La Sala confirma que 'el Gordo' recibía "beneficios" del clan Villarejo, con el que colaboró de forma "estable"

Publicado 10/04/2019 13:15:23CET

Contaban además con planes de futuro: "Tenemos unos añitos para arañar algo de pasta"

MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha confirmado que el ex responsable de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Nacional Enrique García Castaño, conocido como 'el Gordo', tenía una "colaboración estable" con la "organización criminal" del comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo, con quien se repartía los "beneficios económicos" de sus actividades.

En un auto al que ha tenido acceso Europa Press, el tribunal rechaza el recurso planteado por la defensa de García Castaño contra la decisión del juez instructor Manuel García Castellón, quien optó por acumular en el 'caso Villarejo' las diligencias aparte con las que se venía investigando al ex UCAO al entender "innegable" su relación con la organización criminal objeto de la causa.

Para la Sala, en lo que "aparentemente presenta los caracteres de una organización criminal estable, duradera, con objetivos comunes y distribución de funciones", el papel de García Castaño habría sido "proveer medios técnicos como dispositivos de geolocalización, grabadoras, datos reservados procedentes de bases de datos policiales y de otras entidades como compañías telefónicas o emisoras de medios de pago que facilitaría a Villarejo".

Éste, a su vez, facilitaba esa información "a los clientes que contrataban sus servicios al margen de su trabajo como funcionario de la Policía, participando Enrique García Castaño y Villarejo en el reparto de los beneficios económicos que dicha actividad producía", señala el auto, que se basa en los informes de la Unidad de Asuntos Internos que se han ido generando a partir de la información intervenida al comisario a su detención.

SUS BIENES "NO SE CORRESPONDEN" CON SU SUELDO

El tribunal cita en particular un informe de junio de 2018 del que se desprende que "los vehículos utilizados por García Castaño y su familia" están "conectados con la estructura societaria investigada y dirigida por Villarejo, así como la titularidad de bienes y activos patrimoniales de aquel y su familia", que "no se corresponden con los salarios por sus trabajos declarados".

Ese análisis de la Unidad de Asuntos Internos recoge la transcripción de una serie de conversaciones entre 'el Gordo' y Villarejo de las que "se desprende su colaboración en el tiempo y sus planes para el futuro", de acuerdo al tribunal, que detalla una llamada de febrero de 2015 en la que el comisario pedía al UCAO "una grabadora digital, un programa que mezcla datos obtenidos a través de llamadas telefónicas proporcionando números de teléfono, día y minuto en que se produce la llamada y datos del censo".

En otra conversación de la que recoge el auto, ambos hablan de la posible compra de una vivienda por parte de García Castaño "en la que aportaría Villarejo nueve millones 'en negro'". "Vuelven a hablar de la compra de esta vivienda, de pagar en 'B' y de organizarse de cara al futuro para seguir obteniendo información en la conversación del 19 de mayo de 2015", detalla la Sala.

Conforme explica, el objeto de estos contactos era "seguir obteniendo la información a la que hasta entonces tenía acceso Enrique García Castaño pues iba a cesar en su cargo -cesó en junio de 2005 y volvió en octubre de 2006--" y en este contexto, "hablan también de llevarse grabadoras y micrófonos, se entiende que del lugar de trabajo que va a dejar" 'el Gordo'.

Hay otro audio más que para la Sala, probaría que era una relación estable con vistas a futuro, y es una de julio de 2005 en la que Villarejo dice a García Castaño que en septiembre "tienen que ponerle un poco de orden a su colaboración, estructurar un poco la cosa".

"CONSTANCIA" DE SU PAPEL EN LA ORGANIZACIÓN

"Tenemos unos añitos para arañar un poquito de pasta", llega a decir el comisario, que habla asimismo de colaborar con el inspector jefe Antonio Bonilla, ya imputado en la causa, "y cuatro de su gente" y "pagarles un kilo al mes para cuatro tíos, dos por la mañana y dos por la tarde".

Además, en 2006 se graba una nueva conversación que constataría que esa colaboración "sigue en el tiempo" y "en la que queda constancia de que el papel de García Castaño es la obtención de información, en este caso de datos telefónicos y de declaraciones de Hacienda y continúa en los proyectos Iron y Land desarrollados entre los años 2012 y 2014", dos de los encargos que hizo Villarejo para terceros y son objeto de la causa.

En la documentación intervenida sobre esos dos proyectos, en los que García Castaño está imputado y por los que ya ha prestado declaración en a Audiencia Nacional, "se mencionan tres documentos llamados 'gestiones BIG 8.11.2013, BIG y BIG 2 en los que hay información relativa al objeto" de ambos proyectos y "que pone ya definitivamente de manifiesto la colaboración estable entre el apelante y Villarejo, prolongada a lo largo del tiempo, no puntual".

Para la Sala de lo Penal, conviene por tanto acumular las diligencias porque "las fuentes de prueba" son las mismas y "la separación que hasta ahora se ha venido produciendo en la investigación" y que ordenó el anterior instructor de la causa, Diego de Egea, "podría producir una división de la continencia de la causa sin que se justifique que uno de los presuntos integrantes de la organización criminal sea investigado en unas diligencias al margen del resto".

Contador