Actualizado 08/12/2012 15:33 CET

Urquijo cree que sería "un síntoma de normalidad" que Urkullu invitara a representantes de las FSE a su toma de posesión

Carlos Urquijo Y Subdelegados De Gipuzkoa Y Bizkaia
EUROPA PRESS

Le pedirá una reunión para ofrecerle su "colaboración" una vez investido lehendakari

BILBAO, 8 Dic. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, ha asegurado que sería "un síntoma de normalidad" que Iñigo Urkullu invitara a representantes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del estado y del Ejército a su toma de posesión en Gernika, porque "merecen ser invitados".

Además, ha adelantado que pedirá al actual presidente del PNV una reunión para ofrecerle su "colaboración", una vez se encuentre al frente de la Presidencia vasca.

En una entrevista a la cadena SER, recogida por Europa Press, Urquijo ha afirmado que una invitación de Urkullu a representantes de la FSE a su jura en Gernika "sería un síntoma de normalidad" y ha recordado su presencia, hace cuatro años, en la toma de posesión de Patxi López.

A su juicio, estos "forman parte de esta sociedad, aportan un trabajo muy importante, y han jugado un papel fundamental, primordial para normalizar esta sociedad, y en la derrota del terrorismo". Además, ha recordado que mantienen "una serie de competencias" en el País Vasco relativas a la lucha contra el tráfico de drogas, los delitos económicos o el control de la inmigración.

Urquijo considera que "merecerían ser invitados", si bien ha recordado que la invitación debe cursarla el próximo lehendakari. "Sería un síntoma de normalidad el que esta invitación se produjera y, si así fuera, los representantes de las CFSE y del ejército acudirían encantados a la Casa de Juntas de Gernika", ha dicho.

RELACIONES

El delegado del Gobierno en el País Vasco ha deseado que las relaciones entre el próximo Ejecutivo vasco y el central sean "buenas" y ha garantizado que él intentará contribuir "a que así sea".

Además, ha afirmado que, en cuanto Iñigo Urkullu tome posesión de su cargo al frente de la Presidencia vasca, solicitará una reunión para "tenderle la mano", ofrecerle la colaboración de la Delegación del Gobierno y abrir el "cauce" con el Gobierno de España.

"Espero que por el talante que ha demostrado hasta la fecha Urkullu, que me parece que es una persona razonable, esas relaciones puedan ser fluidas y se pueda colaborar en los problemas que realmente quitan el sueño a los vascos y españoles, que evidentemente, no son ni la secesión, si las asimetrías, ni la reforma de la Constitución", ha dicho.