Tres guardias civiles en prácticas expulsados, denuncian a mandos de la Comandancia de Melilla por rebajar su nota

Actualizado 01/04/2008 0:52:54 CET

Tres guardias civiles en prácticas expulsados, denuncian a mandos de la Comandancia de Melilla por rebajar su nota

Guardia Civil
Actualizado 01/04/2008 0:52:54 CET

MELILLA, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de tres guardias civiles que ha sido expulsado del cuerpo después de que supuestamente se les rebajaran las notas que inicialmente habían obtenido ha denunciado ante la Justicia al teniente coronel jefe saliente de la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla, al comandante jefe accidental de dicha comandancia y al capitán jefe de la compañía rural de la misma por la presunta comisión de sendos delitos de prevaricación, falsedad documental y coacciones.

Según declaró hoy a Europa Press el responsable del Gabinete Jurídico que lleva la defensa de los agentes, Antonio Suárez-Valdés, los Guardias alumnos en prácticas F.B.A., F.J.F.M. y P.M.V. fueron destinados tras su paso por la Academia de la Guardia Civil a la Comandancia de Melilla en el mes de mayo de 2006. Así, aseguró que "tras el que la inmensa mayoría de sus compañeros de servicio calificaron como un más que meritorio desempeño y a la hora de efectuar sus calificaciones para el acceso a profesionales, su tutor, el Sargento M.V.R. no dudo en confeccionar el preceptivo cuaderno de prácticas en el que, en su cómputo global, otorgaba a los alumnos unas calificaciones notables y muy por encima de la media de 7,31, 7,93 y 7,18 respectivamente.

Dichas calificaciones --añadió-- fueron debidamente diligenciadas y aceptadas por el subteniente jefe de la Sección de destino de los compañeros alumnos, dándose curso a las mismas". Sin embargo, según el abogado, "la sorpresa de ambos suboficiales debió de ser mayúscula cuando, presuntamente por orden del entonces teniente coronel jefe de la Comandancia de Melilla las calificaciones de los alumnos les fueron devueltas con la indicación de que debían ser rebajadas, aún cuando dicho oficial no conocía ni siquiera de vista a los alumnos, ni podía valorar en modo alguno su desempeño al no haber tenido el mas mínimo trato con los mismos".

El responsable del Gabinete Jurídico indicó que "como quiera que el sargento tutor de los alumnos resultaba poco amigo de discusiones con su jefe de comandancia procedió a rebajar levemente las calificaciones, manteniendo el aprobado de los alumnos y cursándolas de nuevo, siéndole devueltas las mismas presuntamente por el capitán de la Compañía de Rural, quien presuntamente le hizo llegar al sargento calificador una ficha de calificación con la puntuación final que debía otorgarse de los guardias alumnos y las puntuaciones parciales por rasgos de evaluación de los mismos, firmada en un primer momento por dicho oficial y posteriormente, ante sus reticencias, por el teniente coronel jefe de la Comandancia de Melilla, evacuada con orden expresa para que el Sargento M.V.R., rellenara el Cuaderno de Calificaciones de los Guardias Alumnos en Prácticas ajustándose a dichas puntuaciones remitidas por los mandos".

Para el representante legal de los tres agentes ya expulsados del cuerpo desde este lunes "las irregularidades no pararon en este punto, sino que como consecuencia del recurso interpuesto por este despacho y ante la denuncia de la presunta maniobra desarrollada por ambos oficiales en vía administrativa, el Área de Reclutamiento y Enseñanza Militar requirió al sargento Mario Vega Romero, que explicase por escrito el por qué de sus calificaciones con respecto a los Guardias Alumnos, evacuando el trámite, el mismo, en fecha 19/10/2007, tras el relevo del teniente coronel denunciado mediante escrito que fue debidamente presentado en el registro de la Compañía de Melilla de la Guardia Civil y en el que se explicaba pormenorizadamente todos estos extremos".

Sin embargo, el letrado Antonio Suárez-Valdés afirma que presuntamente "dicho escrito no llegó a su destino, ya que recibido en la oficina de la Compañía, fue supuestamente retenido por el comandante jefe accidental de la Comandancia, quién supuestamente instó, si no coaccionó, al sargento para que remitiese a dicho organismo otro escrito más del gusto del mando y que echaba tierra sobre el asunto, bajo presunto apercibimiento expreso al sargento de males mayores".

Los Guardias Alumnos se han personado como acusación particular contra los oficiales en una denuncia tramitada ante los Juzgados de Instrucción de Melilla en demanda de las responsabilidades penales y civiles en las que hayan podido incurrir los mismos.