Sànchez reconoce que llamó a la movilización el 20-S "para protestar" junto a otras entidades sociales

Actualizado 21/02/2019 13:01:00 CET
Sexta jornada del Juicio del procés en el Tribunal Supremo
Señal TV del Tribunal Supremo/POOL

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, ha reconocido este miércoles a preguntas del fiscal Javier Zaragoza durante el juicio del 'procés' en el Tribunal Supremo que llamó mediante una intervención radiofónica y la red social Twitter a la movilización frente a la Consejería de Economía de Cataluña, que estaba siendo registrada por orden judicial desde primeras horas del 20 de septiembre de 2017.

Ante la pregunta de si lo hizo por considerar dicha orden una ataque a las instituciones catalanas, Sánchez ha manifestado que convocó "sólo para protestar" por la decisión del Juzgado Central de Instrucción número 13 de Barcelona y bajo un lema, el de "defendamos las instituciones" que no era suyo y que compartían "en los mismos términos" otras entidades participantes en la protesta entre las que ha citado a CC.OO, UGT, los rectores de las universidades públicas catalanas.

Sánchez, para quien el Ministerio Público reclama 17 años de prisión por un delito de rebelión, ha destacado la relevancia de este aspecto de lo ocurrido "porque hoy es imposible juzgar los hechos sin tener en cuenta el entorno y consideraciones sociales y políticas que existían", esos días en Cataluña, donde el Juzgado 13 -que investiga la organización del 1-O- llevaba meses practicando diligencias secretas que estaban siendo muy "polémicas".

"Todo ello generó una situación de indignación y, de acuerdo con el mandato de la Asociación Nacional Catalana (ANC), decidimos convocar un acto de protesta", ha apuntado, para añadir que las decisiones judiciales "deben ser respetadas pero eso no las exime de ser protestadas".

EL FISCAL ZARAGOZA, MUY INCISIVO

El líder social catalán ha reconocido que supo del registro judicial a hora muy temprana por los medios de comunicación y que habló por teléfono sobre el asunto con la presidenta de ERC -procesada en esta causa y huida de la justicia- Marta Rovira, exactamente a las 8.11 horas de ese día según le ha apuntado el fiscal Zaragoza, quien ha iniciado un interrogatorio muy incisivo en relación con los detalles relativos a ese día de septiembre.

En este punto de la declaración, la defensa de Sánchez que ejerce el letrado Jordi Pina ha manifestado su protesta por el interés del fiscal de aludir a las manifestaciones de su defendido durante la instrucción antes de preguntarle. Tras la intervención del presidente del Tribunal, Manuel Marchena, se ha acordado que Zaragoza haría sus preguntas y sólo se acudiría a leer las declaraciones anteriores de Sánchez si se incurriera en alguna contradicción.

Cuando llegó ante la Consejería ya había en el lugar un número importante de medios de comunicación a las puertas mismas de la Consejería, personas que protestaban y cargos públicos, según ha explicado Sánchez, para puntualizar que eran los medios de comunicación los que estaban "en los coches" policiales -que resultaron dañados a lo largo del día-. Más tarde ha precisado que en ese momento concreto no vio los vehículos dado el número de personas que ya estaba en el lugar.

"Creo que es la propia secretaria judicial la que comentó en alguna de sus declaraciones que cuando llegó la comitiva ya había dos o tres personas protestando y haciendo fotos" -ha apuntado también Sánchez, para añadir que "es imposible" que de sus llamadas la protesta pueda extraerse una conexión causa-efecto.

A petición del Fiscal se han leído cuatro de los mensajes en Twitter que a lo largo de esa mañana escribió Sánchez en la red social, en las que llamaba a movilizaciones "desde la no violencia" y "pacíficamente" delante de la Consejería. "Se han equivocado mucho, ellos han declarado la guerra y salimos a defender pacíficamente las instituciones", rezaba uno de ellos. Sánchez ha reconocido que manejaba personalmente dicha cuenta.

También ha relatado que sobre las doce del mediodía recibió una llamada del entonces consejero del Interior, Joquim Forn, quien le pidió ayuda "en materia de seguridad" con voluntarios de ANC para garantizar la entrada de personas de la comitiva judicial. Este tipo de dispositivos se hacía en otras movilizaciones organizadas por la ANC, aunque en esta ocasión no se pudo preparar previamente.

Contador