Actualizado 19/11/2008 19:40 CET

El padre de un joven asesinado por la paliza de un portero de discoteca en 2007 advierte de que el agresor está libre

OVIEDO, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

El padre de Endika Abad, el joven de 21 años asesinado de una brutal paliza propinada presuntamente por un portero de un pub irlandés en Tenerife, en agosto de 2007, insistió hoy que "el asesino" de su hijo está "en la calle". Manuel Abad, en declaraciones a Europa Press, señaló que el joven asturiano "recibió al menos dos golpes" por parte del vigilante del pub.

El padre del joven asturiano lamentó hoy el asesinato de Alvaro Ussía el pasado sábado a manos de un portero de la discoteca madrileña 'El balcón de Rosales'. "Este hecho me hizo volver a agosto de 2007 cuando mataron a mi hijo y me siento parte de la familia del joven de Madrid", apuntó Manuel Abad.

"Mi caso es muy similar al de Álvaro Ussía, mi hijo no era ningún quinqui estaba allí trabajando de camarero y era un buen estudiante", añadió.

El presunto agresor, Alejandro F., gallego de 37 años y portero del pub irlandés O' Reilly's permanece en libertad con cargos y tiene el deber de presentarse en el juzgado cada 15 días. La fase de instrucción, según Abad, está apunto de cerrarse aunque señaló que "con muy poca rigurosidad" y reclamó que se actúe con la misma "contundencia" con la que se está actuando en el caso de Álvaro Ussía.

El informe de toxicología reveló además que el joven asturiano no había consumido ni alcohol ni drogas y varios testigos, amigos de Endika Abad, apuntaron a que el portero lo golpeó "de forma sorpresiva" y sin que el asturiano pudiera defenderse.

Según las declaraciones que obran en el juzgado de los amigos de Endika Abad que lo acompañaban en el momento de su fallecimiento, el joven asturiano "recibió al menos dos golpes" y aseguraron que el portero de las discoteca llevaba trabajando más de un mes lo que se contradice con la declaración del dueño del local que manifestó que llevaba 15 días en prácticas.

Por su parte, una de las camareras del local señaló en el juzgado que el presunto agresor salió del local porque era la hora del cierre y que lo hizo por la puerta de emergencias y no por la zona en la que murió el joven asturiano.

"No quiero generalizar con todos los porteros de discoteca porque gracias a dios no son todos iguales, pero lo que pido es que se regularice esta situación", añadió Abad.