Actualizado 11/12/2007 14:47 CET

PP lamenta que Barreda apruebe unos presupuestos para 2008 que intentan "camuflar" subidas de sueldo "escandalosas"

TOLEDO, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

La diputada del Partido Popular Marina Moya lamentó hoy que el Gobierno de José María Barreda y el Grupo Parlamentario Socialista vayan a aprobar unos presupuestos regionales para 2008 que intentan "camuflar" subidas de sueldo para altos cargos de la Junta "escandalosas", mientras Castilla-La Mancha "sigue a la cola en todos los indicadores".

En rueda de prensa, Moya aseguró que con esta actuación, junto con la aprobación en solitario por parte del PSOE de la reforma de la Ley Electoral, el nombramiento de un Defensor del Pueblo de forma unilateral, o la reforma de la Ley de Sindicatura de Cuentas al servicio del Ejecutivo autonómico, demuestra que a Barreda sólo le interese "perpetuarse en el poder" y no le interesa transformar la Comunidad Autónoma.

En este sentido, la diputada 'popular' dejó claro que el PP va a seguir insistiendo en que los castellano-manchegos conozcan lo que ocurre en las Cortes regionales y qué es lo que el Gobierno de Castilla-La Mancha lleva a cabo en distintas materias. Asimismo, Marina Moya aseveró que los presupuestos que serán aprobados en pleno a final de año, "no son los presupuestos que necesita la región".

Moya centró su rueda de prensa en el artículo 25 del Anteproyecto de Ley de Presupuestos de Castilla-La Mancha para 2008 que según explicó, permitirá que el presidente de la Comunidad Autónoma, los altos cargos de la Junta, y el personal que está al servicio del presidente se suban el sueldo de una manera "escandalosa".

En este contexto, indicó que José María Barreda durante el próximo año va a percibir un sueldo que rondará los 117.000 euros, mientras que los cerca de 70.000 funcionarios de la Junta de Comunidades verán incrementado su sueldo en un 2 por ciento, lo que supondrá que "su poder adquisitivo se verá mermado considerablemente, puesto que el IPC está por encima de este porcentaje".

La diputada del PP reprochó al Gobierno y al PSOE que en los presupuestos no se acometa la equiparación de los sueldos de los funcionarios de la Junta con otras comunidades que están mejor pagadas y no se acomete tampoco la puesta en marcha de una verdadero plan de conciliación de la vida laboral y familiar en aspectos como la temporalidad en el empleo y la jubilación anticipada.

POR DEBAJO DEL NIVEL POBREZA.

También dijo que mientras Barreda se sube el sueldo, el ingreso medio de una familia en Castilla-La Mancha se sitúa en unos 20.470 euros aproximadamente, el 29,83 por ciento de las personas en la región se sitúan por debajo del nivel de la pobreza, el 17,1 por ciento de las familias ingresan entre 14 y 19.000 euros al año, y los jóvenes no pueden acceder a una vivienda.

Continuó afirmando que mientras los altos cargos se suben los sueldos, en Castilla-La Mancha existen 427.000 asalariados que cobran 1.100 euros al mes, 327.000 pensionistas que cobran una media de 720 euros al mes, "veinte veces menos que Barreda", y por último el 59 por ciento de las familias están endeudadas.

Finalmente, comentó que el presidente regional tiene pocos "escrúpulos", poniendo como ejemplo la legislatura de 1991-1995, en la que Barreda era presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, y donde "fue capaz de quitar el sueldo y la asignación al Grupo Parlamentario Popular, con el fin de callar y ahogar al PP".