Felipe VI reafirma su fe en la "España unida y diversa", en la que "cabemos todos"

Actualizado 19/06/2014 12:05:16 CET

MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

  


Felipe VI ha proclamado en su primer discurso como jefe de Estado que reafirma su "fe en la unidad de España, de la que la Corona es símbolo", y ha defendido una España "unida y diversa" en la que "cabemos todos".

Don Felipe ha deseado un país en el que "no se rompan nunca los puentes del entendimiento", que es uno de los "principios inspiradores" del espíritu constitucional.

"En esa España, unida y diversa, basada en la igualdad de los españoles, en la solidaridad entre sus pueblos y en el respeto a la ley, cabemos todos; caben todos los sentimientos y sensibilidades, caben todas las formas de sentirse español", ha manifestado.

LOS SENTIMIENTOS NO DEBEN ENFRENTAR

Y ha hecho hincapié en que los sentimientos, "más aún en los tiempos de la construcción europea, no deben nunca enfrentar, dividir o excluir, sino comprender y respetar, convivir y compartir". "Tenemos un gran país, somos una gran nación, creamos y confiemos en ella", ha proclamado Don Felipe.

Es más, ha llamado a "revitalizar cada día" esa convivencia "con el ejercicio individual y colectivo del respeto mutuo y el aprecio por los logros recíprocos", incluso con "el afecto sincero, con la amistad y los vínculos de hermandad y fraternidad que son indispensables para alimentar las ilusiones colectivas".

Así, dirigiéndose expresamente sus señorías presentes en el Hemiciclo del Congreso, les ha llamado a trabajar todos juntos, "cada uno con su propia personalidad y enriqueciendo la colectiva" y "con lealtad, en torno a los nuevos objetivos comunes" que plantea el siglo XXI.

"UNA NACIÓN ES TAMBIÉN UN PROYECTO INTEGRADOR Y COMPARTIDO"

"Una nación no es sólo su historia, es también un proyecto integrador, sentido y compartido por todos, que mire hacia el futuro", ha resaltado el jefe del Estado.

Don Felipe ha hecho alusión a la unidad de España hacia la mitad de su discurso y ha subrayado también que "unidad no es uniformidad". Así, ha recordado que la Constitución de 1978 reconoce la diversidad como característica propia de la identidad española y se compromete a proteger "a todos los pueblos de España, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones". "Una diversidad que nace de nuestra historia, nos engrandece y nos debe fortalecer", ha incidido.

LAS LENGUAS DEBEN SER PUENTES

Y ha remarcado que la propia Constitución dota de especial "respeto y protección" para todas las lenguas de España que, junto al castellano, la oficial del Estado, forman un "patrimonio común", puesto que son las vías naturales de acceso al conocimiento de los pueblos" y también "los puentes para el diálogo de todos los españoles".

En este punto, ha subrayado que así lo reclamaron escritores "señeros", y ha mencionado al autor en lengua castellana Antonio Machado, al catalán Salvador Espriú, al poeta en euskera Gabriel Aresti y al gallego Alfonso Castelao.

Para Don Felipe, el "concierto de las lenguas" es la "mejor expresión" de la interrelación de culturas y tradiciones que han "convivido históricamente" en España y "con las que de continuo se han enriquecido todos sus pueblos".

Al inicio de su discurso, el Rey ha retratado España como "una nación forjada a lo largo de siglos de Historia" por el "trabajo compartido de millones de personas de todos los lugares" del territorio español, y "sin cuya participación no puede entenderse el curso de la Humanidad.

"Una gran nación, señorías, en la que creo, a la que quiero y a la que admiro; y a cuyo destino me he sentido unido toda mi vida, como Príncipe Heredero y, hoy ya, como Rey de España", ha incidido el nuevo Rey.

Para leer más