Actualizado 22/10/2008 13:27 CET

Productores de aceituna en Extremadura aseguran que este año la campaña será de peor calidad

SOLANA DE LOS BARROS (BADAJOZ), 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

A falta de una semana para que concluya la recolección de la aceituna de mesa en Extremadura, los productores se quejan de que este año disminuirá la calidad de este fruto por la escasez de lluvias que se han registrado en la región.

Así lo expuso hoy en su finca de Solana de los Barros (Badajoz) el presidente de la Cooperativa de Perales, Miguel Monterrey, del término municipal de la localidad pacense de Arroyo de San Serván, que cuenta con 110 socios.

Para el responsable de esta organización, que habló en nombre de los demás cooperativistas, "la aceituna es mucho más pequeña" que en campañas anteriores "debido a que no ha habido lluvias de verano", según detalló, al tiempo que lamentó que los agricultores "siempre" son los que "pagan" las exigencias del mercado, ya que mientras el año pasado los compradores "las querían chicas, este año las prefieren gordas", señaló.

El tamaño final de la aceituna repercute directamente "en la calidad y en el precio" de la misma, según apuntó este productor, por lo que mientras que el año pasado obtuvieron unos "90 céntimos" por kilogramo, en las variedades de aderezo tales como la carrasqueña, pico limón y verdial, en cambio, esta campaña su precio apenas llega a "los 40 céntimos".

Asimismo, expuso que la producción de este año descenderá significativamente respecto a la anterior, ya que el año pasado recogieron "sobre dos millones de kilogramos" de olivas de verdeo y esta campaña se las van "a ver negro" para llegar al millón, concluyó.

Por su parte, el presidente de la organización agraria y ganadera APAG-ASAJA en Extremadura, Bibiano Serrano, expuso que estos agricultores se "quejan con razón", ya que la aceituna se está viendo "negativamente afectada por la baja calidad" que este año se está dando por la ausencia de lluvias, especialmente, "durante la última etapa de recolección", y también por "el descenso en el precio" de este fruto, de hasta un "40 por ciento", según señaló.

Para el responsable de esta organización agraria, éste factor hace "inviable la recolección" de este producto, por lo que advirtió que en la región extremeña se dejaran en el árbol, sin recoger, en torno "al cinco por ciento" de la producción, con respecto a otros años.