UE.- La CE celebra mañana una discusión conjunta sobre sus acuerdos bilaterales con todos los países vecinos

Actualizado 02/09/2007 14:19:12 CET

Responderá 'no' a la demanda de Maruecos y Moldavia de avanzar en sus convenios y no sabe a qué dará lugar la negociación con Libia

BRUSELAS, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea reunirá mañana por primera vez a todos los países del este de Europa y del sur del Mediterráneo que forman parte de la Política Europea de Vecindidad (PEV), un marco común pero integrado de acuerdos bilaterales con cada uno de ellos en función de sus "deseos" y "necesidades". Una conferencia en Bruselas les permitirá intercambiar experiencias y tomar ideas de las relaciones de unos y otros con la UE.

La comisaria de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, explicó esta semana en un encuentro con periodistas que con la Política de Vecindad la UE se compromete a "mantener las mejores relaciones posibles con nuestros vecinos" y que su objetivo en la conferencia del lunes será "escuchar cómo quieren avanzar" los vecinos de la UE.

La PEV se estableció en 2004 con la adopción de un plan global de apoyo a los vecinos de la UE en el plano político, económico y social, por medio de procesos de reformas a la medida de la realidad de cada uno de los países, que se concretarían en los Planes de Acción. En diciembre del año pasado se enriqueció con nuevas propuestas de la Comisión sobre facilitación de visados, comercio, nuevas formas de ayudas financieras o temas energéticos.

Los países que forman parte de la PEV son Argelia, Armenia, Azerbaiyán, Egipto, Georgia, Israel, Jordania, Líbano, Modalvia, Marruecos, Autoridad Palestina, Túnez y Ucrania. De ellos, todos menos Argelia tienen ya un plan de acción individualizado con la UE. Quedan fuera, de momento, Bielorrusia, Libia y Siria.

DE INTERÉS ESPAÑOL

Estos países participarán en una conferencia que será inaugurada por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y que también contará con la participación de Ferrero-Waldner y otros representantes europeos, como el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

En su calidad de país fronterizo, para España la Política de Vecindad de la UE es un tema que "importa mucho", según explicaron a Europa Press fuentes diplomáticas, que incidieron en que por esta misma razón también "tiene mucho que decir". Por ello, el Gobierno español, como demuestra la presencia de Moratinos en la reunión, "quiere estar muy presente cuando se hable de este tema".

Al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, según estas fuentes, le interesa particularmente que a la hora de abordar la cuestión de los países vecinos de la UE "se tenga en cuenta a los vecinos del sur", por su proximidad con España.

El evento se articulará en varios temas de discusión, como el futuro de la PEV, retos como la energía o el cambio climático, el apoyo a las reformas de los distintos países, gobernancia, sociedad civil o infraestructuras.

Además de los países que ya forman parte de la PEV, el evento contará con representantes de otros que no pero que podrán serlo algún día", dijo Ferrero-Waldner en referencia a Siria y Argelia, pero también a Bielorrusia, un país con cuya esfera política la UE interrumpió sus relaciones por el trato violento contra la disidencia. Sin embargo, mañana actuará como "observador" con la presencia de una alto funcionario que, según la comisaria, tiene tratos con la Comisión, por ejemplo con cuestiones de energía.

MARRUECOS Y MOLDAVIA

Por su parte, otros países como Marruecos o Moldavia acudirán a la conferencia con su reclamación a la UE de renovar o sofisticar sus respectivos acuerdos bilaterales. Según indicó hoy Ferrero-Waldner, la respuesta será 'no' por el momento.

La comisaria recordó que desde hace tiempo Marruecos pide un "estatus avanzado" en sus relaciones con la UE y que "hemos empezado a trabajar" en un grupo con Rabat "sobre la posibilidad de ir más allá", por ejemplo, dando entrada al país en organismos o agencias a las que sólo acceden los Estados miembros.

Ferrero-Wadlner afirmó que "estamos abiertos a ello y ya trabajamos sobre distintas opciones", pero indicó que aún no hay una decisión en el seno de la UE.

De la misma manera, adelantó que Moldavia insistirá ante la Comisión en la creación de un nuevo convenio bilateral que contemple también aspectos como la facilitación de visados o preferencias comerciales. "Hemos dicho claramente a nuestros amigos de Moldavia que hay que aplicar el acuerdo presente y no ir más adelante", respondió de antemano la comisaria, que insistió en que "no vale de nada empezar a negociar otro acuerdo".

LIBIA

Distinto es el caso de Libia, que de momento no forma parte de la Política de Vecindad ni del Proceso de Barcelona, al que pertenecen todos los países del sur del Mediterráneo, y con el que la Comisión se comprometió a negociar en toda una serie de aspectos después de que en julio Trípoli accediera a liberar a las enfermeras búlgaras y el médico palestino acusados --y condenados a muerte-- de haber contagiado el sida a más de 400 niños en un hospital del país.

Ferrero-Waldner recordó que justo después de la liberación, ella firmó un memorando con Libia, que incluía facilidades para la entrada de productos agrícolas libios al mercado comunitario, ayudas técnicas para la arqueología, cooperación en el control de fronteras, becas para los estudiantes o facilidades de visado. Ahora, dijo, "vamos a tratar de tener un nuevo mandato en el Consejo e iniciar la negociación" y a su término dijo desconocer "si al final será en el proceso de Barcelona o un acuerdo específico". "La cuestión es que se ofrece a Libia normalizar nuestras relaciones y que algún día pueda ser miembro de la Política de Vecindad", dijo.