Seseña.- Unos cien vecinos se manifiestan en Toledo para exigir infraestructuras ante el aumento poblacional

Actualizado 17/03/2007 15:32:43 CET

El alcalde, sorprendido de que el Tribunal de Cuentas fiscalice a "quien ha denunciado irregularidades" ante Fiscalía Anticorrupción

TOLEDO, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

Cerca de un centenar de vecinos de Seseña (Toledo) se manifestaron hoy en Toledo para exigir a la Junta de Comunidades las infraestructuras sanitarias, educativas, de transporte y otras, que necesitan debido al incremento poblacional que van a experimentar, a propósito de la construcción de 13.500 viviendas previstas en el PAU de 'El Quiñón'.

En declaraciones a los medios en la Plaza de Zocodover, donde los ciudadanos leyeron un manifiesto, el alcalde de Seseña, Manuel Fuentes, arremetió contra el Gobierno regional y su "irresponsabilidad" al no adquirir ningún compromiso con esta localidad que en poco tiempo pasará a tener 45.000 habitantes más.

Fuentes recordó que desde el año 1994 se han enviado al Ejecutivo autónomo tres planes de necesidades, recibiendo únicamente una contestación al último, con una carta en la que sólo se dan "buenas palabras en dos párrafos de cinco renglones", que simplemente comunica que se ha recibido la documentación enviada por el Consistorio.

El edil insistió en que lo que Seseña quiere son "compromisos, protocolos y convenios en los que se defina cuándo vamos a tener un Centro de Salud, un Centro de Especialidades, colegios, transporte digno y una comunicación idónea para salir de Seseña".

En este sentido, explicó que esta carencia de servicios no se ha generado solo ahora, sino que viene también desde la época en la que el PSOE gobernaba en la localidad, con aulas prefabricadas para impartir clase, dos consultorios médicos "colapsados", un transporte "precario" con la capital regional y un hospital de referencia a 50 kilómetros de distancia, teniendo los de Aranjuez y Valdemoro, en Madrid, a diez kilómetros.

Lamentó que con Seseña no haya el mismo tratamiento que con otros ayuntamientos por parte del Gobierno que preside José María Barreda, a la hora de dar dotaciones, citando, entre otras necesidades, la puesta en marcha de guarderías públicas o la parada, en el municipio, de alguno de los 58 servicios ferroviarios que pasan diariamente hasta Aranjuez y no paran.

"Hay una cantidad de necesidades tan grande, tan grande, tan grande, que hay que reivindicarla", insistió Manuel Fuentes, quien señaló que, ya que el Gobierno de Castilla-La Mancha "ha decidido" que Seseña tenga entre 70.000 y 80.000 habitantes, que pongan la dotación necesaria para que los ciudadanos "tengan buena calidad de vida".

La manifestación, durante la que se lanzaron consignas como "Sin hospital Seseña va fatal", "Barreda, cobarde, Seseña está que arde" o "Barreda acuérdate, Seseña está aquí otra vez", partió a las 12.00 horas de la Puerta de Bisagra y llegó media hora más tarde a la Plaza de Zocodover, convocada por la recientemente creada Plataforma Vecinal de Seseña (PVS).

POLÍTICA TURBIA.

De otro lado, a preguntas de los medios, el alcalde de Seseña confirmó que en el Consistorio ya "nos esperábamos" la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha que desestima el recurso presentado por el Ayuntamiento de Ciempozuelos (Madrid) contra la aprobación del PAU de 'El Quiñón'.

No obstante, sí destacó Fuentes que el Consejo Consultivo de Castilla-La Mancha haya hecho recientemente algún dictamen que dice "todo lo contrario que el TSJCM", considerando que PAUs más pequeños que los de 'El Quiñón' "no se pueden llevar a cabo porque modifican sustancialmente el modelo de planeamiento que tienen esos municipios".

Finalmente, también se mostró "sorprendido" por la decisión del Tribunal de Cuentas de fiscalizar las del Ayuntamiento en los años 2005 y 2006, siendo "quien ha denunciado irregularidades" ante la Fiscalía Anticorrupción --asuntos sobre el que no hay novedades desde que en Navidad se solicitó documentación al Consistorio-- el que "ahora es investigado", hecho que Fuentes achacó a "una política turbia".