Actualizado 04/03/2021 09:46 CET

Sánchez preside hoy en Valdemoro el acto simbólico de destrucción de armas usadas por una decena de comandos de ETA

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ofrece una rueda de prensa en Moncloa el pasado 26 de febrero
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ofrece una rueda de prensa en Moncloa el pasado 26 de febrero - EUROPA PRESS/E. Parra. POOL - Europa Press

MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, participará este jueves en el acto simbólico organizado en el Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada de la Guardia Civil en Valdemoro (Madrid) en el que se escenificará la destrucción de más de 1.300 armas pertenecientes a organizaciones terroristas, entre ellas las usadas por una decena de comandos de ETA desarticulados entre 1978 y 2002.

Con el acto, al que se ha invitado a autoridades del Poder Judicial y representantes de gobiernos autonómicos y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, se pondrá en marcha el proceso de destrucción definitiva --previa autorización judicial-- de 1.377 armas completas y 19 piezas fundamentales que permanecían bajo custodia de la Intervención de Armas de la Comandancia de Madrid de la Guardia Civil, cuerpo competente en esta materia.

Según ha explicado el Ministerio del Interior, son armas de fuego intervenidas a comandos terroristas de ETA y del PCE(r)-GRAPO en operaciones policiales desarrolladas en España, sujetas a sumarios instruidos por los distintos juzgados centrales de la Audiencia Nacional entre 1977 y 2005. En septiembre de 2016, la Sala de Gobierno de este órgano judicial dictó una resolución en la que autorizó la destrucción de todo este armamento.

Quedan fuera de esta encomienda de destrucción las armas aún sujetas a procedimientos judiciales todavía en instrucción en la Audiencia Nacional y las entregadas por las autoridades francesas en febrero de 2018, que formaban parte de una cincuentena de procedimientos judiciales instruidos en ese país entre 1999 y 2009.

INFRAESTRUCTURAS ETARRAS

En cuanto a la tipología de las armas, se van a destruir 697 pistolas, 172 revólveres y 274 subfusiles; el resto son fusiles de asalto, rifles de precisión y escopetas de ánima lisa.

El 90% de las armas destruidas corresponde a la banda terrorista ETA, incautadas a diferentes comandos en distintas operaciones de Policía Nacional y Guardia Civil contra infraestructuras en Navarra, Barcelona, Donostia-San Sebastián, Vizcaya y Madrid.

Según el Ministerio, el listado de comandos de ETA al que pertenecen las armas son el Motrico, desarticulado en 1978; Donibane (1981); Pepe Barrios (1984); Olloki (1986); Txalupa (1987); Txarito (1988); Lambroa (1994); Sugoy (1996); Galizia (1996); Andalucía (1998); Bakartxo (2002).

Respecto del armamento intervenido al PCE(r)-GRAPO destruido en la ceremonia de este jueves, destacan las pistolas Star 9 mm o los revólveres Astra incautados a esta organización terrorista en distintas operaciones policiales desarrolladas en Madrid, Barcelona y Santiago Compostela.

Terminado el acto celebrado este jueves, todo este armamento será trasladado por la Guardia Civil a una fundición, donde se procederá a su definitiva destrucción. La Intervención de Armas de la Comandancia de Madrid levantará acta de todo el proceso, del que dará cuenta una vez concluido a la Audiencia Nacional.

CRÍTICAS DESDE ALGUNOS SECTORES

El acto organizado por iniciativa del Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo ha despertado algunas críticas como la de la portavoz en la Comisión de Interior del Partido Popular, Ana Vázquez Blanco, que considera que Sánchez y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, "quieren un baño de multitudes para blanquear su indignidad", en referencia a cuestiones como el acercamiento de etarras o el apoyo parlamentario de EH Bildu.

La asociación Dignidad y Justicia, que preside Daniel Portero, ha anunciado que no acudirá a un acto porque considera que el Gobierno busca "tapar el abandono, humillación y traición a los que tiene sometidas a las víctimas del terrorismo", citando los más de 150 acercamientos de presos de ETA a cárceles más próximas al País Vasco y Navarra aprobados por el Ejecutivo de Sánchez.