El PP vasco lamenta que Zapatero no reconozca "los muchos errores cometidos" y "no cierre la puerta" a negociar con ETA

Actualizado 02/09/2007 15:27:17 CET

BILBAO, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, lamentó hoy que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no reconozca ni rectifique "los muchos errores cometidos", a la vez que censuró que "no cierre la puerta definitivamente a proseguir las negociaciones" con ETA.

En declaraciones a Europa Press, Barreda se refirió, de esta manera a las manifestaciones de Zapatero, que señaló, en una entrevista en el diario 'El País', que "si no hubiese intentado el proceso de paz, sería un presidente sin alma" y acusó al PP de "crispar el intento de acabar con la violencia".

Barreda consideró que "lo más llamativo" de la entrevista es la "incapacidad de Rodríguez Zapatero "para decir lo que tenía que haber dicho a partir del 31 de diciembre de 2006", por lo que lamentó que no haya "ninguna voluntad ni capacidad de rectificación, de reconocimiento de los muchos errores cometidos".

Reprochó al presidente del Gobierno que, por el contrario, sí haya "acusaciones" al PP "cuando lo que no hay que hacer es negociar con los terroristas".

Consideró igualmente "llamativo" que Zapatero "no cierre la puerta definitivamente a proseguir las negociaciones, a superar este tiempo muerto y que haya una nueva ronda de negociaciones con ETA", al tiempo que censuró que "ni siquiera diga que estamos mejor que hace cuatro años".

"Su balance personal es un balance negativo en estos cuatro años. No se ha avanzado en la lucha antiterrorista, en palabras del propio presidente del Gobierno", subrayó.

RECUPERAR LA UNIDAD.

Ante estos hechos, Barreda consideró que, "aunque se quiera recuperar el lenguaje de la unidad, la unidad hay que recuperarla sobre los hechos", que requieren, en su opinión, "además de acción policial y de la Justicia, actuar en todos los aspectos en los que ETA está presente en la vida ciudadana".

En concreto, insistió en la necesidad de evitar que ETA "burle" la Ley de Partidos y proceder a la ilegalización de ANV, y defendió el "aislamiento" de esta formación en los ayuntamientos para "privar a ETA-Batasuna de su punto de presión sobre la sociedad democrática".

"Por tanto -concluyó-, vemos poca coherencia en la entrevista, un balance negativo de estos cuatro años, incapacidad para rectificar y reconocer errores, falta de compromiso de no volver a negociar nunca con los terroristas y de apostar por su derrota definitiva como objetivo de la unidad de los demócratas".