El PSOE no da por perdida la colaboración de ERC para superar la investidura

Publicado 21/11/2019 14:33:45CET
(I-D) El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos; la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra; el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián; y la portavoz adjunta de la formación catalana, Carolina Telechea, durante su reunión en e
(I-D) El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos; la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra; el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián; y la portavoz adjunta de la formación catalana, Carolina Telechea, durante su reunión en e - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

El PSOE aún mantiene la esperanza de que ERC pueda facilitar con su abstención la investidura de Pedro Sánchez, a pesar de que la pregunta que hará a sus bases en una consulta este próximo lunes emplea un lenguaje que, admiten en la cúpula del partido, llama más a la confrontación que al diálogo.

"¿Estás de acuerdo con rechazar la investidura de Pedro Sánchez si previamente no hay un acuerdo para abordar el conflicto político con el Estado a través de una mesa de negociación?", es la pregunta que la dirección de los republicanos ha decidido hacer a sus bases, en una suerte de ultimátum a Sánchez, que hasta el momento defiende que el diálogo se sustancie en la mesa de partidos creada en el Parlament.

En la cúpula del PSOE no se cansan de reafirmar que la máxima que sigue guiando su actuación en el conflicto con el independentismo catalán es "ley y diálogo". "No vamos a hacer nada fuera de la Constitución", repiten de modo insistente, lo que excluye la posibilidad de que los socialistas se presten a negociar un referéndum pactado de autodeterminación.

EL PRIMER DIÁLOGO, EN EL PARLAMENT

Hasta este momento la dirección del partido, y el propio Sánchez, defienden que el primer diálogo tiene que darse entre los partidos catalanes en las instituciones. Y por eso piden reactivar la mesa de partidos creada en el Parlament que ahora quiere convocar el president catalán, Quim Torra.

La dirección del PSOE, al igual que el PSC, desconfía de las verdaderas intenciones de Torra con esta convocatoria y exige que tanto en éste como en cualquier otro diálogo que pudiese darse quede claro por las partes implicadas el propósito de esas conversaciones.

En la memoria socialista aún pesa la frustrada negociación de los Presupuestos de 2019, que tumbó ERC después de que se torciera la iniciativa que llegó a aceptar el Gobierno, aunque luego reculó, para crear una mesa de partidos a nivel nacional y fuera de las instituciones coordinada por la polémica figura del relator donde las formaciones pudieran ir explorando soluciones al problema catalán.

El Ejecutivo justificó entonces que las conversaciones encallaban por la insistencia de los independentistas en dirigir la negociación hacia el derecho de autodeterminación, si bien la sola aceptación por parte del PSOE de un diálogo fuera de las instituciones y de la figura del relator convulsionó internamente al partido, donde arreciaron las críticas hacia lo que se interpretaba como una cesión al separatismo.

De ahí que en el PSOE hoy incidan en la necesidad de acotar el diálogo que pueda abrirse con el independentismo, si bien nadie llega a descartar, como tampoco hizo Sánchez en su última rueda de prensa tras las elecciones del 10 de noviembre, que pueda retomarse en algún momento una iniciativa similar a aquella mesa de partidos. Pero primero, remarcan fuentes socialistas, ha de abrirse un diálogo entre los partidos catalanes.

Lo que ERC está exigiendo para facilitar la investidura de Sánchez es una mesa de negociación para solucionar el conflicto en Cataluña que sea entre iguales, sin condiciones para que se pueda hablar de cualquier tema, fijando un calendario y unas garantías para cumplir los acuerdos que se tomen.

En la dirección del PSOE no se descarta que ERC pueda ir modulando su posición hasta converger con la posición que mantienen los socialistas, si bien se admite que esta evolución en su postura, de producirse, requerirá tiempo, lo que podría demorar algo más de lo previsto la formación de Gobierno, que Sánchez querría tener resuelto antes de final de año.

Para intentar convencer a ERC de la conveniencia de que se abstengan para facilitar la investidura de Sánchez, la 'número dos' del PSOE, Adriana Lastra, les ha recordado este jueves que los socialistas y Unidas Podemos son las únicas formaciones nacionales que apuestan por el diálogo para resolver la crisis en Cataluña.

Para leer más