La Policía ve compatibles los negocios privados de Villarejo

Actualizado 21/04/2015 10:07:39 CET
Jorge Fernández Díaz
EUROPA PRESS

La información reservada la ha realizado un mando de confianza del 'número dos' de la Policía y zanja que no es necesario investigarle

MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Policía ve compatible la actividad empresarial del comisario, José Villarejo, con su función policial, según las conclusiones de la información reservada realizada por el Departamento que dirige Ignacio Cosidó después de que el diario 'El País' publicase que este mando tenía participación en 12 sociedades con un capital al menos de 16 millones de euros.

Por ello, según han confirmado a Europa Press fuentes de la Dirección General de la Policía, no se abrirá si quiera expediente a Villarejo por estos hechos para investigarle formalmente. Se cumple así el vaticinio que en repetidas ocasiones manifestó el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien al tiempo que encargó a la Policía que realizase estas averiguaciones mostraba su confianza en que no se habían producido irregularidades en el proceder de Villarejo sobre el que llegó a destacar sus servicios prestados públicamente.

"El informe de la Policía es el que nos debe acreditar efectivamente si todo, como yo presumo salvo que se demuestre lo contrario, se ha hecho en el marco de la estricta legalidad", dijo el ministro del Interior, quien se amparaba en que la actividad empresarial de este comisario había comenzado hace 30 años y se había desarrollado con 10 ministros por lo que suponía que había contado con la autorización de los sucesivos responsables de Interior y directores de la Policía.

EL "AGENTE ENCUBIERTO" QUE SE REUNIÓ CON GONZÁLEZ

Villarejo, quien se define a si mismo como "agente encubierto", es el comisario que se reunió en una cafetería con el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, para abordar el caso de su ático de Marbella. El dirigente madrileño terminó denunciando en rueda de prensa haber sido víctima de un chantaje por parte de este mando policial, que le denunció en los tribunales por tales acusaciones.

Esta información reservada que 'absuelve' a Villarejo ha sido elaborada por la Dirección Adjunta Operativa en la que estaba destinado el comisario Villarejo. Para la elaboración de esta información reservada previa, el responsable de ese Departamento y 'número dos' de la Policía, Eugenio Pino, designó a un Inspector Jefe de su confianza, José Luis Fuentes Gago. Es habitual que estas pesquisas las realice un funcionario de Policía de mayor o igual graduación que el investigado, pero en este caso no se cumplió.

En caso de que esta información reservada previa hubiese considerado que había motivos suficientes al menos para abrir un expediente a Villarejo, la investigación formal habría recaído en otro Departamento, concretamente en la Unidad de Régimen Disciplinario de la División de Personal de la Subdirección General de Recursos Humanos, órgano competente para estas investigaciones.

EXPULSIÓN DEL CUERPO

Según la Ley de Régimen Disciplinario de la Policía se considera una falta muy grave "el incumplimiento de las normas sobre incompatibilidades cuando ello dé lugar a una situación de incompatibilidad" por lo que se contemplan sanciones que van hasta la expulsión del Cuerpo, un extremo que ya no se va aplicar al comisario Villarejo, de 63 años y próximo a su jubilación.

Por otra parte, la semana pasada en el Senado el ministro confirmó que la Policía también está realizando una información reservada para averiguar si hay motivos suficientes para investigar al comisario Villarejo como autor de la filtración de la grabación de la conversación que mantuvo con Ignacio González en aquella cafetería.

La Dirección General de la Policía tampoco ha relevado de su puesto en la Dirección Adjunta Operativa a este comisario, una medida que ya estaba tomada en el seno de la Policía, según informaron fuentes conocedoras de esta decisión. Su relevo se iba a producir poco después del cambio de destino del también comisario Marcelino Martín Blas-Aranda, quien dejó la jefatura de Asuntos Internos el pasado 7 de abril para pasar a ocupar un cargo de asesor en el Consejo de la Policía sin responsabilidades operativas.

Villarejo y Martín Blas mantenían un duro enfrentamiento que había trascendido a los medios de comunicación. Villarejo acusó al ya ex jefe de Asuntos Internos de haber tratado de involucrarle en algunas de las investigaciones realizadas por este Departamento como la 'Operación Emperador' contra la mafia china o el 'caso Nicolay' sobre las actividades del pequeño Nicolás por las que la semana pasada declaró en calidad de testigo.

Para leer más