Actualizado 10/11/2008 19:50 CET

El PP critica que el reparto de frecuencias de radio de Catalunya no respeta la libertad de expresión

MADRID/SEVILLA, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

El vicesecretario general de Política Autonómica y Local del PP y presidente del partido en Andalucía, Javier Arenas, criticó hoy el reparto de frecuencias de radio en Catalunya y manifestó que el Consell de l'Audiovisual (CAC), en lugar de "proteger la libertad, lo que hace es atacarla".

En declaraciones a los periodistas tras reunirse el comité de dirección del PP-A, Arenas añadió que el Gobierno catalán está dando "reiteradas muestras de que no cree en la libertad" ni "respeta el pluralismo informativo".

En su opinión, el papel del CAC, que debe ser proteger la libertad de información y velar por el pluralismo, "deja mucho que desear porque lejos de proteger la libertad, lo que hace es atacarla".

Paralelamente, la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Saénz de Santamaría, declaró en rueda de prensa que su formación defenderá todas las iniciativas necesarias para que haya "libertad" y "pluralismo" informativo, porque una sociedad sólo puede ser "libre" si lo son sus medios de comunicación. Respondía así al preguntársele por el nuevo reparto de frecuencias realizado por el CAC.

Durante una rueda de prensa en la Cámara Baja, la dirigente popular añadió que "una sociedad no se puede permitir cortapisas en los medios de comunicación", y que la sociedad se caracterizará por ser "tanto o más democrática cuanto mayor pluralidad" haya en sus medios informativos.

Tras subrayar que la posición de su partido en este tema es "clara y rotunda" y constatar que este tipo de cuestiones la "enervan profundamente", insistió en que "todos", y "especialmente las administraciones públicas", deben velar por la pluralidad y por el respeto absoluto a la libertad de opinión y expresión.

La Cadena Cope criticó el 7 de noviembre que el CAC le "arrebató" dos de sus frecuencias en esta comunidad; en concreto, una en Lleida (99.7 FM) y otra en Girona (97.4 FM) que fueron adjudicadas a otros operadores, decisión que la emisora anunció que recurrirá.

Por su parte, el presidente de Profesionales por la Ética de Catalunya, Ramon Novella, aseguró que este reparto supone "una incalificable agresión a las libertades de prensa, expresión y opinión".

En concreto se refirió a las frecuencias de la COPE y señaló que "las voces discrepantes del poder son una garantía de transparencia democrática y libertad". "Si cerramos los medios de comunicación que nos gustan nos acercamos a regímenes poco o nada democráticos y eso es malo para todos", sentenció.