El Parlamento vasco aprueba la ley de víctimas con el respaldo de todos los grupos salvo EHAK

Actualizado 19/06/2008 14:32:49 CET

PP acusa al Gobierno de "poner una vela a Dios y otra al demonio" y el PSE dice que la consulta "choca con el espíritu" de la ley

VITORIA, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Parlamento vasco aprobó hoy la ley de reconocimiento y reparación a las víctimas del terrorismo con el respaldo de todos los grupos de la Cámara, salvo EHAK, que no asistió al debate. Aunque apoyó el texto, el PP, al igual que asociaciones de víctimas que presenciaron el debate, acusó al Gobierno de "poner una vela a Dios y otra al demonio" por su intención de aprobar una nueva ley sobre supuestas víctimas policiales, mientras que el PSE lamentó que el proyecto de consulta "choca con el espíritu y la letra" de la ley.

La ley de víctimas, basada en los principios de "verdad, justicia, memoria, dignidad y reconocimiento", incluye entre sus objetivos principales "la deslegitimación política y social del terrorismo".

El texto fue aprobado por el pleno del Parlamento autonómico en un debate que estuvo precedido por un minuto de silencio en memoria de las víctimas del atentado de ETA de Hipercor del 19 de junio de 1987. Diversas asociaciones de víctimas estuvieron presentes en el hemiciclo para seguir el debate.

La ley tiene el objetivo de establecer un sistema de prestaciones que vaya "más allá de la dimensión económica", con el fin de reparar y aliviar los daños de los damnificados de una forma "integral". El texto prevé tanto ayudas por daños materiales y prestaciones sanitarias, como medidas de reconocimiento moral, tales como homenajes.

Aunque el documento recibió el visto bueno de todas las formaciones salvo EHAK, el PP votó en contra de la exposición de motivos porque este apartado incluye una alusión al Plan de paz y convivencia del Gobierno vasco, que según los populares es "un 'totum revolutum' que mezcla víctimas y victimarios'". Los populares también se abstuvieron en varios puntos.

DIA "HISTORICO"

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, que fue el encargado de presentar el proyecto, aseguró que la jornada de hoy es una fecha "histórica" y un "dignísimo broche" a la política de las instituciones vascas respecto a este colectivo. Además, destacó que la norma, basada en los principios de "verdad, justicia, memoria, dignidad y reconocimiento", incluye entre sus objetivos principales "la deslegitimación política y social del terrorismo", según explicó el lehendakari.

En su opinión, la fecha de hoy evidencia "la respuesta de las instituciones vascas a la parte más doliente del drama de la violencia terrorista que azota nuestra sociedad". "Hemos reconocido la tardanza y demora de esta respuesta, y hoy lo hacemos también", señaló.

Consideró que a partir de la aprobación de la ley, los principios de "dignidad, memoria, justicia y verdad pasan a formar parte del conjunto de valores que han de guiar y condicionar las políticas de los poderes públicos vascos, convirtiéndose en ejes programáticos". El texto, explicó, tiene entre sus objetivos "la deslegitimación política y social del terrorismo". Respecto al respaldo mayoritario a la iniciativa, expresó su "satisfacción" por el grado de acuerdo obtenido.

CONSULTA

El parlamentario del PSE Jesús Loza consideró que se trata de "una buena ley", aunque reconoció que "no es la ley que hubiéramos querido los socialistas en su integridad". Destacó el acuerdo alcanzado "a pesar del contexto político complicado", en el que enmarco el proyecto de ley de consulta del Gobierno vasco que se debatirá el día 27 en el Parlamento, y sobre la que afirmó que "sigue mezclando la paz con la obtención de objetivos políticos". A su juicio, dicho proyecto "choca con el espíritu y la letra" de la ley de víctimas.

Por parte del PP, Santiago Abascal consideró que aunque la norma supone "un avance", el paso dado es "corto y renqueante" y se ha dado "mirando de reojo al mundo fanático" de ETA y su entorno. Denunció que un día antes de la aprobación de este proyecto, se haya anunciado la intención del Gobierno vasco de aprobar una ley específica sobre "víctimas policiales y torturados, sin que haya ningún tipo de prueba ni sentencia judicial" sobre estos supuestos damnificados. Por ese motivo, acusó al Ejecutivo de "volver a poner una vela a Dios y otra al demonio".

"VICTIMAS POLICIALES"

Por parte de Aralar, Aintzane Ezenarro retiró las enmiendas de su grupo al proyecto, la mayor parte de ellas referidas a la necesidad de ampliar el ámbito de aplicación de la norma a las citadas "víctimas policiales y desaparecidos", ante el "compromiso" que, según ya anunció ayer, ha adquirido el Departamento de Justicia de aprobar una ley específica sobre este colectivo.

Tras el debate, el portavoz de la asociación de víctimas Arco, Rafael Marcos, se felicitó por el grado de consenso alcanzado en torno a la ley. No obstante, censuró la intención del tripartito de aprobar una norma destinada a las presuntas víctimas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del estado (FSE), algo que atribuyó a una nueva muestra de la "equidistancia" con la que el Gobierno autonómico afronta el tema de las víctimas. "Quien intenta contentar a todos, al final no contenta a nadie", advirtió.

En similares términos se expresó el portavoz de la Federación de Asociaciones Autonómicas de Víctimas del Terrorismo, Roberto Manrique, que estimó que el texto es "bastante bueno", pero que, en referencia a la nueva ley en la que, al parecer, trabaja el Departamento de Justicia, acusó al consejero, Joseba Azkarraga, de actuar de forma "vergonzosa" por tratar de situar a la Policía "al mismo nivel que a ETA".

Desde el tripartito, la parlamentaria del PNV Gema González de Txabarri defendió la inclusión en el texto del reconocimiento de víctimas que antes hayan sido terroristas , ya que "el Estado Derecho tiene que asistir a las personas victimas del terrorismo, sean o no terroristas, porque así lo prevé la Administración General del Estado". Sin embargo, precisó que el texto finalmente acordado detalla que, en este supuesto, a las víctimas no se les puede hacer homenajes, ni serán beneficiados de las medidas sociales.

Rafa Larreina (EA) afirmó que "con esta ley no se devuelve la dignidad a las víctimas porque nunca la han perdido" y se mostró en contra de la deslegitimación ética y social del terrorismo "usada como arma arrojadiza entre las distintas fuerzas políticas". Asimismo subrayó el consenso de los partidos sobre la definición de víctima.

Desde EB, Oskar Matute, calificó de la ley de "buena" porque "cubre un vacío que mantenido mucho tiempo y en el que las víctimas fueron un colectivo olvidado".