El socio de Villarejo afirma ante el juez que intentaron sin éxito contratar a Garzón para frenar una extradición

Publicado 09/07/2019 13:29:46CET

Reconoce pagos del naviero Pérez-Maura pero se desvincula de las maniobras para acometer el encargo

MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El abogado Rafael Redondo, socio del comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo, ha afirmado este martes en la Audiencia Nacional que el policía y su también socio Adrián De La Joya intentaron contratar los servicios del ex magistrado Baltasar Garzón para frenar la causa de corrupción contra el naviero español Ángel Perez-Maura que podía acarrear su extradición a Guatemala, aunque no tuvieron éxito, según informan fuentes jurídicas a Europa Press.

Redondo ha comparecido ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón y los fiscales de Anticorrupción durante cerca de tres horas en las que ha respondido al interrogatorio de estas partes y su propia defensa, no así a la acusación popular que ejerce Podemos, en relación al llamado 'Proyecto Pit', la cuarta pieza separada de la causa.

Se trata del encargo del naviero Ángel Pérez-Maura a Villarejo a través del abogado Enrique Maestre y el empresario Adrián De La Joya para, a cambio de 10 millones de euros, frustrar una causa de corrupción contra él por mordidas a funcionarios públicos en Guatemala que podía acarrear su extradición a aquel país.

En el contexto del encargo, los implicados ofrecieron a los navieros contratar los servicios de Garzón a cambio de un millón y medio de euros adicional. El objetivo era que el exmagistrado, al que denominaban 'el Mago', utilizase su influencia para frenar al Comisionado Internacional contra la Impunidad en Guatemala, Iván Velasquez, punta de lanza de la acusación por corrupción.

Garzón desmintió taxativamente haber realizado trabajo alguno para Villarejo y sus socios en este contexto y el propio instructor Manuel García Castellón definió en un auto como "carentes de toda verosimilitud y sin soporte probatorio alguno" las afirmaciones del comisario al respecto que obran en la causa. No consta además, que recibiese ningún pago.

Los propios Pérez-Maura dijeron tras ser detenidos que aquello fue una estafa porque nunca tuvieron constancia de que 'el Mago' hubiese hecho nada por 'mejorar' su situación procesal e incluso De la Joya declaró que se había usado el nombre del exmagistrado para 'sacar' más dinero a los navieros, a quienes llamaban despectivamente "roedores".

Según un informe de la Unidad de Asuntos Internos que obra en la causa, en fecha 23 de febrero de 2017 se efectúa un pago de 1.210.000 euros "que se corresponde con la adenda al contrato inicial" que "trae causa de la negociación en la que los intervinientes en la misma justifican el pago de dicha cantidad para asumir el coste de la presunta subcontratación de Baltasar Garzón, 'Mago'".

Con todo, de acuerdo a las mismas fuentes consultadas, el nombre del otrora instructor de la Audiencia Nacional ha vuelto a salir a colación en la declaración de Redondo como investigado, pues preguntado por este asunto ha apuntado que Villarejo y De La Joya sí intentaron contratar sus servicios para acometer el 'proyecto Pit', aunque fracasaron en el intento. Él estaba presente en una reunión con Ángel Pérez-Maura en la que los otros dos daban cuenta de las supuestas tareas que estaba ya desempeñando 'el Mago'.

UN MERO GESTOR

Este abogado, investigado por integrar la organización criminal de Villarejo, ha reconocido que existió un contrato con la empresa de los navieros Pérez-Maura y que efectivamente, se les facturó la cuantía económica que obra en la causa, aunque se ha desvinculado de este asunto y se ha definido como un mero gesto de las mercantiles a través de las que hicieron el negocio.

En concreto, durante su declaración ha alegado que él se ocupaba del papeleo de las mercantiles en las que estaba vinculado junto a Villarejo, Cenyt y Stuart&Mckenzie, los contratos y los pagos, pero no de las maniobras que según obra en la causa, el comisario y sus socios desplegaron tanto en España como en Guatemala y Estados Unidos para acometer aquel encargo millonario.

En los audios que obran en la causa, Redondo aparece participando en diversas reuniones, como aquella en la que Villarejo, el también implicado Adrián De La Joya y él pactan el importe que habrán de cobrar a los Pérez-Maura u otra ya con el naviero afectado en la que le pregunta qué concepto debe poner en las facturas que le remita, apostando por una idea amplia que permita "tener esa cobertura legal" para actuar donde "les dé la gana".

Contador