Actualizado 25/05/2020 18:03 CET

El Pleno del Congreso no acogerá más diputados, aunque Madrid ya está en Fase 1

Salón de Plenos del Congreso
Salón de Plenos del Congreso - Pool - Archivo

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo

MADRID, 25 May. (EUROPA PRESS) -

El Congreso prevé seguir manteniendo la asistencia reducida al Pleno de esta semana pese a que Madrid se ha estrenado este lunes en la Fase 1 de la desescalada, en aplicación de la propuesta realizada por los servicios de la Cámara, que no plantea aumentar la presencia de diputados en el hemiciclo hasta que la capital llegue a la Fase 2.

Así las cosas, según han confirmado a Europa Press en fuentes parlamentarias, la previsión es que este miércoles vuelva a ocuparse sólo medio centenar de escaños tal y como viene ocurriendo en todas las sesiones plenarias que se han celebrado después de que el 14 de marzo se declarara el estado de alarma para poder tomar medidas específicas contra el coronavirus.

Y lo mismo ocurrirá previsiblemente la semana que viene, cuando el Pleno podría debatir una nueva prórroga del estado de alarma sí así la solicita el Gobierno, dado que no está programado que la Comunidad de Madrid avance de fase hasta al menos dentro de dos semanas.

El plan de los servicios de la Cámara del que se dio cuenta a la Mesa del Congreso hace dos semanas, pero que no se sometió a votación, establece que el número de diputados en el hemiciclo sólo se amplíe cuando Madrid entre en la Fase 2. Entonces podrán ocupar sus escaños un total de 133 parlamentarios, que representan un tercio del aforo del Salón de Plenos, tomando como referencia la proporción de público se permitirá en esa fase para algunos espectáculos

Aunque sólo hay 350 diputados, en el hemiciclo caben 400 personas y, en cualquier caso los 'elegidos' no podrán ocupar asientos contiguos, en cumplimiento de la distancia social recomendada por las autoridades sanitarias.

Así, hasta que Madrid entre en la fase 2, el Congreso deberá continuar trabajando con la reducida presencia física de diputados y personal que se instauró tras decretarse el estado de alarma. Esas restricciones se han venido aplicando tanto en el Pleno como en las comisiones parlamentarias, salvo lo ocurrido a principios de mayo con la Comisión para la Reconstrucción tras el Covid-19, a cuya sesión constitutiva se personaron en la sala 44 de los 46 integrantes.

200 ESCAÑOS LLENOS EN LA FASE 3

De momento, para las reuniones de comisión, la previsión es seguir utilizando las salas más grandes, que, por orden de capacidad son Ernest Lluch, Constitucional, Cánovas, Prim y Sagasta, teniendo en cuenta sus respectivos aforos.

Cuando la Comunidad de Madrid se estrene en la Fase 3, el Salón de Plenos podrá reunir a la mitad de su aforo, es decir 200 parlamentarios. El resto, como en la fases anteriores tendrán que seguir recurriendo al voto telemático, y, en cualquier caso, se mantendrían las medidas oportunas de seguridad y distancia, tanto en las salas como en las zonas comunes y otros espacios de trabajo.

Según el programa aprobado por el Gobierno, tras la Fase 3 llegaría la denominada 'Nueva normalidad' en la que habría que seguir con las medidas de autoprotección y vigilancia epidemiológica y que, previsiblemente, no llegará al Congreso hasta después del verano.

PARALELO AL PLAN DE CONTINGENCIA

Estos cálculos para ir aumentando la presencia de diputados en las sesiones parlamentarias se expusieron a los miembros de la Mesa del Congreso a principios de mes, pero no se votaron. Lo que sí se aprobó por unanimidad en el órgano de gobierno de la institución fue un extenso Plan de Contingencia ante el coronavirus, cuyas medidas se irán revisando y actualizando en función de las necesidades y de acuerdo con la normativa aplicable en cada momento.

Pero, en cualquier caso, el Plan de Contingencia estará vigente hasta que se desarrolle una vacuna eficaz que esté disponible para realizar la inmunización de la población; se disponga de un antiviral específico o, al menos, un tratamiento farmacológico de probada eficacia; o exista un número suficiente de personas en la población inmunizadas de forma que se consiga lo que se denomina inmunidad de grupo.