuncia a los objetivos históricos"

Actualizado 07/03/2016 12:08:45 CET
El etarra Jon Kepa Preciado Izarra
MINISTERIO DEL INTERIOR

Critica que sólo se potencie la lucha institucional, que se diluya el "carácter político" y se ignore su "sangre" y su "valentía"

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

El preso etarra Jon Kepa Preciado, 'Oier', condenado a decenas de años de cárcel, ha escrito una carta en la que anuncia su desvinculación con la estrategia actual de la izquierda abertzale oficial representada en Sortu por renunciar a los "objetivos históricos": "no cuentes conmigo para negar en Euskal Herria la violencia como arma revolucionaria".

'Oier', quien llegó a dirigir el 'comando Vizcaya' de ETA a principios de la pasada década, sigue así la estela iniciada por otro preso de la banda, Daniel Pastor, condenado por el asesinato del inspector de Policía, Eduardo Puelles. El pasado diciembre, en una carta titulada 'En mi nombre no', Pastor anunciaba su ruptura con la izquierda abertzale oficial y expresaba su apoyo al sector minoritario crítico organizado en torno a plataformas como Amnistía Ta Askatasuna (ATA).

"Tampoco en mi nombre", dice ahora Jon Kepa Preciado "tras leer la carta" de Pastor y de "una larga reflexión". "Aun siendo doloroso, me siento obligado, por honestidad y coherencia revolucionaria a escribir estas líneas. Imposible autoexcluirse cuando ya se hizo, cuando ya se te excluyó, cuando no les importaste. Y sí, yo también grito NO EN MI NOMBRE".

"Diluyen mi carácter político en las nebulosas de la normalización, despojándome de la capacidad de avanzar en la lucha política, excluyendo la posición tan importante y referente que los represaliados políticos tienen en todo movimiento", denuncia este terrorista en su misiva publicada en la web Lahaine.org, recogida por Europa Press.

MENSAJE DE SORTU

El pasado enero el histórico dirigente de Batasuna, Rufino Etxeberria, actualmente en Sortu, lanzaba la siguiente advertencia a los presos de la banda: "la caracterización actual de EPPK corresponde a otra época política. EPPK era uno de los principales exponentes de una estrategia ya superada, y ahora el colectivo de presos necesita otra caracterización, pues así lo exigen el cambio de estrategia y el nuevo tiempo político".

Preciado censura que se potencie "solamente la lucha institucional, sabiendo los límites y su ineficacia muchas veces". "En mi nombre no quiero que se cambie Revolución por Pragmatismo, que se ignore la fuerza, la aportación, el compromiso, la sangre y valentía de los hombres y mujeres de nuestra tierra en las últimas décadas para convertirnos en 'aceptables', en bien vistos por nuestros perseguidores, torturadores y verdugos, no, no en mi nombre", reitera.

Interno en la cárcel de Córdoba, protesta ante lo que entiende como una renuncia de "los objetivos historícos", diferencia entre "disciplina" y "sumisión" y defiende la violencia como "arma revolucionaria, como opción legítima para luchar contra el que te desahucia, te roba la tierra, te exprime hasta la muerte o te niega tus derechos. No, no en mi nombre".

Según los datos recogidos por Europa Press, Preciado fue condenado en junio de 2014 a dos años de cárcel por colocar una bomba en Iurreta (Vizcaya). Un año antes le impusieron otros nueve años por un atentado contra Antena 3 y Telefónica en Bilbao en 2003. El Tribunal Supremo le confirmó 54 años de condena por colocar un coche bomba frente a la sede de Iberdrola en Bilbao.

UNA CANCIÓN ROMÁNTICA

En 2011 la Audiencia Nacional condenó a otros 9 años de prisión por un delito de depósito de explosivos. Su relación con ETA fue establecida a través de una carta en la que transcribía a su novia una canción de Alex Ubago.

Durante el juicio celebrado en su contra se desveló que una misiva con una letra de éste cantante que Preciado envió a su pareja permitió a los investigadores identificar su letra al relacionarla con los manuscritos encontrados en varias viviendas utilizadas por la banda terrorista y en los que se detallaban varias "acciones armadas" llevadas a cabo por la organización.

Preciado Izarra, de 40 años y natural de Santurce (Vizcaya), fue arrestado en la localidad francesa de Limoges en febrero de 2004. Había huido al país vecino en septiembre de 2002, pero regresó a España y se volvió a integrar en el 'comando Vizcaya'. De hecho, llegó a dirigirlo, liderando, por una parte, un grupo de 'liberados' de la banda, y encargándose de formar otro de 'legales'.

Para leer más