Actualizado 14/03/2014 22:39 CET

El PSOE pone el empleo en el centro de sus propuestas para la UE frente a una derecha "obsesionada" con la austeridad

Sitúa el recorte de derechos y libertades entre los "riesgos más intensos" en Europa por las "derivas autoritarias" de algunos países

   MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El PSOE se presenta como "alternativa" frente a una derecha europea que ha impulsado una política marcada por la austeridad "obsesiva" y la ausencia de estímulo al crecimiento y que se ha "inhibido" ante el "gravísimo" problema del paro, el recorte de derechos sociales y la "negación de futuro" a una generación entera de jóvenes. Por eso, en el manifiesto para las próximas elecciones a la Eurocámara que aprobará mañana el Comité Federal, se compromete a trabajar para dar un cambio radical a este modelo y poner el empleo en el centro de su agenda.

   El PSOE quiere dirigirse a aquellos ciudadanos que perciben que la UE no ha conseguido sido capaz de poner freno a los poderes económicos y mercados financieros culpables de la crisis, al deterioro de la cohesión, el aumento de la desigualdad y la pobreza y el debilitamiento de la legitimidad democrática que ha ocasionado la derecha para dejarles claro que "hay una alternativa" y que ésta pasa por construir una Europa "con rostro humano".

   Así, en el manifiesto, el PSOE proponen resituar un crecimiento "robusto" y "la creación sostenible" de empleo digno "en el centro" de las políticas de la UE, prestando especial atención al desempleo juvenil.

   En este punto, se comprometen a triplicar hasta los 21.000 millones de euros el presupuesto actual de la Garantía de Empleo Juvenil y ampliarla para que abarque a los menores de 30 años y reforzar los programas destinados a los desempleados de larga duración mayores de 50.

   Asimismo, plantean impulsar una nueva política industrial para elevar del 15 al 20 por ciento el PSOE del PIB en la industria europea, promover una política de innovación y desarrollo accesible a las pymes y dotar de recursos suficientes el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización.

   También propone acabar con la explotación de los trabajadores y los contrarios precarios, garantizar la igualdad salarial, el trabajo de calidad y la protección de los derechos de los trabajadores, fortalecer el diálogo social y la legislación contra la discriminación y establecer un marco europeo de salarios mínimos.

   También plantea una Agenda Europea en contra la desigualdad para atajar la que consideran una de las peores consecuencias de la crisis económica y de las "estrategia obsesiva y excesiva de austeridad fiscal" que ha abanderado la Comisión Europea. Así, apuestan por una verdadera "Unión Social" a través del establecimiento de un 'mínimo social' y de una renta mínima de inserción.

   Igualmente, en este apartado piden fijar "compromisos obligatorios" que acaben con la brecha salarial y de pensiones que sufren especialmente las mujeres, así como que se creen "indicadores sociales vinculante en pie de igualdad con los indicadores macroeconómicos", sobre pobreza infantil, acceso a la asistencia sanitaria, carencia de hogar y calidad en el empleo.

   En materia de política económica, el PSOE defenderá la puesta en marcha de un sistema de mutualización de deuda, así como la lucha contra el fraude fiscal y la evasión fiscal para conseguir un sistema fiscal "justo". "Reducir a la mitad la evasión fiscal para 2020 y combatir los paraísos fiscales serán prioridades centrales", señala.

   Entre otras medidas, plantean erradicar el secreto bancario, obligar el intercambio automático de información fiscal, aprobar normas que aseguren transparencia y prevengan comportamientos fiscales oscuros y el fortalecimiento de la cooperación transfonteriza.

   Y para impulsar políticas que favorezcan el crecimiento y la creación de empleo, el PSOE trabajará por la plena operatividad del Impuesto sobre las Transacciones Financieras y por que los bancos "nunca más" vuelvan a "apostar con la vida de la ciudadanía".

   Además, apuesta por una "rápida" conclusión de la Unión Bancaria, por la economía verde y el desarrollo sostenible y por recuperar el liderazgo en la protección del medio ambiente y la lucha contra la contaminación y el cambio climático.

DERECHOS SOCIALES E INMIGRACIÓN

   En la declaración, el PSOE rechaza que la UE se "reduzca a un simple mercado económico", ante la evidencia de que el espacio de derechos y libertades común "avanza muchísimo más fatigosamente" frente a "mucha más resistencia" que la integración económica, por culpa de "quiebras mucho más frecuentes y repetidas".

   En particular, advierte de que los "riesgos más intensos" que afronta la UE es el ataque a los derechos y libertades derivados de "las derivas autoritarias de no pocos estados miembros, las violaciones a los derechos de privacidad y protección de datos, las barreras a la libre circulación de personas y el ascenso de los nacionalismos y los populismos".

   En este sentido, menciona concretamente la Ley de Seguridad del Gobierno español, destinada a "amedrentar y perseguir la contestación ciudadana más que a proteger" a los ciudadanos; o la "negación del derecho de las mujeres a decidir". Por ello, se comprometen a "luchar por el pleno reconocimiento del derecho de las mujeres a la salud reproductiva y sexual" y a impulsar todas las medidas necesarias para acabar con la violencia de género, con una directiva europea.

   Asimismo, los socialistas se comprometen a trabajar para erradicar la pena de muerte y a "defender a quienes luchan contra el totalitarismo y por la construcción de estados de derecho" en todo el planeta.

INMIGRACIÓN

   Para "evitar más tragedias humanas", el PSOE reclama "recursos suficientes" para las políticas de inmigración, contando en este sentido con la recaudación que se obtenga con una tasa sobre las transacciones financieras que se debería establecer en la unión.

   Además es necesario mantener el apoyo a los países de origen de los inmigrantes con una política "consistente" de la cooperación para el desarrollo, que "no debe verse menoscabada por la crisis económica ni afectada por las políticas de austeridad impuestas por la derecha" y que tiene que contar con la colaboración de las organizaciones no gubernamentales.

   La lucha contra el terrorismo internacional, el crimen organizado y la delincuencia económico-financiera necesita asimismo de una estrategia europea, pasando por ejemplo por medidas que reduzcan la "complejidad, fragmentación e ineficiencia del intercambio de información policial".

MÁS DEMOCRACIA

   En el ámbito de la participación política, el PSOE aboga por que las decisiones políticas "vuelvan a las manos de las instituciones que representan a la gente" y proponen el establecimiento de una circunscripción electoral común de al menos 50 eurodiputados de proveniencia plurinacional y a cuya cabeza figuraría el candidato de cada familia política a presidir la Comisión (CE).

   También exigen un sistema electoral europeo "más homogéneo" entre los estados miembros, más poderes de iniciativa legislativa de la Eurocámara --"al menos al mismo nivel que la CE"--, la ampliación de las competencias del Parlamento Europeo en el ámbito económico y monetario, un impulso a la Iniciativa Ciudadana Europea como instrumento de participación y una revisión del Reglamento de acceso público a documentos para mejorar la transparencia.

   El PSOE recuerda asimismo que la UE "sólo continuará siendo un actor global relevante si actúa como tal y se hace representar con una voz común" y "con un solo mensaje portador de unos mismos valores", asumiendo de una vez por todas sus "responsabilidades en la gobernanza global". Una estrategia imprescindible además porque ninguno de los estados miembros "podrá afrontar individualmente" los retos energéticos, demográficos, financieros o de seguridad "a los que ya hay que dar respuesta".