Sánchez asume que habrá gobierno de coalición pero se niega a revelar qué ha ofrecido a Podemos

Actualizado 23/07/2019 13:39:12 CET
El presidente del Gobierno en funciones y candidato socialista a la reelección, Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno en funciones y candidato socialista a la reelección, Pedro Sánchez - Eduardo Parra - Europa Press

MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

Segunda jornada de la sesión de investidura de Pedro Sánchez

Imágenes del segundo día del debate de investidura de Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la investidura, Pedro Sánchez, ha dicho haber "asumido" que "va a haber gobierno de coalición" pero se ha negado a revelar en la tribuna de oradores las ofertas que ha realizado a Podemos durante la negociación para la formación de ese bipartito y se ha limitado a recalcar que no se trata de políticas "decorativas".

"Tengo otra forma de negociar, yo no digo las cosas en público", ha dicho Sánchez ante la insistencia del portavoz de Compromís, Joan Baldoví, quien le ha retado, como este lunes hizo el propio líder Podemos, Pablo Iglesias, a informar a la Cámara de qué está ofreciendo a los morados para poder cerrar ese pacto.

"Si uno quiere negociar y llegar a un acuerdo no viene aquí, dice las cosas que quiere y las cosas que le han pedido y mucho menos las descalifica diciendo que son decorativas políticas que son muy importantes para partidos progresistas o de izquierdas", ha apuntado, criticando el discurso de Iglesias.

"ALGO ME HE MOVIDO"

Lo que sí ha garantizado a Baldoví es que empezó "diciendo que no habría gobierno de coalición", pero ahora ha "asumido va a haber gobierno de coalición". "Algo me he movido", ha añadido, defendiéndose de las acusaciones del portavoz de la coalición valenciana que gobierna aquella comunidad con el PSOE y Unidas Podemos.

En este contexto, ha subrayado que ha "intentado llegar a un acuerdo" y que "ninguna de las políticas del gobierno de España", como ninguna de las del gobierno valenciano "son decorativas". "No lo son", ha sentenciado, incidiendo en que quizá se pueda cerrar un acuerdo si se dejan a un lado este tipo de descalificativos.

También ha defendido, ante las quejas de Baldoví, que durante sus intervenciones ha hecho "bastantes guiños" a las "fuerzas progresistas", pero ha hecho hincapié en que "lo más importante es el contenido" y eso, el programa, "debería ser el inicio de toda negociación".

"Y no al revés --ha abundado-- y sobre todo diciendo que uno quiere entrar en el gobierno poco menos que para ser el guardia jurado del PSOE".