PP impide por tercera vez la entrada de ERC en la Comisión de Secretos Oficiales

Actualizado 15/11/2012 20:11:09 CET
EUROPA PRESS

MADRID, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El PP ha vetado por tercera vez en lo que va de legislatura la entrada del Grupo Mixto en la llamada Comisión de Secretos Oficiales del Congreso, después de que la candidata que proponían, la diputada de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Teresa Jordà, se haya quedado lejos de los 210 votos necesarios para formar parte de ese órgano con acceso a información reservada.

Para ser autorizado por el Congreso para acceder a materias clasificadas como secretos y formar parte de la Comisión de Gastos Reservados que controla al CNI, el representante de cada grupo precisa el respaldo de tres quintos de la Cámara, esto es 210 votos, lo que implica el necesario visto bueno del PP.

Esquerra lleva demandando desde el inicio de la legislatura el puesto que corresponde al Grupo Mixto, pues así se repartió en el seno de la agrupación parlamentaria, pero desde el PP no ocultan su preferencia por un representante de otro partido (salvo Amaiur), preferiblemente el diputado de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Carlos Salvador, o la de Coalición Canaria (CC), Ana Oramas. Por eso, confían en que, a la cuarta, vaya la vencida.

Teresa Jordà ha logrado este jueves 91 votos, unos cincuenta menos de los que lograron sus dos compañeros anteriores, el portavoz de los republicanos catalanes, Alfred Bosch, y el diputado Joan Tardà. El

valenciano Joan Baldoví, que no optaba al puesto, se ha llevado tres papeletas, mientras que 163 diputados, en su mayoría del PP, han optado por el voto en blanco, impidiendo que la representante de ERC lograra el mínimo requerido.

Aunque en el resto de votaciones de la sesión plenaria se contabilizaron más de 320 diputados presentes en el hemiciclo, al decidir sobre la candidatura de ERC, mediante urna en papeleta, han 'desaparecido' sesenta parlamentarios, fundamentalmente de la oposición. Ni siquiera se quedó el diputado de Esquerra Joan Tardà.

COMO EL GOLPE DEL 23-F

Antes de la votación, la diputada ha subido a la tribuna pero ya no tanto para defender su candidatura, sino para criticar al PP comparando su veto a los independentistas con el fallido golpe de Estado de 1981 recordando que fue el pasado 23 febrero cuando los 'populares' impidieron que Bosch pudiese formar parte de ese selecto 'club' con acceso a información reservada. "El 23 de febrero de este año, Tejero volvió a este Parlamento para dar otro golpe a la democracia", ha proclamado.

La candidata se ha negado a pedir el apoyo del resto de grupos --"con su pan se lo coman", ha llegado a decir-- y, aprovechando que la votación coincide con la campaña electoral catalana, ha hecho una defensa de su independentismo. "Cada veto alimenta nuestro independentismo y debilita su democracia", ha apostillado, para quien el resto de fuerzas políticas debería negarse a rechazar la presencia de un partido democrático como ERC "sólo por las diferencias ideológicas".

La alocución de Jordà se ha visto interrumpida en más de una ocasión por el presidente del Congreso, Jesús POsada, que ha tenido que rogar silencio a sus señorías por los abucheos que se escuchaban en el hemiciclo. "Francamente, hoy el Grupo Popular ha convertido el Pleno en un patio de escuela de menores inaguantables", ha comentado en Twitter el diputado de UPyD, Carlos Martínez Gorriaran.

Los murmullos han continuado cuando ha llegado el turno del diputado de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Joan Josep Nuet, que ha justificado el apoyo de su grupo a Jordà subrayando que la diputada de ERC les merece "confianza" y por "respeto" a la fuerza que representa y a los 18 diputados que conforman el Grupo Mixto. "No creemos que pueda haber ninguna discriminación por ninguna idea política", ha manifestado.

Similares argumentos ha utilizado el diputado de CiU, Jordi Xuclá, cuyo grupo también ha votado a favor de la candidatura de la parlamentaria de ERC porque el Grupo Mixto, según ha subrayado, tiene "todo el derecho a la representación" en la Comisión de Secretos Oficiales. "¿Nos debemos preguntar si es normal que una cuarta parte de la legislatura un grupo parlamentario de esta Cámara vea limitado su presencia en una comisión?", ha planteado.

Desde el PSOE, el secretario general del grupo, Eduardo Madina, ha criticado el discurso de Jordà que, a su juicio, le recuerda que Cataluña está "en campaña". "Ha hecho un mal discurso electoral", ha proclamado Madina, antes de dejar claro que los socialistas apoyarían a la aspirante propuesta por el Mixto a pesar de "sus esfuerzos" por no formar parte de la mencionada comisión.

Por último, el portavoz adjunto del Grupo Popular Rafael Hernando también ha criticado el tinte electoralista de las palabras de Jordà, ha subrayado el legítimo derecho del PP a juzgar su ideoneidad y le ha echado en cara sus "insultos" para criticar que otros partidos le den su apoyo.

NI UNA REUNIÓN EN ESTA LEGISLATURA

Se da la circunstancia de que la comisión que reúne a los diputados con acceso a secretos oficiales, que preside el presidente del Congreso, Jesús Posada, aún no ha celebrado una sola reunión desde que se constituyó la Cámara surgida de las elecciones del 20 de noviembre de 2011.

Conforme a la legislación, los ministros cuyos departamentos tienen partidas de fondos reservados (Defensa, Exteriores, Interior y Presidencia) y el propio director del CNI deben dar cuenta ante los portavoces de las cantidades que les asignan para tales fines en los Presupuestos Generales del Estado de cada año.

En lo que va de legislatura se han tramitado dos proyectos presupuestarios, el correspondiente a 2012 la pasada primera, y el de 2013, que aún se está debatiendo. Sin embargo, ningún gestor de fondos reservados ha comparecido hasta ahora en la comisión que se encarga de estos asuntos.

Esta inactividad no ha frenado las aspiraciones de ERC de contar con un representante en la comisión con acceso a información reservada. De hecho, los republicanos llevaron el tema incluso a al Tribunal Constitucional al que recurrieron en amparo el pasado mes de mayo por esta "exclusión". Presentaron dos recursos, uno en nombre del Grupo Mixto --que es el que se queda sin representación--, y otro del propio Bosch, al considerar que su descarte es "irracional, discriminatorio y arbitrario".

.