Actualizado 05/09/2017 13:35 CET

Sánchez define a Unidos Podemos como "socio preferente", pero aleja el escenario de la moción de censura

Selección De Imágenes Del Desayuno Informativo Con Pedro Sánchez, Secretario Gen
EUROPA PRESS

MADRID, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha señalado este martes a Unidos Podemos como "socio preferente", pero ha alejado el escenario de presentar con su apoyo una moción de censura para desalojar al PP del poder. "No voy a ser presidente del Gobierno a cualquier precio, no vamos a participar en un quítate tú para ponerme yo", ha asegurado en los Desayunos de Europa Press.

Una vez que el PSOE ha cerrado su crisis de liderazgo con la reelección de Sánchez como líder, en esta segunda etapa el objetivo de la formación es convertirse en una fuerza "solvente" ante los desafíos políticos, económicos y sociales que tiene por delante España. "Para ser mayoritarios la izquierda no debe estar reñida con la eficacia y la solvencia. Nuestra prioridad es prepararnos para gobernar, primero haciendo oposición de Estado", ha revelado.

Sánchez ha explicado que la aspiración que tienen los socialistas es servir para "unir a los españoles", "recuperar la España de los derechos, reconstruir el pacto social entre generaciones quebrado como consecuencia de esta crisis". "Sólo bajo un proyecto de estas características que vuelva a unir a los españoles y españolas me verán presidir un Consejo de Ministros", ha dejado claro.

El líder del PSOE ha alejado la posibilidad de desbancar al PP de las instituciones con una moción de censura con el apoyo de las formaciones de izquierda. Para que pudiera salir adelante, necesitarían, entre otros, el respaldo de ERC, un partido con el que ve difícil llegar a acuerdos si ni siquiera están dispuestos a participar en la creación de una comisión parlamentaria para debatir sobre la modernización del Estado autonómico.

Con Unidos Podemos los socialistas intentarán sacar adelante iniciativas parlamentarias para hacer frente a las políticas conservadoras del PP, a quien el PSOE aspira a desbancar del poder "cuando lleguen las elecciones".